30 oct. 2013

Otra vez los disparos...


 Seguramente él, sus fervientes asistentes y sus cónyuges lo verán cada noche. Se reirán, llorarán e incluso exclamarán entre ellos lo bien que se ha elaborado aquellas series surcoreanas. Todo esto ocurriría en la esfera privada. Ahora toca vestir el uniforme militar de color marrón claro acompañados de medallas incontables y méritos que fue resultado de amiguismo que de sus labores con el pueblo. En algunos barrios de Pyongyang, algunas mujeres se atreven a vestir como en aquellas series. Están contagiadas por el boom. Entonces se acerca un guardia y le da un toque de atención para que no vaya así. Pero aquí ocurre algo raro. El hombre habla con el acento de Seúl. Trata de disimular pero ya es muy tarde. Al ser pillado, no tiene más remedio que dejarlas en paz.

 A las afueras de la capital, dos hombres acaban de ser condenados a muerte por las autoridades locales por importar clandestinamente DVDs de series de más éxito en Corea del Sur. Para ellos, la "basura capitalista" debe de ser eliminada en el territorio norcoreano. Para demostrar su postura extremada a la gente, han cogido a dos inocentes y lo van a matar delante de cientos de personas. Empiezan a temblar que haya disparos otra vez cuando durante largos meses parecía que jamás iban a oírla. Pero la expansión de aquellos discos no parará. La demanda es enorme y las historias personales y los amoríos siguen obsesionando a los incondicionales. Sin límites de edad, de género o de clases sociales. 

28 oct. 2013

No era lo que imaginaban


 En Corea del Sur siempre existió esa controversia de la existencia de unas páginas webs y blogs que adulaban al régimen norcoreano y que todo lo que cuenta sobre la violación de derechos humanos, según ellos, es una falacia. Dichas acciones son penadas duramente por ley en el país. Bien, la semana pasada, una noticia fue candente en la península. Corea del Norte iba a devolver por la zona desmilitarizada a seis personas de nacionalidad surcoreana que pisaron el territorio ilegalmente por China. Estos individuos, que no han tenido mucha suerte en sus vidas, empezaron a mantener enlaces que magnificaba al régimen y sus acciones incluso fueron noticia en el periódico oficial Rodong. 

 Muy ilusionados y satisfechos, pensaron que si ellos fueran a Corea del Norte iban a ser recibidos como héroes y camaradas destacados. Entre los años 2009 y 2010, cogieron un crucero que pasaba por los ríos Yalu y Tumen y bajaron por propia voluntad. Pero el resultado fue distinto. La presencia de unos desconocidos incordiaban a los soldados norcoreanos que fueron encarcelados inmediatamente en cárceles de ciudades como Wonsan, Sinuiju, Hoeryong y Onseong. Aguantaban durante largos meses tormentos verbales y vieron que sus cuerpos empezaban a debilitarse por no ingerir suficiente comida. Al final, fueron llevados al campo de concentración de Wonsan. A algunos se les cayeron los dientes y el peso corporal medio de estas seis personas era de 40 kilogramos. 

 Pensaron en el suicidio. Corea del Norte no era lo que imaginaban. Fueron maltratados hasta pensar en la muerte. Empezaron a arrepentirse y pedir que sus cuerpos rotos fueran, al menos, devueltos a Corea del Sur. Y finalmente llegaron cruzando la línea más peligrosa que existe en el mundo. Pero el obstáculo no se acabó para ellos cuando pisaron Corea del Sur. Ahora toca ser juzgados por su entrada ilegal en el territorio norcoreano que es considerado delito en el país. Sus alucinaciones están siendo reducidas por la lógica. Seguramente, ya no pensarán, en el futuro, cometer este tipo de necedad. 

26 oct. 2013

La acción de los impulsivos


 Todo sucedió a finales de mayo de 2010 por la madrugada. Un grupo de misioneros evangélicos, compuesto por seis personas (dos chinos y cuatro surcoreanos), cogieron un barco desde la ciudad de Dandong, una de las ciudades quizás más cercanas en la frontera entre Corea del Norte y China, cruzaron el río Yalu y llegaron sin que nadie se diera cuenta a Sinuiju. Subieron en la zona más alta de la ciudad y lanzaron al aire unas 200.000 papeletas que explicaban como funcionaba exactamente el régimen norcoreano, versículos de la biblia y el crecimiento económico de Corea del Sur. Inmediatamente cogieron otro barco y regresaron de vuelta a China observando como aquellas piras inundaban Sinuiju.

 La alerta fue de tal magnitud que las autoridades locales tuvieron que contactar urgentemente con Pyongyang. Por este motivo, la seguridad en dicho río aumentó siendo tiroteado injustamente por los soldados norcoreanos unos comerciantes chinos que cargaban mercancías, confundidos como surcoreanos que intentaban entrar en el país. Esto provocó una pequeña confrontación diplomática a nivel local aunque por la tranquilidad que existió aquel momento el asunto parece ser que se solucionó rápidamente. Quizá algunos habitantes de la ciudad norcoreana hayan leído dicha papeleta, lo habrá escondido y hablado con el entorno más cercano.

 En las redes sociales, dicha acción está siendo muy debatida. Alrededor de un 60% de los internautas están a favor y 40% en contra. Soy de las personas que valoro el sacrificio de los pastores evangélicos coreanos en China por proteger a los desertores. Es realmente admirable. Pero de ahí a cruzar aquella peligrosa frontera a hacer algo así pues sinceramente puede ser una cosa impulsiva. Hace días, Corea del Norte dijo que entregaría a las autoridades de Corea del Sur a seis surcoreanos que estaban en haciendo actividades parecidas. ¿Coincidencia? Puede ser. Quizá cada uno tenga sus propias conclusiones. 

24 oct. 2013

Ellas


 Imaginemos que Corea se reunifica en un momento dado. Imaginemos a todos los que están en la península y los coreanos que viven alrededor del mundo festejar ondeando la bandera mientras que la desaparición del régimen comunista ya es historia. Toca reorganizar el país y nivelar a partes iguales la economía de cada región. Es probable que el principio sea difícil pero que en pocas décadas el crecimiento económico sea una realidad. Corea del Sur aportará la tecnología mientras Corea del Norte aportará recursos naturales. La pregunta es: ¿Y las personas?

 Algunos habían confesado que ellos, los hombres, se consideran como unos perezosos. Que Corea del Norte de hoy se mantiene como puede no gracias a los inútiles líderes de la élite norcoreana sino mujeres anónimas valientes y extraordinarias que consiguen sacar a diario adelante a sus hijos incluso a sus esposos. Los hogares actuales de Corea del Norte, las que mandan y ordenan dicho espacio son las mujeres aunque son menospreciadas por los hombres que tratan de ahuyentar de sus temores en el alcohol y drogas sintéticas. 

 La zona norcoreana es aún gris y borrosa. El progreso es difícil y su intento es bloqueado por sus autoridades, sean locales o estatales. Dominado por los hombres. Una vez que se junten las dos Coreas, nos queda observar a las norcoreanas que con sus fuerzas pueda convertir en lugares realmente diferentes a las actuales. Y lo que acabo de escribir quizá los más expertos de la temática no lo sepan del todo. Las que consiguieron llegar a Corea del Sur, en su mayoría las mujeres, son quienes llaman la atención por su dedicación y valentía. 

20 oct. 2013

La luz dentro de aquel oscuro túnel


 Aunque ya existía anteriormente programas de aspecto político que explicaba como era Corea del Norte invitando a expertos en dicha materia y analizando la sociedad hermética como la norcoreana, sus vocabularios complejos no atraían al gran público que rara veces sacaba tiempo para atender a estos programas. La innovación no se producía en debatir asuntos que eran realmente necesarias. Pero hace casi dos años, apareció un programa de televisión (de pago) llamado "Ahora es hora de encontrarnos" donde varias mujeres norcoreanas y algunos hombres explican con total claridad como es Corea del Norte por dentro. 

 El boom de dicho programa hizo que periódicos y medios tan prestigiosos como la BBC, Los Angeles Times, NHK o Washington Post dedicara un artículo positivo. Todos dicen al unísono que quizá esto sea el único método para descubrir la luz de las verdades oscuras de este país dividido como Corea. Yo también he visto casi todos los capítulos y son realmente interesantes y la información que disponen son muy detalladas y a veces escalofriantes por la injusticia que se está cometiendo en el país. La parte más emotiva es la sección final de cada programa donde los familiares vienen a dar sus testimonios personales en busca de sus seres queridos. Es un programa bastante completo y espero que verdaderamente sea aquella luz esperanzadora ante la oscuridad que tapa los dolores aún sin poder estar cicatrizados. 

 Nota: El programa se emite todos los domingos por la noche en el canal de pago Channel A y poco después llegará a su capítulo número 100 siendo el espacio con más éxito. 

16 oct. 2013

Los terceros países


 La adaptación en una sociedad totalmente nueva como la surcoreana es un reto difícil para los norcoreanos que acaban de pisar en el aeropuerto de Seúl. Casi la inmensa mayoría consigue, con los años, establecerse en un sitio donde la competitividad tiene palabras mayores y que poco a poco ellos lo van experimentando. Casos increíbles de la superación humana provienen mayormente por los norcoreanos. La felicidad y aquella extraña atracción para luchar por los objetivos que han planteado parecen estar más cerca y semanalmente sus historias personales de progreso aparecen en los medios de comunicación de Corea del Sur. 

 Pero observando el otro lado, existen personas que no consiguen habituarse de forma evolutiva y que barajan en cambiar de países. Las opciones son Estados Unidos, Canadá o Europa. Aunque automáticamente hayan obtenido el pasaporte surcoreano por ser desertor de Corea del Norte, tratan de esconder la nueva identidad que le han otorgado y solicitar de nuevo el asilo en terceros países. Así creen que con los años, de acuerdo de las legislaciones vigentes de cada país, se les otorgarán un documento acreditativo. Según las estadísticas, este año hubo más de 155 casos de este tipo. 

 Aunque se valora sus intenciones de establecerse de nuevo en una sociedad ajena a la asiática (surcoreana), si nos encontramos con la realidad, ellos, al estar registrados como ciudadanos de Corea del Sur, lamentablemente son tachados en aquellos terceros países como inmigrantes ilegales. En caso de que llegara una orden de deportación, muy posiblemente serán devueltos a Corea del Sur. Pero ellos temen lo peor. Creen que les devolverán a Corea del Norte a pesar de tener el pasaporte surcoreano. Para solucionar este problema, se necesitaría una discusión adecuada y cooperativa entre los países implicados. Quizá veremos en varios años una conclusión satisfactoria para todos. 

13 oct. 2013

Los desacuerdos


 Por un lado, están los que investigan todas las actividades del régimen norcoreano que supuestamente no podían ser sabidas al mundo exterior debido a su hermetismo pero que de alguna forma dichas informaciones se filtraron por los medios. Los datos cuantitativos como las estadísticas y los cualitativos como las biografías detalladas de los refugiados norcoreanos sirvieron para perforar aquella pared que hasta hace algunas décadas era prácticamente imposible. Solamente en Corea del Sur, cada año se editan cientos de libros con fines académicos de esta temática aunque no consiguen llegar al gran público por su difícil vocabulario. 

 Por otro lado, los que empiezan a despertar de aquel horrendo sueño y que, con su voz, comienzan a ilustrar ese mundo controlado de forma milimétrica. Todo lo que guardaron en su interior, aunque hubo dudas en el primer momento, lo estrellan mediante imágenes y palabras. Sus voces son contadas por todo el mundo y pone en evidencia la gestión de la élite política norcoreana. Los casos personales son pruebas claves en las organizaciones supranacionales para su posterior análisis y condena a Corea del Norte para que las violaciones de derechos humanos se eviten a corto plazo. 

 Pero los desacuerdos crecen entre los dos sectores. Cuando uno expone su opinión sobre Corea del Norte otro empieza a discrepar. De ahí, el rifirrafe. Sin llegar a un acuerdo común. Seguramente esto debilitaría la conjunta lucha contra el régimen norcoreano. O peor, sería objeto de burla por parte del régimen hacia ambas partes. Las discusiones ocurren en todo el momento a lo largo de nuestras vidas porque somos humanos y nos dedicamos a murmurar al contrario en caso de no satisfacer la opinión suya. Y esto hace doler a los que obran poniendo en peligro sus vidas. Ahí está la cosa. 

8 oct. 2013

¿Otra vez?


 Sus declaraciones sinuosas siempre son objetivos de los medios de comunicación más influyentes del mundo. Los analistas se dedican durante días a estudiar cual sería su movimiento aproximado después de poner en vilo a toda la comunidad internacional. Hasta hace unas horas, salió en los principales periódicos de Corea del Sur que Kim Jong Eun tiene pensado en realizar una reunificación forzada, a favor de Corea del Norte, en la península en un periodo de tres años. El egocentrismo del joven líder norcoreano de unir ambas Coreas, algo que sus predecesores no lo consiguieron, está siendo objeto de burla y sarcasmo en las redes sociales coreanas y asiáticas. 

 Los internautas empiezan a estar cansados de provocaciones cuentistas del régimen norcoreano. En los años sesenta y ochenta, durante la plena Guerra Fría, cada palabra de Kim Il-Sung era atentamente oído por los servicios de inteligencia de Corea del Sur, Unión Soviética, Japón, China y Estados Unidos. Cuando murió en 1994 le tocó el turno a su hijo Kim Jong-Il para decir al mundo que durante su mandato primerizo iba a bombardear Corea del Sur. Otra vez la tensión. Pero pasaron los años y en la actualidad, la provocación de Kim Jong Eun es tratado como un humor negro. Las parodias inteligentes son infinitas en Internet y creen que ellos no serán capaces de lanzar un misil nuclear y reclaman que ayude a la mayoría de los habitantes del país que sufre pobreza extrema. 

 Empecé a contar sobre la reunificación forzosa entre los familiares y amigos. Les pedí una opinión. Nada de respuestas. Sólo carcajadas infinitas. De tono burlón. Igualmente entre las redes sociales de Corea del Sur y China. Saben que eso no es posible. 

5 oct. 2013

La otra adicción


 Estas mujeres de la imagen superior representan la belleza natural norcoreana. Sus rostros son redondos y sus ojos pueden ser grandes o de forma almendrada. Hay una palabra que define lo siguiente: Los hombres atractivos vienen de Corea del Sur y las mujeres bellas vienen de Corea del Norte. En su lindeza se mezclan magnetismo instantáneo y misterio íntegro que muchas norcoreanas residentes en Corea del Sur destacan orgullosamente su atractivo natural. Al menos, para las mujeres que habían residido fuera de la capital del país, el concepto de la hermosura se basaba en tener una cara circular. 

 En Pyongyang, las mujeres demandan en tener ojos mucho más grandes que las que tienen actualmente. Especialmente personas que pertenecen en la alta esfera de la sociedad norcoreana. Además, la solicitud de disminuir el tamaño de sus narices es, para ellas, otra prioridad para estar atractivas. Quizá hayan visto series surcoreanas a escondidas para tratar de imitar el estilo de vida creada de forma ficticia. Algunas se atreven incluso a presumir algunos peinados más conocidos en Corea del Sur por las calles de la capital siempre y cuando un guardia no les pare y le dé un toque de atención. 

 Para estas mujeres, la cirugía estética supone una adicción más. El sector más mayoritario y más pobre del país intenta olvidar la realidad a base de drogas sintéticas mientras que la parte minoritaria y más pudiente, concentrados en Pyongyang, tratan de quitar sus "complejos" a base de bisturí. No es de extrañar que el régimen norcoreano contrate a cirujanos de otros países para complacer a las mujeres de sus más leales. El boom de la cirugía estética en Corea del Sur ya es conocido por todo el mundo pero en ¿Corea del Norte? Todo esto puede que vaya en contra de la ideología Juche pero el instinto universal del ser humano para alcanzar sus particulares metas hacia la belleza perfecta quizá no existan fronteras.