31 dic. 2013

Según Habermas


 Leí hoy en un artículo en coreano sobre la función y la capacidad que debería de tomar Corea del Sur en caso de que la reunificación fuera un acontecimiento repentino. De un día para otro. Y la mejor forma de debatir este asunto fue un diálogo informal entre el periódico y el reconocido sociólogo alemán Jürgen Habermas. Según él, la unión entre las dos Coreas abrirá un paso importante a nivel socioeconómico en la zona de Asia-Pacífico durante varias décadas. Pero también da un consejo claro. A pesar de que pueda haber voces que no parecen estar de acuerdo por el temor que pueda ocasionar la desestabilización económica a corto plazo hay que tratar de convencerles si se trata de una idea que llevan esperando desde hace décadas. 

 Y otro consejo que da el sociólogo es que Corea debería aprender de Alemania si quieren estabilización en la zona. Es muy probable que haya confusión e inquietud entre los habitantes y países vecinos (especialmente con China y Japón) que con más de sesenta años, la brecha de la diferencia cultural ha sido demasiado amplia. Dependiendo de la buena gestión del gobierno surcoreano esas desigualdades pueden reducirse. El posterior diálogo es muy importante para entender a los que hace poco fueron sus enemigos y sería, quizá, pueda ser el único camino hacia la comprensión y el perdón. 

 Nota: Las estadísticas no nos dan buenas noticias respecto a la pregunta de que si es necesario la reunificación de Corea. Un poco más de la mitad de los encuestados opinan que no. Que la unión repentina podría llevar consecuencias no muy beneficiosas en la economía del país. 

28 dic. 2013

Sin materiales


 Sus manos empezaban a estar ocupadas durante los primeros días de invierno. El kimjang (el proceso de elaboración de kimchi) era visible en cada vecindario de las ciudades y pueblos de Corea del Norte y Corea del Sur. En su mayoría, mujeres y niños, intercambiaban conversaciones cotidianas mientras que sus manos manchadas de salsa de pimiento rojo rellenaban cada parte de la col chino o nabos. En Pyongyang, parecen felices las amas de casas comprando verduras en los mercados del barrio. Pero no en otras ciudades norcoreanas. Aunque en Rason, la venta de col chino es ferviente la falta de materiales adicionales dificulta la buena preparación del kimchi.

 En los hogares coreanos más allá de la capital del país, los ingredientes que disponen son nabos de dudosa procedencia y algo de sal. Amasan pero ya piensan que el resultado era el mismo: un kimchi demasiado salado que su propio paladar podría rechazarla inmediatamente. Los miembros de la familia preguntan si hoy tampoco tan podido conseguir la salsa de pimiento rojo. Se llevan una decepción pero no es culpa de la madre que ha hecho todo lo posible para intentar adquirirlo. Parece que las sonrisas que se comparten durante el kimjang tendrán que reservarlo hasta que lleguen tiempos mejores. Quizá el siguiente año o el próximo.

 Nota: El kimjang fue declarado por la UNESCO como uno de los Patrimonios Inmateriales de la Humanidad presentada por Corea valorando el compromiso de la calidad del alimento representativo con un alto valor nutritivo y el fomento de la comunidad entre las personas.   

22 dic. 2013

La supervivencia asegurada


 Cuando la hambruna azotó todo el territorio norcoreano, las familias necesitaban escapar de la muerte que cada vez se acercaba más hacia ellos. El reparto de alimentos no se distribuyó de un día para otro y los habitantes tenían que aprender de forma autodidacta el funcionamiento básico del mercado. Comenzaron a vender en una esquina, frutos apresurados de sus habilidades como tortillas de maíz o caldos hechos con arroz y plantas medicinales. Algunos incluso sacaron cosas de su casa y empezaron a comercializarlas sin poder definir adecuadamente un precio a cada uno de ello. 

 Los militares tampoco reaccionaron ante la expansión de estos mercadillos. Algunos incluso colaboraron para intentar ganar la confianza de las señoras para tener al final de día una sopa caliente. Un suceso significativo en Corea del Norte ocurrió que incluso el régimen tuvo que dar el visto bueno a esta actividad para evitar una catástrofe humanitaria en el país. Pero por consiguiente, llegaron la pelea entre los comerciantes novatos para ocupar los mejores sitios del mercado y los sobornos para los que se ocupaban de la vigilancia. 

 El mercado sigue siendo muy activo en Corea del Norte. Es posible encontrar cualquier tipo de productos. Aunque hay límites. Está totalmente prohibido vender cosas hecho en Corea del Sur y Estados Unidos. Eso supondría la detención inmediata y encarcelación en los campos de concentración. Solamente cosas importadas de China. Aunque la particular "apertura" del mercado cambió a partir de los años noventa el estilo de vida entre los ciudadanos norcoreanos ligeramente, eso no significó la disminución de la hambruna. El reparto diario de arroz descendió hasta unos 250 gramos por persona durante la era de Kim Jong-Il. Y vio como un segundo capítulo de la hambruna empezaba a asomar en la siguiente década. 

19 dic. 2013

¿Transformación a la vista?


 Las críticas no paran hacia él. Aquel hombre llamado Jang Song-Taek es desaparecido por la maniobra del actual líder norcoreano Kim Jong Eun. Ante la atrocidad repentina, los otros militares que ocupan en la élite política no dejan de alabar al joven mandatario para conservar sus vidas. Y los habitantes están divididos en la opinión cautelosa. Pero casi la inmensa mayoría no para de mostrar su enfado ante la nueva operación de Kim. La cuestión es China, que si en las redes sociales como Weibo ya están parodiando su política, el gobierno poco a poco se aleja del régimen norcoreano haciendo olvidar su pasado relación de hermandad ideológica. 

 Aunque se ve difícil una revolución por parte de los débiles ciudadanos o una repentina sedición de los militares, la desestabilización del régimen es más que visible con estos sucesos pasados a pesar de que Kim declara que la unión del país (o de sus seguidores) es intachable. El nerviosismo sigue en las principales instituciones administrativas en Pyongyang y parece sentir aquella extraña sensación de que algo va a explotar. Con lo ocurrido, la gente pregunta si habrá una transformación a la vista. La respuesta puede ser que si o directamente un no. Todo eso se pensó cuando Kim Jong-Il ocupó el cargo en 1994 pero el cambio no ocurrió y el hermetismo continuó.

 Se escucha que Jang fue fusilado y abandonado por Kim Jong Eun porque éste pensaba en realizar pruebas nucleares como elemento fundamental para amenazar, por enésima vez, a la comunidad internacional. Pero el ya desaparecido se opuso a su propuesta y sugirió ligeramente establecer un mercado abierto con el fin de atraer inversiones extranjeras. Sumamente molesto, le acusó de ser mujeriego y poco respetuoso con el socialismo y le quitó la etiqueta de número dos del régimen norcoreano y en días posteriores le ejecutó. La situación actual en Corea del Norte está embrollado pero aparentando tranquilidad. Mientras tanto, el Ministerio de Defensa surcoreano prevé un ataque sorpresa militar del norte a principios del próximo año...

15 dic. 2013

La necesidad de descubrir


 Ya es la hora. A cientos o quizá miles de familias norcoreanas les tocará dar paso a la oscuridad en sus hogares para disfrutar de su afición peligrosa. Las mantas son unas herramientas fundamentales para evitar la vigilancia abusiva de los funcionarios nocturnos del régimen y preparar la programación favorita. Es un momento donde empiezan a descubrir una sociedad distinta a la suya y echarse unas risas viendo a sus actores o presentadores preferidos. Se sorprenden ante la simpatía y la naturalidad de los "vecinos" del sur. Adultos y niños. Todos juntos. Si alguien toca sus puertas inesperadamente, la manta empieza a actuar como un escondite de libros y discos de origen surcoreano que había importando ilegalmente desde China.

 Casi todos los habitantes que disponen de una televisión en casa, sean de blanco y negro o de color, recibieron dicha máquina por los pasados cumpleaños de los líderes ya desaparecidos. Hace algunas semanas, se dio la noticia de un grupo de personas que fueron ejecutados solamente por tener en sus casas, DVDs que contenían series de éxito surcoreanas y canciones actuales de grupos jóvenes que empiezan a influenciar sus ritmos en otros continentes. Fueron acusados de desobedecer las leyes de Corea del Norte y "contaminar" las ideologías capitalistas. Y ya al día siguiente fueron fusilados teniendo al público que les observaba que quizá eran sus clientes y que en días posteriores cogerán la manta y empezarán a ver el siguiente capítulo de su serie favorita.

 Nota: Para el régimen norcoreano, es considerado como un peligro la cultura surcoreana reciente pero vertiginosamente floreciente que dio la orden de encarcelar de forma inmediata a todos aquellos que tengan algún tipo de objetos provenientes de Corea del Sur. 

12 dic. 2013

El incesante desconocimiento

Imagen tomada por la agencia Reuters

 La incertidumbre no para estos días en la Asamblea Suprema de Pueblo. El hasta ahora todopoderoso Jang Song-Taek se ha convertido en un hombre "débil" de un día para otro y las personas acusadas de traicionar a la patria que lo único que hicieron fue obedecer a las leyes del país, fueron ejecutados sin juicio alguno o desaparecido obligando a estar, como destino final, en los campos de concentración. El recorrido de la sangre es virulento en la élite política del país y todos los miembros del Partido de los Trabajadores miran de reojo a sus camaradas para intentar sobrevivir de la rivalidad cuando un nuevo líder se sienta en lo más alto del poder. 

 El diario Rodong, un periódico que no muchos pueden acceder, sigue alabando a Kim Jong Eun y su maniobra de eliminar a aquellos que presuntamente han violado la dignidad de la patria socialista. Un gran parte del pueblo siguen sin saber de estas noticias. Habían oído de Jang Song-Taek pero desconoce sobre su condición actual. Ellos siguen preocupados en como obtener alimentos diariamente mientras que son ignorados por el régimen norcoreano. Posiblemente ellos no sabrán nunca de las noticias que en los medios de comunicación de otros países se están contando hasta que se escapen por voluntad propia. El desconocimiento absoluto reina en Corea del Norte. Por la imposición de aquellos que quieren evitar que se sepan verdades entre los habitantes. Ya que al fondo, creo que malhechores temen como podrían reaccionar el pueblo ante esta situación. 

9 dic. 2013

Son vigilados


 A pesar de que hayan llegado salvos a Corea del Sur, para ellos el primer obstáculo que tienen que superar es la adaptación en una sociedad totalmente distinta a la suya. Pero, de repente, tienen que afrontar una clarividencia extraña. Han oído que a los refugiados norcoreanos les vigilan detrás de la frontera, los férreos del régimen. No saben como pero parece que lo sienten. Las organizaciones que ayudan a los que vienen de Corea del Norte atravesando China, percatan de las amenazas consistentes de la élite política utilizando a los familiares de los refugiados que siguen residiendo en el país. Entonces, los que llegan no les queda otra opción de utilizar nombres ficticios para proteger, de lejos, a su familia o esperar que llegue lo más rápido posible la reunificación. 

 Para algunos, en casos extremos, la presión les puede y acaban volviendo clandestinamente a Corea del Norte para estar junto a la familia. Por ejemplo, hubo el caso de un hombre de unos cincuenta años, enfermo terminal de cáncer, que pensó en volver al territorio de Kim Jong-Eun para cumplir la última promesa de ver a sus hermanos y padres antes de morir ya que era pesimista en el tema de la reunificación acelerada. Sin saber el trato posterior que probablemente recibirá por el régimen norcoreano. De forma unánime, cuenta que su encarcelación en los campos de concentración, desgraciadamente, está garantizada y que eso agravaría su condición física. 

4 dic. 2013

La esperanza


 Anteriormente os había contado que la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas comenzó definitivamente la investigación sobre la grave violación de derechos humanos en Corea del Norte. La colaboración de los refugiados norcoreanos ha sido fundamental para iniciar el proceso. El experimentado australiano en la materia de Derecho Internacional Público Michael Kirby lidera actualmente la averiguación jurídica lo que desató el enfado inmediato del régimen norcoreano tachando de falacia la evolución que se está realizando.

 Aún debemos esperar durante años hasta que la Comisión diga que sí existe una violación grave de los derechos básicos pero el camino está yendo por buen camino. Siempre decimos que la esperanza es lo único que se pierde. Puede ser que esta sea una gran oportunidad para frenar la muerte, la tortura física y emocional injusta de cientos de miles de personas que siguen encarcelados en los campos de concentración. En el vídeo se puede ver la crueldad existente dentro de aquellos sitios secretos, donde la maldad tiene mayor poder usando como títeres a soldados obligados a ejercer los peores atentados contra la humanidad.

 En las imágenes, se pueden apreciar la acción inmediata del Parlamente británico para denunciar esta situación. A parte de Reino Unido, Estados Unidos y Canadá también habían suplicado para la comunidad internacional comience a mirar el otro lado de Corea del Norte a parte de los repetitivos desfiles que demuestra la unidad de una nación cada vez más deteriorada. La esperanza. Puede ser una palabra muy acostumbrada para nosotros pero existen personas que siguen buscándola ya que eso supondría la salvación de sus vidas en tierras forasteras. 

2 dic. 2013

La acción necesaria de China


 Seguramente en la agenda del Congreso Anual del Partido Comunista no estaba incluido debatir la agónica situación que está pasando los desertores norcoreanos en el país. No existen datos exactos del número de personas que vienen de Corea del Norte pero las estimaciones dicen que podrían rondar los 250.000 a 300.000. La mayoría están concentrados en el noreste de China, otros encarcelados con el fin de ser deportados por la autoridad china a su país y los demás yéndose a países terceros vecinos para estar en Corea del Sur, Europa o Estados Unidos. Para China, lo más importante es tratar de reducir el descontento social que ha generado recientemente e igualar la brecha económica y en cierto modo, raciales que hay entre diversas clases y etnias. 

 Hasta el pasado siglo, era inevitable el rompimiento de relaciones de hermandad ideológica entre los dos países. Pero dicho nexo empieza a tambalearse cuando los ensayos nucleares promovidos por el régimen norcoreano fueron visibles en todo el mundo. Las ayudas chinas, económicas especialmente, poco a poco van reduciendo y esto ha obligado a Corea del Norte a negociar para no romper dicha relación ya que eso supone el último recurso de supervivencia. Sería un día histórico cuando anuncien que China fracture por completo sus relaciones con el régimen norcoreano. Y que anuncie que la deportación de los desertores no se producirá a partir de ese momento. Kim Jong-Eun temblaría ante esa posible reacción del país rojo. Porque eso supondría la caída de su nación y que muy posiblemente tendrán que huir con su familia consintiendo el control del mando de su territorio a Corea del Sur. 

30 nov. 2013

Mentiras deleitables


 En la imagen superior se puede ver una oferta bastante interesante por parte del régimen norcoreano. Se ofrece a todos aquellos surcoreanos que quieran vivir en Corea del Norte, preferentemente a soldados o personas quienes ocupan cargos importantes en el gobierno, libertad de circular todo el país, honores que solamente dan a la élite política del régimen, educación superior gratuita si tienen hijos, viajes de estudio gratuitos por el extranjero (preferentemente a países que mantienen amistades), casas de alto standing amueblados de productos exclusivos. Además ofrecen una cantidad de dinero equivalente a 100.000 dólares como mínimo y 330.000 dólares como máximo. 

 Detrás de esta sugerencia esconde una trampa. Por ejemplo, a finales de los años 90, la cantidad de refugiados norcoreanos que llegaron a Corea del Sur fue aproximadamente unas 800 personas mientras que surcoreanos que pasaron de forma ilegal a Corea del Norte cruzando la frontera en China fueron unos mil. Según el testimonio de varios desertores que les vieron solamente unos cien viven en condiciones lamentables. La mayoría fueron enviados a campos de concentración por la orden de la autoridad central. La estrategia es engatusar a personas que han tenido problemas económicos mediante estos tipos de propaganda para luego abandonarlos haciendo esperar obstáculos imposibles. 

Otra propaganda con fotos agradables diciendo lo siguiente: Nos gustaría vivir junto a nuestro camarada Kim Jong-Il ¿Cuando será ese día? Por cierto, el hombre se parece mucho a Bae Yong Jun, uno de los actores más conocidos de Corea del Sur. 

24 nov. 2013

¿Porque ahí si y aquí no?

Imagen realizada por Dongponews.com

 Cada 28 de septiembre se celebra en Canadá el Día de Derechos Humanos sobre Corea del Norte. En la capital del país, Ottawa y la ciudad más grande, Toronto se celebra debates diversos sobre la agónica situación en Corea del Norte invitando a refugiados norcoreanos para explicar como han sido sus vivencias dentro del país. Participan diputados del parlamento canadiense en la mesa redonda y afrontan como podrían acoger a norcoreanos que acaban de llegar al país. Sin duda, es una iniciativa pionera que produce una enorme satisfacción entre los defensores de los derechos humanos y el gobierno canadiense propone nuevas medidas para apoyar a los desertores. 

 Por desgracia, en Corea del Sur, en aquel país donde concentra el mayor número de norcoreanos, la mencionada iniciativa no está llevando a cabo a pesar del esfuerzo de algunas organizaciones que defienden la libertad de los recién llegados. ¿La razón? Como siempre el rifirrafe de los políticos de distintas ideologías que no consiguen llegar a un acuerdo para establecer una ley definitiva que garantice la protección de estas personas. Es doloroso ver a los que votan en contra a esta iniciativa cuando si que son unos adelantados en asuntos urgentes como proteger a la clase obrera en Corea del Sur, que también es un tema muy importante a debatir. Yo sólo pido sentido común y que hablen durante algunas horas o minutos con aquellas personas que después de tanto sufrimiento han conseguido llegar hasta ahí. Creo que no es una tarea difícil. 

Imagen realizada por Dongponews.com

22 nov. 2013

Venenos y agujas


 Ellos cuentan que cuando salieron de Corea del Norte tuvieron la mala de suerte de ser descubiertos y enviados de vuelta al país. Fueron torturados y nunca olvidan esos momentos aterradores. Casi tocaron la muerte pero lograron sobrevivir y a pesar de estar débiles, preparan a salir de aquellos centros penitenciarios donde los derechos humanos no existen gracias a sus familiares que tuvieron que sobornar a los funcionarios vendiendo cualquier cosa, incluso la casa. Sin tener un sitio para dormir, consiguen afincarse en casa de algún familiar pero ellos aún piensan en como salir del país. 

 China sigue siendo el destino final de los que quieren marcharse del país pero el miedo les persigue. ¿Que será de nosotros si nos cogen otra vez? ¿Nos matarán? ¿Tendremos que enfrentar otra vez a la tortura? Confían en la suerte y reciben unos obsequios incómodos de sus padres. Unas pequeñas pastillas venenosas que sirven para matar ratas y unas agujas. Dicen con la voz temblorosa. Si os cogen, por favor. Tragad eso. Aunque por favor, pensadlo antes de hacer. Quiero que lo hagáis como una última opción. Espero que no tengáis que ingerir eso y que nos deis una buena noticia.

 Y la despedida. Abrazos que no quieren soltarse y lágrimas que no paran de salir. Son miles de personas que esperan la oportunidad de cruzar el río Tumen y esconderse en las montañas de China. Siguen guardando en el bolsillo los venenos y agujas esperando tirar a la basura en algún momento. Cuando digan por fin que están seguros y que hayan acariciado la libertad. 

19 nov. 2013

Los jóvenes desesperados


 Si ustedes son padres de un hijo que acaba de terminar la educación primaria, dirían que en el próximo año irá a la educación secundaria como un paso fundamental para una educación superior en el futuro que su hijo querrá estudiar. Aquel proceso se ha normalizado en casi la mayor parte del mundo pero parece que en Corea del Norte dicha evolución educativa no ocurre de la misma forma. Cuando uno de los principios del comunismo se basa en la igualdad, en este caso, el acceso a la educación se esconde la triste realidad de que los hijos de los amigos del régimen o los más pudientes descendientes de los comerciantes pueden acceder al siguiente escalafón de la educación. 

 En ciudades o en pueblos donde al régimen norcoreano no les interesa en absoluto existen jóvenes que han sabido a leer y a escribir que quieren seguir teniendo libros entre sus hombros pero que tienen que abandonar ese sueño para dar de comer a la familia. Aquellos desesperados acompañan a sus madres a los mercados para vender fideos recién hechos. Cuando tienen algo de tiempo libre, se reúnen con otros jóvenes que han tenido la misma circunstancia y empiezan a meterse en el mundo de la delincuencia menor haciendo provocar peleas callejeras con otros grupos compuestos por niños o adultos. 

 La desesperación se ha convertido en su único acompañante tras su abandono de educarse. Sus vidas empiezan a ser frágiles pero la atención hacia ellos son nulas en la sociedad norcoreana cuando la supervivencia individualizada es primordial tras la hambruna. Empiezan a decir que la vida hay que ganársela con los puños y las amenazas. Molestan a los más débiles y se convierten en agresivos. Entonces, la discriminación es aún mayor con ellos. Pasan los años y nadie todavía le han dado un signo alguno de confianza. La angustia les presiona más fuerte y al no aguantar eso, ellos esperan la desaparición suya. 

14 nov. 2013

Acostumbrados a la muerte


 Cuando perdieron a sus familiares, e incluso a toda su vecindad por las enfermedades o el hambre, no tuvieron otro remedio que buscarse la vida por los mercados pidiendo por un bol de fideo o arroz hervido. El régimen, para frenar el aumento de los niños de la flor, en vez de socorrer a la inmensa mayoría de la población necesitada de urgencia, ha preferido construir varios campos de concentración para menores. No hay datos oficiales ya que Corea del Norte nunca lo ha facilitado pero con la hambruna de los mediados de los años noventa, miles o decenas de miles de niños han tenido que estar encerrados y obligados a trabajos pesados que incluso los adultos serían incapaces de aguantar durante largas horas. 

 Muy pocos consiguen sobrevivir de aquel infierno. La distribución de la comida es insuficiente. Por ejemplo, le entregan sólo una vez al día una sopa de verduras mezclados con arena o maíz para repartir entre diez personas. Se debilitan rápidamente y cogen enfermedades que pueden evitarse fácilmente. La idea malévola del régimen es facilitar la muerte de aquellos niños inocentes. Cuando la culpa directa lo tienen ellos por no gestionar adecuadamente las exigencias del pueblo. Pero los niños parecen que captan la situación  y empiezan a contar cuando sería el día de su propia desaparición. 

 Es doloroso no poder hacer nada por ellos. Los días pasan y ellos siguen sin saber que tienen dignidad. Recogen piedras que superan el tamaño de sus cabezas y recorren largos caminos tumultuosos. No le quedan más fuerzas. El descanso que le dan no es suficiente. Miran el cielo y desean que el sufrimiento pare. Es doloroso ver que a su escasa edad salgan de sus gargantas que pensar en la muerte es lo más habitual cuando en aquel periodo deberían pensar y disfrutar la importancia de la familia, la amistad o la felicidad.  

10 nov. 2013

¿Cuestión de tiempo?


 Durante el año pasado, cuando no pasó ni siquiera su primer año de mandato, hubo intenciones de asesinarle por enemigos ocultos que nunca han sido descubiertos. Quizás estén dentro de aquel pequeño grupo de la élite política del país o sean hombres desconocidos que habían planeado desde hace tiempo una revolución silenciosa y sorprendente pero que han fallado por descuidos de última hora. Quizás estas intenciones han aumentado considerablemente que el propio Kim Jong Eun tuvo que reforzar su seguridad. Vaya donde vaya. Pero siempre con una sonrisa en la boca para seguir utilizando la propaganda socialista. 

 Los expertos otra vez se han reunido para hablar como sería el futuro inmediato de Corea del Norte. Casi todos están de acuerdo. Que la caída del régimen más desconocido pero intensamente sangriento pueda ser cuestión de tiempo. El clamor de los habitantes era cada vez rechazada por los gobernantes ignorantes y eso ha sembrado con el tiempo una ira discreta pero potente. También hablan de la necesidad de observar los últimos acontecimientos en la península con las compañías inevitables como China o Estados Unidos. Las declaraciones de los estudiosos pueden dar un salto de alegría pero también una cautela para afrontar nuevos obstáculos como la nueva relación entre Corea y Japón o China o facilitar la adaptación de los norcoreanos que estarían confusos ante un posible cambio repentino. 

8 nov. 2013

Como detectar a los espías


 Cuando uno visita a las ciudades más grandes de Corea del Sur, es posible ver carteles en lugares públicos diciendo que llame al 113 si cree que ha visto a espías norcoreanos. Algunos acertarán pero otros no. Cuando uno de los políticos que ocupó un alto cargo en Corea del Sur, (fue rector de la mayor universidad del país y el brazo derecho de Kim Il-Sung) que desertó al estar excluido en la lucha feroz del poder, dijo que posiblemente en Corea del Sur puede haber unos 50.000 espías disfrazados ciudadanos anónimos, el asombro, o quizá el pánico, es instantáneo. 

 El servicio de inteligencia surcoreano y los refugiados conocen más que otros sectores de la población como son los espías y de que forma actúan. Por ejemplo, según algunos testimonios de los desertores que residen en el país, estos agentes enviados desde Pyongyang no conocen como es la vida cotidiana norcoreana. Ellos, desde que nacen, son apartados en lugares desconocidos y se entrenan físicamente para poder manejar armas. Además, consiguen hablar con el típico acento de Seúl para que su identidad secreta no sea detectada. E inmediatamente cruzan la frontera de forma clandestina para seguir la orden.

 Algunos siguen residiendo en ciudades surcoreanas ya durante décadas esperando la orden de Pyongyang. Quizá haya algunos que se han arrepentido y abandonado su estatus. Por cansancio o por cambio de ideas. Mientras tanto, la inteligencia surcoreana sigue con el trabajo de atrapar y encarcelar a estos individuos. Utilizando la tecnología. Las preguntas que me gustaría hacer son ¿qué pasará cuando Corea deje de ser las dos partes? ¿Cómo sería la nueva vida de ellos?

3 nov. 2013

Los caprichos del niño


 Habrán pensado que con la construcción reciente de varios parques temáticos en la capital norcoreana y las fotografías de Kim Jong-Eun sonriendo en un edificio donde abruman máquinas de ocio y sus fieles inclinados ante su presencia puede ser un espejismo de modernidad en Corea del Norte, ensombrecida siempre por el socialismo más extremo que impidió el desarrollo del país. Debo daros una mala noticia a todos ustedes. Esto es más que un capricho personal del líder norcoreano y no un símbolo del progreso de ámbito político, económico ni social del país. 

 Casi todos saben que Kim Jong-Eun pasó su infancia y la mayor parte de su juventud en Suiza. Seguramente, a su edad, tenía el derecho de divertirse yéndose a parques o sitios de ocio pero al ser el heredero del régimen más hermético del mundo su condición no le dejaba acercar a esos sitios. Esa nostalgia probablemente habrá marcado para siempre en la mente de Kim y década más tarde, al ser designado como el máximo líder del país, empezó a hacer realidad sus "sueños". Sus férreos seguidores tuvieron que seguir la corriente y subirse a las montañas rusas, esquiar en una estación de nieve artificial o tocar botones de colores de videojuegos por obligación que con los anteriores líderes eran imposibles.

 Mientras su sueño de construir un mundo particularmente suyo lleno de lujos y "alegrías" está siendo observado y contado por los medios internacionales, las necesidades más básicas de la inmensa mayoría de la población, como siempre, son ignoradas. Se acerca noviembre y por consiguiente, el invierno. Algunos seguirán buscando leña en una montaña sin árboles y las madres seguirán recorriendo mercados para conseguir algo de comida para sus hijos. Otros, desgraciadamente, fallecerán por hambre o enfermedades que fácilmente se pueden prevenir como la gripe o la neumonía. He aquí un claro ejemplo de la incoherencia humana.

30 oct. 2013

Otra vez los disparos...


 Seguramente él, sus fervientes asistentes y sus cónyuges lo verán cada noche. Se reirán, llorarán e incluso exclamarán entre ellos lo bien que se ha elaborado aquellas series surcoreanas. Todo esto ocurriría en la esfera privada. Ahora toca vestir el uniforme militar de color marrón claro acompañados de medallas incontables y méritos que fue resultado de amiguismo que de sus labores con el pueblo. En algunos barrios de Pyongyang, algunas mujeres se atreven a vestir como en aquellas series. Están contagiadas por el boom. Entonces se acerca un guardia y le da un toque de atención para que no vaya así. Pero aquí ocurre algo raro. El hombre habla con el acento de Seúl. Trata de disimular pero ya es muy tarde. Al ser pillado, no tiene más remedio que dejarlas en paz.

 A las afueras de la capital, dos hombres acaban de ser condenados a muerte por las autoridades locales por importar clandestinamente DVDs de series de más éxito en Corea del Sur. Para ellos, la "basura capitalista" debe de ser eliminada en el territorio norcoreano. Para demostrar su postura extremada a la gente, han cogido a dos inocentes y lo van a matar delante de cientos de personas. Empiezan a temblar que haya disparos otra vez cuando durante largos meses parecía que jamás iban a oírla. Pero la expansión de aquellos discos no parará. La demanda es enorme y las historias personales y los amoríos siguen obsesionando a los incondicionales. Sin límites de edad, de género o de clases sociales. 

28 oct. 2013

No era lo que imaginaban


 En Corea del Sur siempre existió esa controversia de la existencia de unas páginas webs y blogs que adulaban al régimen norcoreano y que todo lo que cuenta sobre la violación de derechos humanos, según ellos, es una falacia. Dichas acciones son penadas duramente por ley en el país. Bien, la semana pasada, una noticia fue candente en la península. Corea del Norte iba a devolver por la zona desmilitarizada a seis personas de nacionalidad surcoreana que pisaron el territorio ilegalmente por China. Estos individuos, que no han tenido mucha suerte en sus vidas, empezaron a mantener enlaces que magnificaba al régimen y sus acciones incluso fueron noticia en el periódico oficial Rodong. 

 Muy ilusionados y satisfechos, pensaron que si ellos fueran a Corea del Norte iban a ser recibidos como héroes y camaradas destacados. Entre los años 2009 y 2010, cogieron un crucero que pasaba por los ríos Yalu y Tumen y bajaron por propia voluntad. Pero el resultado fue distinto. La presencia de unos desconocidos incordiaban a los soldados norcoreanos que fueron encarcelados inmediatamente en cárceles de ciudades como Wonsan, Sinuiju, Hoeryong y Onseong. Aguantaban durante largos meses tormentos verbales y vieron que sus cuerpos empezaban a debilitarse por no ingerir suficiente comida. Al final, fueron llevados al campo de concentración de Wonsan. A algunos se les cayeron los dientes y el peso corporal medio de estas seis personas era de 40 kilogramos. 

 Pensaron en el suicidio. Corea del Norte no era lo que imaginaban. Fueron maltratados hasta pensar en la muerte. Empezaron a arrepentirse y pedir que sus cuerpos rotos fueran, al menos, devueltos a Corea del Sur. Y finalmente llegaron cruzando la línea más peligrosa que existe en el mundo. Pero el obstáculo no se acabó para ellos cuando pisaron Corea del Sur. Ahora toca ser juzgados por su entrada ilegal en el territorio norcoreano que es considerado delito en el país. Sus alucinaciones están siendo reducidas por la lógica. Seguramente, ya no pensarán, en el futuro, cometer este tipo de necedad. 

26 oct. 2013

La acción de los impulsivos


 Todo sucedió a finales de mayo de 2010 por la madrugada. Un grupo de misioneros evangélicos, compuesto por seis personas (dos chinos y cuatro surcoreanos), cogieron un barco desde la ciudad de Dandong, una de las ciudades quizás más cercanas en la frontera entre Corea del Norte y China, cruzaron el río Yalu y llegaron sin que nadie se diera cuenta a Sinuiju. Subieron en la zona más alta de la ciudad y lanzaron al aire unas 200.000 papeletas que explicaban como funcionaba exactamente el régimen norcoreano, versículos de la biblia y el crecimiento económico de Corea del Sur. Inmediatamente cogieron otro barco y regresaron de vuelta a China observando como aquellas piras inundaban Sinuiju.

 La alerta fue de tal magnitud que las autoridades locales tuvieron que contactar urgentemente con Pyongyang. Por este motivo, la seguridad en dicho río aumentó siendo tiroteado injustamente por los soldados norcoreanos unos comerciantes chinos que cargaban mercancías, confundidos como surcoreanos que intentaban entrar en el país. Esto provocó una pequeña confrontación diplomática a nivel local aunque por la tranquilidad que existió aquel momento el asunto parece ser que se solucionó rápidamente. Quizá algunos habitantes de la ciudad norcoreana hayan leído dicha papeleta, lo habrá escondido y hablado con el entorno más cercano.

 En las redes sociales, dicha acción está siendo muy debatida. Alrededor de un 60% de los internautas están a favor y 40% en contra. Soy de las personas que valoro el sacrificio de los pastores evangélicos coreanos en China por proteger a los desertores. Es realmente admirable. Pero de ahí a cruzar aquella peligrosa frontera a hacer algo así pues sinceramente puede ser una cosa impulsiva. Hace días, Corea del Norte dijo que entregaría a las autoridades de Corea del Sur a seis surcoreanos que estaban en haciendo actividades parecidas. ¿Coincidencia? Puede ser. Quizá cada uno tenga sus propias conclusiones. 

24 oct. 2013

Ellas


 Imaginemos que Corea se reunifica en un momento dado. Imaginemos a todos los que están en la península y los coreanos que viven alrededor del mundo festejar ondeando la bandera mientras que la desaparición del régimen comunista ya es historia. Toca reorganizar el país y nivelar a partes iguales la economía de cada región. Es probable que el principio sea difícil pero que en pocas décadas el crecimiento económico sea una realidad. Corea del Sur aportará la tecnología mientras Corea del Norte aportará recursos naturales. La pregunta es: ¿Y las personas?

 Algunos habían confesado que ellos, los hombres, se consideran como unos perezosos. Que Corea del Norte de hoy se mantiene como puede no gracias a los inútiles líderes de la élite norcoreana sino mujeres anónimas valientes y extraordinarias que consiguen sacar a diario adelante a sus hijos incluso a sus esposos. Los hogares actuales de Corea del Norte, las que mandan y ordenan dicho espacio son las mujeres aunque son menospreciadas por los hombres que tratan de ahuyentar de sus temores en el alcohol y drogas sintéticas. 

 La zona norcoreana es aún gris y borrosa. El progreso es difícil y su intento es bloqueado por sus autoridades, sean locales o estatales. Dominado por los hombres. Una vez que se junten las dos Coreas, nos queda observar a las norcoreanas que con sus fuerzas pueda convertir en lugares realmente diferentes a las actuales. Y lo que acabo de escribir quizá los más expertos de la temática no lo sepan del todo. Las que consiguieron llegar a Corea del Sur, en su mayoría las mujeres, son quienes llaman la atención por su dedicación y valentía. 

20 oct. 2013

La luz dentro de aquel oscuro túnel


 Aunque ya existía anteriormente programas de aspecto político que explicaba como era Corea del Norte invitando a expertos en dicha materia y analizando la sociedad hermética como la norcoreana, sus vocabularios complejos no atraían al gran público que rara veces sacaba tiempo para atender a estos programas. La innovación no se producía en debatir asuntos que eran realmente necesarias. Pero hace casi dos años, apareció un programa de televisión (de pago) llamado "Ahora es hora de encontrarnos" donde varias mujeres norcoreanas y algunos hombres explican con total claridad como es Corea del Norte por dentro. 

 El boom de dicho programa hizo que periódicos y medios tan prestigiosos como la BBC, Los Angeles Times, NHK o Washington Post dedicara un artículo positivo. Todos dicen al unísono que quizá esto sea el único método para descubrir la luz de las verdades oscuras de este país dividido como Corea. Yo también he visto casi todos los capítulos y son realmente interesantes y la información que disponen son muy detalladas y a veces escalofriantes por la injusticia que se está cometiendo en el país. La parte más emotiva es la sección final de cada programa donde los familiares vienen a dar sus testimonios personales en busca de sus seres queridos. Es un programa bastante completo y espero que verdaderamente sea aquella luz esperanzadora ante la oscuridad que tapa los dolores aún sin poder estar cicatrizados. 

 Nota: El programa se emite todos los domingos por la noche en el canal de pago Channel A y poco después llegará a su capítulo número 100 siendo el espacio con más éxito. 

16 oct. 2013

Los terceros países


 La adaptación en una sociedad totalmente nueva como la surcoreana es un reto difícil para los norcoreanos que acaban de pisar en el aeropuerto de Seúl. Casi la inmensa mayoría consigue, con los años, establecerse en un sitio donde la competitividad tiene palabras mayores y que poco a poco ellos lo van experimentando. Casos increíbles de la superación humana provienen mayormente por los norcoreanos. La felicidad y aquella extraña atracción para luchar por los objetivos que han planteado parecen estar más cerca y semanalmente sus historias personales de progreso aparecen en los medios de comunicación de Corea del Sur. 

 Pero observando el otro lado, existen personas que no consiguen habituarse de forma evolutiva y que barajan en cambiar de países. Las opciones son Estados Unidos, Canadá o Europa. Aunque automáticamente hayan obtenido el pasaporte surcoreano por ser desertor de Corea del Norte, tratan de esconder la nueva identidad que le han otorgado y solicitar de nuevo el asilo en terceros países. Así creen que con los años, de acuerdo de las legislaciones vigentes de cada país, se les otorgarán un documento acreditativo. Según las estadísticas, este año hubo más de 155 casos de este tipo. 

 Aunque se valora sus intenciones de establecerse de nuevo en una sociedad ajena a la asiática (surcoreana), si nos encontramos con la realidad, ellos, al estar registrados como ciudadanos de Corea del Sur, lamentablemente son tachados en aquellos terceros países como inmigrantes ilegales. En caso de que llegara una orden de deportación, muy posiblemente serán devueltos a Corea del Sur. Pero ellos temen lo peor. Creen que les devolverán a Corea del Norte a pesar de tener el pasaporte surcoreano. Para solucionar este problema, se necesitaría una discusión adecuada y cooperativa entre los países implicados. Quizá veremos en varios años una conclusión satisfactoria para todos. 

13 oct. 2013

Los desacuerdos


 Por un lado, están los que investigan todas las actividades del régimen norcoreano que supuestamente no podían ser sabidas al mundo exterior debido a su hermetismo pero que de alguna forma dichas informaciones se filtraron por los medios. Los datos cuantitativos como las estadísticas y los cualitativos como las biografías detalladas de los refugiados norcoreanos sirvieron para perforar aquella pared que hasta hace algunas décadas era prácticamente imposible. Solamente en Corea del Sur, cada año se editan cientos de libros con fines académicos de esta temática aunque no consiguen llegar al gran público por su difícil vocabulario. 

 Por otro lado, los que empiezan a despertar de aquel horrendo sueño y que, con su voz, comienzan a ilustrar ese mundo controlado de forma milimétrica. Todo lo que guardaron en su interior, aunque hubo dudas en el primer momento, lo estrellan mediante imágenes y palabras. Sus voces son contadas por todo el mundo y pone en evidencia la gestión de la élite política norcoreana. Los casos personales son pruebas claves en las organizaciones supranacionales para su posterior análisis y condena a Corea del Norte para que las violaciones de derechos humanos se eviten a corto plazo. 

 Pero los desacuerdos crecen entre los dos sectores. Cuando uno expone su opinión sobre Corea del Norte otro empieza a discrepar. De ahí, el rifirrafe. Sin llegar a un acuerdo común. Seguramente esto debilitaría la conjunta lucha contra el régimen norcoreano. O peor, sería objeto de burla por parte del régimen hacia ambas partes. Las discusiones ocurren en todo el momento a lo largo de nuestras vidas porque somos humanos y nos dedicamos a murmurar al contrario en caso de no satisfacer la opinión suya. Y esto hace doler a los que obran poniendo en peligro sus vidas. Ahí está la cosa. 

8 oct. 2013

¿Otra vez?


 Sus declaraciones sinuosas siempre son objetivos de los medios de comunicación más influyentes del mundo. Los analistas se dedican durante días a estudiar cual sería su movimiento aproximado después de poner en vilo a toda la comunidad internacional. Hasta hace unas horas, salió en los principales periódicos de Corea del Sur que Kim Jong Eun tiene pensado en realizar una reunificación forzada, a favor de Corea del Norte, en la península en un periodo de tres años. El egocentrismo del joven líder norcoreano de unir ambas Coreas, algo que sus predecesores no lo consiguieron, está siendo objeto de burla y sarcasmo en las redes sociales coreanas y asiáticas. 

 Los internautas empiezan a estar cansados de provocaciones cuentistas del régimen norcoreano. En los años sesenta y ochenta, durante la plena Guerra Fría, cada palabra de Kim Il-Sung era atentamente oído por los servicios de inteligencia de Corea del Sur, Unión Soviética, Japón, China y Estados Unidos. Cuando murió en 1994 le tocó el turno a su hijo Kim Jong-Il para decir al mundo que durante su mandato primerizo iba a bombardear Corea del Sur. Otra vez la tensión. Pero pasaron los años y en la actualidad, la provocación de Kim Jong Eun es tratado como un humor negro. Las parodias inteligentes son infinitas en Internet y creen que ellos no serán capaces de lanzar un misil nuclear y reclaman que ayude a la mayoría de los habitantes del país que sufre pobreza extrema. 

 Empecé a contar sobre la reunificación forzosa entre los familiares y amigos. Les pedí una opinión. Nada de respuestas. Sólo carcajadas infinitas. De tono burlón. Igualmente entre las redes sociales de Corea del Sur y China. Saben que eso no es posible. 

5 oct. 2013

La otra adicción


 Estas mujeres de la imagen superior representan la belleza natural norcoreana. Sus rostros son redondos y sus ojos pueden ser grandes o de forma almendrada. Hay una palabra que define lo siguiente: Los hombres atractivos vienen de Corea del Sur y las mujeres bellas vienen de Corea del Norte. En su lindeza se mezclan magnetismo instantáneo y misterio íntegro que muchas norcoreanas residentes en Corea del Sur destacan orgullosamente su atractivo natural. Al menos, para las mujeres que habían residido fuera de la capital del país, el concepto de la hermosura se basaba en tener una cara circular. 

 En Pyongyang, las mujeres demandan en tener ojos mucho más grandes que las que tienen actualmente. Especialmente personas que pertenecen en la alta esfera de la sociedad norcoreana. Además, la solicitud de disminuir el tamaño de sus narices es, para ellas, otra prioridad para estar atractivas. Quizá hayan visto series surcoreanas a escondidas para tratar de imitar el estilo de vida creada de forma ficticia. Algunas se atreven incluso a presumir algunos peinados más conocidos en Corea del Sur por las calles de la capital siempre y cuando un guardia no les pare y le dé un toque de atención. 

 Para estas mujeres, la cirugía estética supone una adicción más. El sector más mayoritario y más pobre del país intenta olvidar la realidad a base de drogas sintéticas mientras que la parte minoritaria y más pudiente, concentrados en Pyongyang, tratan de quitar sus "complejos" a base de bisturí. No es de extrañar que el régimen norcoreano contrate a cirujanos de otros países para complacer a las mujeres de sus más leales. El boom de la cirugía estética en Corea del Sur ya es conocido por todo el mundo pero en ¿Corea del Norte? Todo esto puede que vaya en contra de la ideología Juche pero el instinto universal del ser humano para alcanzar sus particulares metas hacia la belleza perfecta quizá no existan fronteras. 

30 sept. 2013

Otro escándalo


 Durante esta semana, la sociedad surcoreana estaba consternada de la noticia de un refugiado norcoreano que intentó regresar a Corea del Norte llevando información personal de unos 20 desertores que residían en Corea del Sur con el fin de delatar al régimen norcoreano poniendo en peligro la vida de sus familiares. Al parecer el hombre, de unos 20 años, que escapó del país en 2010, no pudo adaptarse rápidamente al estilo de vida surcoreana. Pero antes de tomar el avión a China para luego ir a Corea del Norte fue detenido por el servicio de inteligencia y entregado a las instituciones judiciales a la espera de condena en prisión. 

 Aunque casi la inmensa mayoría consiguieron tener la ansiada libertad después de saltar varios obstáculos a lo largo de sus recorridos, unos pocos son reacios a aceptar rápidamente aquella sociedad donde no existe el culto a la personalidad. Según unas entrevistas realizadas a los norcoreanos que residen en Corea del Sur, tardan aproximadamente dos años para entender completamente la situación y asimilar el estilo de vida que en su "nuevo" país fluye demasiado rápido. Cabe notar la desatención de la sociedad surcoreana sobre la problemática de los derechos humanos en Corea del Norte y aquel prejuicio que distancia hacia esa relación cálida y comprensible entre ambas partes. 

 Para que se evite otro escándalo como esto, el gobierno de Corea del Sur debe de reforzar aún más para atender a los norcoreanos. Es decir, dar una atención psicológica y especializada para que ellos mismos puedan afrontar en una sociedad que hasta ahora fue desconocida. El camino no es fácil. Pero quizá la mejor forma para establecer la estabilidad deseada en la península sería la bienvenida amable de la ciudadanía para que ellos puedan adaptarse de la forma más rápida posible. 

28 sept. 2013

Solamente 1 de cada 10


 Los datos estimados de desertores norcoreanos que están en China son de 200.000 personas. El desplazamiento ha sido masivo desde aquella hambruna de los mediados de los años 90. Miles de adultos y niños cruzaron los ríos Yalu y Tumen con el intento de obtener una mínima cantidad de dinero o en busca de algún medicamento para un familiar enfermo de gripe. Pero una vez llegado al suelo chino, el regreso no ha sido fácil. La decisión del régimen de encarcelar o ejecutar a los que escaparon hace que la separación de las familias se produzca y que la mayoría tenga que vagabundear por tierras chinas. Algunos consiguen matrimonio con los nativos mientras otros captan por la televisión como es Corea del Sur. De ahí, siembran las dudas: ¿Acaso Corea del Sur no era un país pobre?

 Tardan en asimilar durante semanas la mentira que había contado la élite política de hasta ahora el país enemigo junto a los Estados Unidos. Y la decisión está hecha. Tratan de localizar a los intermediarios para intentar llegar a Corea del Sur. Existen varias vías. Recorriendo todo el territorio rojo hasta llegar a Sudeste Asiático. Unos van a Cambodia y otros a Tailandia. Otros tratan de ser descubiertos por los militares mongoles en el desierto de Gobi para que luego puedan ser trasladados a Ulan Bator en la embajada de Corea del Sur. También existen quienes desconocen la existencia de los intermediarios y asaltan por las embajadas o consulados extranjeros en las ciudades chinas con el fin de obtener protección parcial para luego intentar llegar a terceros países. Mayormente, Corea del Sur. 

 Casi 15 años han pasado desde la salida masiva de Corea del Norte. Hasta ahora, según los datos del Ministerio de Reunificación, unos 25.000 norcoreanos tratan de adaptarse a la vida surcoreana. Los comienzos son difíciles. Barreras lingüísticas y sociales. Esa cifra solamente pertenece a una décima parte de los norcoreanos que aún tratan de conseguir el sueño de pisar Corea del Sur. Quizá los que ya están en el país no hubieran podido llegar sin la ayuda de personas anónimas, misioneros evangélicos y activistas de derechos humanos. Los ayudantes creen que aún hay mucho trabajo por delante y que no pararían hasta que hayan rescatado a los que siguen recorriendo en busca de la libertad. 

24 sept. 2013

Todo falso

Huevos falsos (elaborados sintéticamente en Corea del Norte)

 En los mercados locales de Corea del Norte existen, además de productos escondidos provenientes de Corea del Sur o China, productos elaborados en la clandestinidad como huevos, medicinas o drogas. Por ejemplo, los huevos "falsos" son los que más venden por su razonable precio entre la población que padecen síntomas de desnutrición. El origen de la fabricación fue en China y gracias a unos comerciantes pudieron aprender dicha técnica. El régimen norcoreano se dio cuenta de la noticia y abrió una investigación para frenar su expansión que en las ciudades como Hyesan o Hyeroeng es un alimento bastante conocido entre sus habitantes. 

 La venta encubierta de las drogas sintéticas también está, desgraciadamente, en su auge entre la población. Parecer ser que estas sustancias hacen olvidar las inconveniencias que existen en la vida cotidiana de los norcoreanos. Por eso, la venta sigue aumentando vertiginosamente. Sin embargo, las drogas mal fabricadas están causando muertes entre adultos e incluso niños por su alta toxicidad. Como se dijo anteriormente en el blog, la venta de estas drogas está totalmente prohibido en Corea del Norte por ley pero condescendientes por el régimen ya que es, con toda posibilidad, uno de los pocos ingresos que hay para el mantenimiento de la ideología. Ahora nos quedará observar que producto "falso" podría producir Corea del Norte a medio plazo para mantener su supervivencia.

21 sept. 2013

¿Están ellos jugando con la esperanza de la gente?


 El esfuerzo de la Cruz Roja coreana de restablecer el encuentro de familias separadas, después de varios años sin poder hacerlo por el evidente conflicto entre las dos Coreas, se ha ido al traste por culpa de la cancelación "parcial" repentina del régimen norcoreano. Días después de anunciar que no pondrían condiciones algunas para negociar sobre la posible solución por el colapso que existe en el interior de Corea del Norte. La ilusión de miles de familiares solicitantes es ahora ya papel mojado. Algunos esperaban aquel día contando los dedos o tachando los números de los días pasados en el calendario. 

 Aunque ellos alegan su anulación de dicho plan por diversos motivos, todos por no seguir "adecuadamente" sus pretensiones y por su enfado del arresto del diputado Lee Seok Ki acusado de conspirar contra el gobierno de Corea del Sur y actualmente encarcelado. Se podían oír perfectamente en los informativos norcoreanos que ellos no pueden ver como los del sur siguen aliados con Estados Unidos. El mismo discurso. Lo triste es que el anhelo de miles de personas, todos convertidos en ancianos que veían esto como la última oportunidad, se convirtió en un dolor de no poder más a los familiares que viven en el norte. 

 La crítica ante la decisión del régimen es unánime entre los diputados de la Asamblea de Corea del Sur. Jugar con los sentimientos de la gente es lo más infame que un humano puede hacer. Aunque no espero de ellos una rectificación por su historial nefasto de su descuidada jugada política, al menos que pidan perdón por los familiares. Quizá es lo menos que ellos pueden hacer. 

En la imagen podemos ver a unos solicitantes que acababan desolados al recibir la noticia de la suspensión.

18 sept. 2013

Los que están dispuestos a sacrificarse


 Es un equipo numeroso. Compacto. Quizá uno de los más escondidos e invisibles pero que son capaces de destruir cualquier obstáculo que puedan considerar. El número de los miembros especiales del cuerpo militar norcoreano es aproximadamente 160 mil personas. Su objetivo es hacer la reunificación mediante la imposición del socialismo y la utilización de fuerzas de carácter violento. Hemos visto por Internet, vídeos de militares especiales del país, con la escopeta en la mano, acribillando retratos de presidentes de Corea del Sur o Estados Unidos. En ocasiones, con la compañía de los perros educados para momentos de entrenamiento. Pero dichas imágenes solamente representa una pequeña parte de horas interminables de sumisión hacia el régimen. 

 De aquellos miembros, existen unos treinta mil militares que se encargan en cometer actos de terrorismo como pasó en pasadas décadas (en los años setenta y ochenta) utilizando un método tan terrorífico como secuestro de avionetas. A partir de la pasada década, el terrorismo se extendió en los ordenadores atacando páginas webs surcoreanas. Aquel terror que sufrió las víctimas (desertores norcoreanos de alto cargo) hace algunos años se redujo con el esfuerzo de policías y servicios secretos pero la incertidumbre sigue ahí. En cualquier momento puede explotar esa burbuja de ira u oír aquellos pasos monstruosos de cuerpos sin escrúpulos. Son capaces de sacrificarse por un país que cada vez se inclina hacia la decadencia. 

 Nota: Para entrar en los cuerpos especiales, los requisitos mínimos son 166 cm de estatura, 55 kilos de peso y 1.2 de vista. Son instruidos durante un año a nivel físico, psicológico e ideológico. 

15 sept. 2013

Zonas cerradas temporalmente


 Antes de ser cuerpos libres, los desertores escuchan silenciosamente mediante los intermediarios que zonas de la frontera entre su país y China hay menos vigilancia. Los cientos de kilómetros que separan ambos países, de forma parcial, se convierten en rutas preferidas de aquellos que no aguantan la injusticia, la corrupción y el hambre que parece no acabar. A pesar de la orden de Kim Jong Eun de vigilar la zona fronteriza y que ciertamente agobia a los deseosos, cientos o quizá miles consiguen cruzar los ríos Yalu y Tumen para esconderse en los montes verdosos chinos. 

 La ciudad de Hyesan es una zona donde, a simple vista, se puede ver China. La longitud del río mide solamente treinta metros y durante el invierno la congelación es más duradera que facilita el tránsito a escondidas de cientos de personas, especialmente por la noche cuando la vigilancia está más relajada. Los niños de la flor son los más experimentados en pasar dicha frontera. Algunos presumen haber cruzado más de cinco veces en varios meses. Aunque recientemente el control se fue aflojando en esta ciudad, durante décadas anteriores, fue extremadamente vigilando por el régimen por el carácter "manifestante" de sus habitantes. Es decir, cada problema grave que había, hubo protestas a pequeña escala.

 Quizá esta ciudad podría ser el epicentro del descontento de la población con la élite política del país. Ellos no salen a las plazas a desvelar sus identidades y poner pancartas en contra del régimen. Dichas acciones peligraría sus vidas y la de sus familias. Actúan por las noches. Realizan pintadas inexplicables pero que dañan el orgullo del socialismo tan defendido, rayadas en las estatuas de Kim-Il Sung o llenan de basura en las instituciones públicas de la ciudad. Los militares intentan detener a los responsables pero la ley de silencio domina en Hyesan. Nadie abrirá la boca. Nadie querrá traicionar a los fidedignos. 

13 sept. 2013

Esconde esas palabras


 Toneladas de arroz fueron transportados a Corea del Norte en diversas ocasiones con el fin de asistir ayuda urgente para paliar la hambruna consistente en el país. Especialmente la ayuda internacional fue enorme cuando la primera gran crisis alimentaria llegó durante los mediados de los años noventa. Ya en el presente siglo, además de arroz también se enviaron maíces e incluso carne vacuna para tratar de deshacer de la malnutrición infantil. La mejora de la situación no prosperó y años después de la última donación, casi el 40% de la población norcoreana tienen síntomas de desnutrición. Mujeres y niños han sido las víctimas más vulnerables.

 Los testimonios de los desertores dejan claro la pésima gestión de distribución de alimentos donados. En ningún momento, no llegó en sus manos ni siquiera un kilogramo de arroz. Al régimen norcoreano le avergonzaba repartir a los habitantes sacos de arroz proveniente de Corea del Sur y Estados Unidos. Sus mayores enemigos. Mostrar a la población dichas palabras supondría un escándalo y una humillación. Hubieran preguntado entre ellos: Pero porque nos reparten arroces surcoreanos. ¿Acaso ellos no son los pobres y nosotros la nación más poderosa del mundo?

 Años más tarde, gracias a las investigaciones de los estudiosos, se pudo saber que casi la totalidad de esas donaciones por parte de la comunidad internacional fueron destinadas a alimentar a los soldados con el fin de potenciar la estructura militar del país. El régimen norcoreano no dice una palabra alguna sobre esto. Saben que es verdad. Aquellos camiones y barcos llenos de altruismo que simbolizó de alguna manera el acercamiento de ambas Coreas y que acaparó la mirada de los medios de comunicación, tiempo después, supuso una gran decepción para las organizaciones internacionales. La élite política norcoreana acababa de incumplir, por enésima vez, su promesa de garantizar la estabilidad en el país. 

10 sept. 2013

Diferencia de ideas, una muerte inesperada


 La lucha de poder de la élite política sigue siendo un tema bastante interesante entre los estudiosos y el caso norcoreano tampoco ha sido la excepción. El considerado máximo líder del país y fundador de Corea del Norte Kim Il-Sung empezó a flojearse debido a su avanzada edad a mediados de los años ochenta y tenía la obligación de elegir a un nuevo sucesor para mantener la ideología que desde otras partes del mundo empezó a debilitar mediante manifestaciones organizadas por ciudadanos hartos de la corrupción existente en el interior de sus gobiernos, especialmente en Europa Oriental. En 1985, fue designado parcialmente como sucesor su hijo Kim Jong-Il que supo imponer su estatus en la rivalidad más feroz y "sangrienta" en el interior de la élite. 

 Kim Il-Sung, a partir de aquel entonces, se dedicó a descansar y recorrer el territorio norcoreano para observar el curso de la naturaleza. Desde que su hijo tomó el control, la economía del país cayó drásticamente que tuvo incluso que cortar el suministro del reparto de alimento en la capital, algo que hasta entonces fue un acontecimiento impactante entre los ciudadanos. Ante la situación, el padre no tuvo más remedio que dar el toque de atención para que realizara "correctamente" las labores políticas. Aquel consejo, para el hijo, era una humillación cuyo rencor quizá habrá hecho que las víctimas inocentes fueran los habitantes donde millones de personas desaparecieron sin querer. 

 A principios de los años 90, la Unión Soviética y el comunismo cae y Corea del Norte se queda solo en el mantenimiento de dicha ideología. Al padre se le ocurrió la idea de la reunificación con Corea del Sur tratando de establecer con el presidente surcoreano Kim Yong-Sam y realizar una ronda de diálogos con aquel proceso en mente. Tremendamente asustado y tembloroso, Kim Jong-Il hizo quitar aquella idea a su padre de la cabeza mediante el homicidio inesperadamente cometido por él justo cuatro días antes de la esperada negociación entre ambas Coreas. No podía dejar que su ambición más esperada de poder fuera al trasto en cuestión de días por culpa de su padre y cometió dicho delito que solamente saben algunas personas en Corea del Norte. Hablar de ello en el país supone la pena capital. Si no fuera por Kim Jong-Il y la historia siguiera su curso, quizá la reunificación hubiese sido una realidad mucho más próxima. 

6 sept. 2013

Malditas trampas



 El río Tumen simboliza desde los años 90 hasta la actualidad la última frontera de supervivencia para miles de personas que cada año trata de cruzar con el fin de llegar a un país tan cercano como forastero como China. Hay personas que permanecen ahí pensando que está a salvo de las persecuciones constantes del régimen norcoreano y otros que captan imágenes chocantes y diferentes sobre la sociedad surcoreana, algo que hasta ahora había manipulado la élite política de su país. Detrás del río existen huellas pequeñas e incluso de personas de pies grandes que deja sin querer una señal de escapatoria al no poder aguantar más el hambre. Desgraciadamente existen también cuerpos sin aliento, cuyos familiares aún siguen esperando una noticia de una persona ya desaparecida. En las orillas del río aún existen marcas como las dolencias de anónimos. 

 El régimen norcoreano, al no poder soportar como sus habitantes escapaban de forma apresurada del país, ha pensado en varias estrategias. Entre ellos, cavar de forma invisible las profundidades de la tierra mojada del río para que se caigan y que la corriente les lleve hacia otro lado del río y así detectar sus movimientos y auxilios. Aquellas trampas no son visibles y sumamente no detectables. Eso dificulta el tiempo de cruce del río de los desertores. Tratan de sentir con las pisadas si dichas trampas existen. Una. Dos. Y tres. Hay personas que al final del camino consiguen su primer objetivo y otros que, sin fortuna, se ahogan y piden socorro. Ahí está el dilema. Gritar y que le arresten o tratar de mover con los brazos para estar a salvo. Mientras tanto, en la capital, cuando uno trata salvarse de numerosos obstáculos que le interfiere en su camino, ellos planean que trampa idear sin reconocer sus graves errores. 

4 sept. 2013

Rememorando la revolución cultural china


 Durante la plena revolución cultural en China, hace algunas décadas, que supuso una parón a medio plazo del avance hacia la modernidad del país, miles de jóvenes fueron obligados a salir a los campos para recibir la orden de los líderes con el fin de promover la ideología comunista. La decisión promovida por Mao Zedong, según los analistas, resultó ser errónea y causó la muerte de millones de personas. Muchos de ellos, agotados de horas interminables de duras condiciones de trabajo con el fin de levantar el país a base de dominante ideología socialista. 

 Según los testimonios de los refugiados norcoreanos que han asentados en Corea del Sur, todos los universitarios incluyendo los de Pyongyang son convocados por el régimen durante cada tiempo determinado para "levantar" el país. Algunos desaparecieron por diversos accidentes y otros por extremo agotamiento. Cuando salió este tipo de noticias en los medios de habla hispana recientemente, mi sorpresa fue mayor por no poder encontrar información de estos sucesos en anteriores ocasiones. La última noticia que contó la prensa fue cuando todas las universidades del país cerraron durante diez meses para reconstruir Corea del Norte por el tifón que arrasó el verano pasado. La pregunta es: ¿Por qué salió este tipo de noticias solo una vez cuando ocurrieron en repetidas ocasiones?

 A los habitantes norcoreanos, el deja vú de la imitación de la revolución cultural china ocurre seguramente a corto plazo. En sus hogares no faltan herramientas básicas para estar preparados. La inversión hacia la educación disminuye cada vez más en el país a favor de la fabricación de armas nucleares con el fin de demostrar a su población empobrecida el "poderío" que tiene su ideología de siempre. Todos ellos, quietos, esperan aquella voz imponente. Hombres, mujeres, niños y ancianos se preparan para salir de sus casas cuando se oiga el pitido de la convocatoria. 

Imagen de la convocatoria en las calles de la capital norcoreana. Todos ellos son estudiantes del mayor centro superior de Corea del Norte. 

31 ago. 2013

El escándalo y la lista


 De repente, la burbuja del escándalo que tanto se rumoreó explotó en el partido minoritario (Partido Progresista Unido) con representación en la Asamblea de Corea del Sur. El servicio de inteligencia de Corea del Sur obtuvo pruebas suficientes para capturar al diputado de aquel partido Lee Seok Ki por presuntos delitos de conspiración contra el gobierno del país. En el día de la orden de detención, nadie pudo saber (ni siquiera miembros de su partido) donde estaba pero al ser una noticia que incomodaba la opinión pública salió "sonriente" delante de los medios 24 horas después. Las críticas hacia él son casi unánimes, tanto que partidos pertenecientes al progresismo también argumentan que sus acciones escondidas fueron extremadas.

 Poco a poco está saliendo a la luz cuales fueron sus actividades dentro de su partido, algunos de ellos bajo clandestinidad con el título RO (Organización Revolucionaria). Los medios dicen que dentro de esas acciones se alababa al régimen norcoreano e instituía actos violentos que volaría edificios públicos importantes mediante la fabricación casera de bombas. Como se suponía, él niega todas las acusaciones en su contra e intenta mantener la sonrisa delante de las cámaras. Pero ayer salió una noticia que realmente irritaba a los refugiados norcoreanos que viven en Corea del Sur. Hace algún tiempo, este diputado pedía la lista completa de los desertores a la televisión pública de Corea (KBS) donde se hacía un programa radiofónico que intentaba ayudar a la integrarse en la sociedad surcoreana. Un "privilegio" que tenía solamente los diputados de la Asamblea. Por suerte, esa petición no prosperó a gusto de Lee Seok Ki. Muchos opinan que en caso de tener esa lista, podría haber puesto en peligro a los familiares de aquellos desertores que no se atreven mostrar sus rostros aún por miedo a las represalias.

 Personalmente, aún sigo consternado de las noticias y mi seguimiento sobre estos sucesos sigue siendo constante. Dicho conflicto que está ocurriendo dentro de la política de Corea del Sur sigue dificultando el paso adelante hacia la reunificación. El régimen norcoreano no ha tardado en hacer sus primeras declaraciones. "Son las últimas noticias. Los servicios "terroristas" de inteligencia sigue arrestando a miembros del Partido Progresista Unido y todo eso dificulta la unión en la península. Todo nuestro apoyo para este partido que sigue luchando por la prosperidad en nuestra zona". 

8 ago. 2013

El origen del estrépito


 Hasta el año 1997 las noticias relacionadas con Corea del Norte se podían leer solamente en artículos de académicos estudiosos de la temática y periódicos de Corea del Sur de mayor tirada. Aún así, el desconocimiento hacia el país era tan holgado debido a su hermetismo que muchos no se atrevían a perforarle. Pero de repente, una noticia impactó ambas Coreas de una forma enorme que gracias a ello, el muro del olvido en el interior del régimen comunista empezó a derrumbarse. El exilio político repentino de dos personas llamadas Hwang Jang Yeop y Kim Deok Hong (ambos pertenecían a la élite política de Corea del Norte siendo el primero uno de los intelectuales fundador de la ideología Juche) fue como una bomba invisible caída en el régimen. Los detalles del manejo político de Corea del Norte empezaron a ser desvelados a cambio de una protección perpetua a ambas personas. El régimen no tardó en enviar espías a Corea del Sur clandestinamente para intentar asesinar a ambos pero fue un fracaso.  

 La hambruna de los mediados de los años noventa fue resultado de diversos factores que entre ellos estaba la pésima gestión alimentaria de los altos cargos. Sin reconocer los errores, ellos empezaban una batalla oral que acabó en una escena de hostilidades donde algunos fueron condenados a permanecer en los campos de concentración o acabar siendo fusilado ante sus detractores. Aquel estrépito ayudó a toda una sociedad surcoreana a comprender como había sido hasta ahora la vida política de Corea del Norte y que el experimento eterno de la ideología Juche acabó siendo un fracaso que su fundador tomó una medida drástica (poniendo en su lugar) como exiliar al país enemigo. La hambruna que produjo millones de muertes en varios años obligó a cientos de miles de personas anónimas a empezar a salir por vías rápidas para la supervivencia. A partir de ese momento, una nueva página de la historia de Corea del Norte ha sido añadida. Saltar obstáculos del destino viviendo en tierras ajenas la vida de los escondidos, principalmente en aquel país llamado China.