30 jun. 2011

Los desplazados (Parte 15: Tres provincias)


 Los desplazados norcoreanos están concentrados en su mayoría, por su corta distancia, en tres provincias chinas: Heilongjiang (cuya capital es Harbin), Jilin (cuya capital es Changchun) y Liaoning (cuya capital es Shenyang), todas situadas en el noroeste del país. Aunque se pueden ver a los norcoreanos en las tres ciudades, muchos viven en las afueras o en distritos donde la actividad humana es mucho menos llevadera que en los "metrópolis" de la China noreste. Pero también se destaca que están concentrados en zonas fronterizas con Rusia. En el punto de encuentro entre China, Rusia y Corea del Norte es donde mayor concentración de desplazados existe y también es el punto de partida de varios hacia otros destinos. 

 En numerosos estudios hechos por varias universidades aparece el poco o casi nulo registro de personas norcoreanas más allá del norte de la ciudad de Harbin. El principal factor sería lo climatológico. Esta mencionada ciudad, conocido por su espeluznante frío durante sus meses de invierno afecta especialmente a los norcoreanos recién llegados que carecen de vestimenta adecuada para combatir la frialdad. Conocida como "la ciudad del hielo" por los libros de viajes, en sus días mayores durante esta estación, la temperatura llega hasta los 35 a 40 grados bajo cero. Pero siempre ha habido algunos valientes que no les ha importado el clima y que han trabajado diariamente para que con sus pequeños ahorros pueda toquetear la puerta de la ilusión. 

27 jun. 2011

Los desplazados (Parte 14: El soborno)


 En la imagen se ve a una mujer norcoreana y su pequeña hija tratando de escapar de los controles de los soldados que intentan impedir su derecho de salir del país. La niña empieza a llorar y su madre sigue forcejeando con los soldados. Hombres, mujeres, niños, niñas y gente de avanzada edad que cada día que escapan en grupos intentan borrar su identidad original y fingir una persona que ellos han inventado por obligación y por las circunstancias. Aún así, son descubiertos y deportados a Corea del Norte a la espera de ser juzgado y condenado a muerte o al sufrimiento "eterno". Ellos gritan: "No soy norcoreano, no soy norcoreano". 

 La mejor alternativa para eludir la deportación es el soborno. Pero este acto no es permisible para todos los desplazados norcoreanos ya que uno tiene que disponer en su bolsillo la estratosférica cantidad de 30.000 wons, aproximadamente un año de sueldo de un trabajador normal norcoreano. Aunque en realidad, más de la mitad de los trabajadores no suelen llegar a ganar esa cantidad. Había un caso que un desplazado, que se escapó del país pero que fue descubierto, gracias a sus familiares, pudo pagar su precio de la "libertad" por esa cantidad. Pero esto ha sido uno de aquellos casos excepcionales e hipotéticos. La realidad es que cientos de personas, sin distinción de edad y sexo, se colisionan con la muerte habitualmente.  

26 jun. 2011

Los desplazados (Parte 13: Aquellas cartas y sus necesidades)


 Infinitas y anónimas cartas de desplazados norcoreanos relatan como viven ellos en tierras extranjeras y cual es su situación actual en esas zonas. Para ellos, el único momento de felicidad es cuando expresan todos sus sentimientos e ideas en un papel. Las personas que no sepan leer y escribir, piden a otros que les escriban. En las cartas se dice principalmente sobre las necesidades básicas que desearían tener: comida, atención sanitaria, vestimenta y herramientas básicas para la supervivencia diaria. Sean adultos o niños, en sus cartas, expresan cuales son sus sueños y objetivos más próximos y más lejanos. Para muchos, el sueño más próximo es aterrizar a Corea del Sur lo más pronto posible para que sus vidas no corran más peligro. 

 En esas cartas también ponen como es la urgente vida de un desplazado norcoreano. Que hacen para aguantar el cruel invierno de China en la parte noreste, especialmente en la zona de Harbin, que durante el invierno la temperatura media llega hasta los cuarenta grados bajo cero. Que actividades realizan durante la estancia en China. Para los padres, según las cartas, la mayor preocupación es la ausencia de la actividad académica de sus hijos que al escapar del país y por la negativa del gobierno chino, sus descendientes no tienen acceso a la educación básica y precisa. Pero son muchos que también culpan a ellos mismos por no darle una educación suficiente y que lo lamentan diariamente. 

 Nota: Anónimos dedican parte de su tiempo a colaborar con organizaciones que ayudan a los desplazados para que tengan mayor acceso a necesidades básicas. Pero aún así se necesita más atención por parte de la comunidad internacional. 

23 jun. 2011

Los desplazados (Parte 12: El alto coste de la libertad)


 Seas hombre o mujer, ser un norcoreano e intentar escapar de tu país porque vives en la más absoluta miseria tiene un coste muy elevado. Miras a muchos como tú atravesar aquellas fronteras que tienen alturas inalcanzables para un ser humano. Utilizas cualquier medio posible para cruzar hacia un posible paraíso que tanto te han comentado, donde quieres ver a tus hijos correteando en zonas donde no os tienen que vigilar constantemente y que te priva de tu dignidad. No eres el único quien quiere escapar de tu país. Ves alrededor y son demasiados que quieren lo mismo que tú. 

 Ayer has visto una cosa que no podrías olvidar durante el resto de tu vida. Has sido testigo de una matanza y del entierro a escondidas de varias mujeres por parte de los soldados insensibles, ordenados por el régimen. Ves como esas indefensas mujeres, que parecían tener neumonía por falta de defensas en sus organismos, reciben un apaleamiento de forma tan cruel sólo por intentar expresar lo que sentían. Ves a varios hombres disfrazados de intermediarios de personas que junto a los soldados las llevan a una montaña, la matan y la entierran. Intentas parar como pueda pero no puedes gritar ya que te descubrirían y harían lo mismo a ti que como hicieron a ellas. Lloras en el silencio. No puedes hacer nada. No tienes más remedio que seguir tu camino y conseguir de alguna manera tu propia libertad. 

 Nota: Las mujeres que padecen de enfermedades y que son vendidas en la frontera entre Corea del Norte y China, tienen más posibilidades de ser asesinadas sólo por su mal estado de salud. 

20 jun. 2011

Los desplazados (Parte 11: La incomunicación)


 Parece mentira pero en algunos países tan cercanos territorialmente pueden tener una diferencia cultural de forma abismal. La falta de comunicación por el obstáculo del idioma es constante para los desplazados norcoreanos recién llegados. Cuando pisan el territorio chino, además de mirar de manera consecutiva aquellos enormes rascacielos puestos desde no hace mucho, uno no puede realizar actividades cotidianas como comprar comida en una tienda o hablar por el teléfono. Nunca habían aprendido el chino y sólo algunos han sabido decir: ¡ni hao!

 Sólo los vendedores que tienen permisos especiales para viajar a China y a vender mercancías, por razones obvias, han podido hablar el idioma fluidamente. Pero para los desplazados, además de la preocupación de como arrancar sus vidas a partir de la llegada al territorio chino, tiene otras preocupaciones como aprender el idioma o adaptarse al estilo de vida chino. Sólo una minoría se queda en China y consiguen formar parte de la sociedad china, pero la gran mayoría recorren miles de kilómetros para buscar refugio en otros países como Japón o Corea del Sur, por sus estilos de vida es mucho más similar que la suya. 

 Nota: Por parte de China, se debería adoptar medidas sociales para la integración de los desplazados norcoreanos pero aquel deber, por ahora, parece no ser posible. 

19 jun. 2011

Los desplazados (Parte 10: Esclavas)


 La parte más desconocida de la reciente historia de Corea del Norte es la existencia de las esclavas. Para muchos de nosotros, la esclavitud parecía un concepto remoto pero aquel esclavitud de aspecto  invisible sigue presente en la frontera entre Corea del Norte y China. Cada día las mujeres, todas casi jóvenes, caminan a un destino totalmente desconocido sin saber que puede pasar con ellas. Aunque la mayoría de las "esclavas" suelen ser de 18 a 30 años de edad, también se presenció por aquellas zonas numerosas menores de edad sin ser protegidas por su condición. 

 El intercambio de las esclavas es realizada por las noches. Por la noche no existen testigos, la vigilancia es mínima. La "compra" de las esclavas se realizan entre los "comerciantes" de personas y según la zona, los precios se varían. En la zona de Yang-Baek, una mujer puede ser comprada por 2,000 yuanes chinos, mientras en la zona de Yon-gil, el precio se eleva hasta 5,000 yuanes. Sus dignidades son ofendidas onerosamente y son desaparecidas como polvos de arena. Desde el momento de ser vendida, puede ser forzada a contraer matrimonio con un ciudadano chino o ser empleada de hogar a tiempo completo siendo marginada incluso por niños sólo por tener el estatus de norcoreana. E incluso hubo casos algunos que fueron asesinadas sin motivo alguno. 

 Nota: En Corea del Norte se surgen rumores de la más absoluta incoherencia que las esclavas venden sus cuerpos porque son ellas mismas quienes prefieren estos modos de vida. Las esclavas que vuelven al territorio norcoreano (en algunos casos) son mal vistas y discriminadas de por vida. 

17 jun. 2011

Los desplazados (Parte 9: Hacia otras ciudades)


 Una vez cruzada la frontera y andada por el territorio chino, los desplazados norcoreanos no establecen más tiempo de lo permitido en las ciudades fronterizas por posibles represalias. Tienen que moverse a otras ciudades más lejanas de forma más fugaz posible. Como mucho, los desplazados suelen quedar tres días para establecer los siguientes objetivos que han ido planteando durante sus huidas. Muchos son los que abogan ir a grandes ciudades como Pekín, Shangai o Guangdong pero otros prefieren ir a ciudades menos conocidas ubicadas en el interior de China con el fin de evitar controles por parte de las autoridades locales. 

 Cuando llegan a estas ciudades, muchos tienen que aprender obligatoriamente y de forma fugaz el idioma chino para que no sospechen de sus aspectos. La ayuda de los norcoreanos que ya habían llegado anteriormente es primordial para que los recién llegados puedan integrarse fácilmente en la sociedad china. Enseñan como se deben comportarse y moverse por la ciudad para que no sean detenidos y llevados de vuelta a Corea del Norte. Enseñan que no debe mostrarse al público chino sus miedos y sus temores por sus anteriores vidas. Aconsejan a los recién llegados que ellos deben actuar como si fuesen los actores del teatro: mostrar la mejor sonrisa aunque sus almas estén aún horrorizadas. 

16 jun. 2011

Los desplazados (Parte 8: Nadar para vivir)


 Se asoman varias cabezas entre las piedras de los mares entre la frontera de Corea del Norte y Corea del Sur. Una vez llegados a su destino, piden ayuda y libertad. Están exhaustos después de pasar varios días caminando sin que nadie les mire y nadando casi el día entero. Agradecen al cielo por llevar hasta su destino final con salud ya que muchos, antes de alcanzar han sido descubiertos y tiroteados vilmente por los soldados norcoreanos. Y miran aquellas redondeadas cuerdas de metales espinosas y se murmuran: "Este sitio era un país, ¿por qué? ¿Por qué?". 

 Solo los más valientes han sido capaces de cruzar esta frontera, posiblemente, la más arriesgada del mundo, donde está sembrado miles de minas antipersonas y donde miles de soldados de ambos países vigilan día y noche sus territorios. Muchos de los que querían encontrar su dignidad han sido abatidos fríamente por el régimen cuando estaban a punto de ver la luz después de tanto tiempo viviendo en las tinieblas. Sus cuerpos convertidos en cadáveres han desparecido, sin poder tener la última oportunidad de decir adiós a sus seres más queridos. 

14 jun. 2011

Los desplazados (Parte 7: ¿El matrimonio feliz?)


 Aunque hay mínimos casos donde las jóvenes norcoreanas se casan con los hombres chinos por motivos afectuosos y sentimentales, la mayoría contraen matrimonio por motivos de conveniencia. Muchas jóvenes toman el matrimonio como último recurso para no ser arrestadas por las autoridades chinas, ser expulsadas a Corea del Norte y ser condenadas a trabajos forzados hasta los días finales de sus vidas. Aunque en principio era un matrimonio de conveniencia, ha habido casos que con el tiempo ha surgido una amistad profunda y respetuosa entre las parejas. 

 Con la llegada masiva de desplazados/as norcoreanos/as en los últimos años, el control por parte de las autoridades chinas hacia los matrimonios de conveniencia ha crecido de forma abrumadora. Los controles se repiten en un determinado tiempo y en caso de detectar a varias mujeres que conviven en estos tipos de matrimonio, son inmediatamente detenidas y deportadas a Corea del Norte. Una vez llegada ahí, sufren torturas inimaginables y al final son fusiladas o condenadas de por vida a trabajos forzosos. Para evitar que las detengan, muchas corren y esconden en montañas cercanas de las ciudades. Esperan que el huracán del control se tranquilice y si es oportuno, bajan a los pueblos. 

 En una pequeña ciudad china fronteriza con Corea del Norte, un grupo de 28 mujeres norcoreanas estaban conviviendo hasta que por un control sorpresa tuvieron que ser separadas, muchas corrieron pero 12 de ellas no tuvieron tanta suerte y fueron detenidas. Algunas eran madres con niños que eran menores de edad. Y en otra ciudad fronteriza también hubo un caso similar con la detención de una decena de mujeres norcoreanas. Varios años después, en la actualidad, nadie sabe que ha sido de aquellas mujeres. Si aún están vivas. Si están con sus familias. ¿Y sus esposos chinos? Tampoco se sabe nada de ellos. 

13 jun. 2011

Los desplazados (Parte 6: Algunos casos de las mujeres)


 Una mujer norcoreana llegó a China hace seis meses pero aún no ha podido salir de su residencia clandestina. Vive cada momento de su nueva vida en la sombra. Ella es de la ciudad de Chongjin y estaba trabajando para aquellas personas que intentaban contactar con sus familiares de Corea del Sur, una actividad declarada ilegal en Corea del Norte. Pero fue descubierta por el régimen y tuvo que salir obligatoriamente del país para salvar su vida. Dice que sus hijos y su esposo aún están ahí y que algunas veces cruza la frontera para verse a escondidas. En la actualidad, está preparando su viaje a Corea del Sur. 

 Una abuela estaba siendo ayudada por de una persona surcoreana y ahora está recibiendo ayuda por algunas iglesias evangélicas surcoreanas de forma clandestina y secreta y gracias a ella, puede sobrevivir día a día. Sus vecinos han intentado cruzar la frontera entre Corea del Norte y Corea del Sur, pero la suerte no ha estado en su parte. Fueron detenidos y llevados al campo de concentración. La abuela ya no tiene compañía con quien hablar y expresar sus sentimientos y temores diarios. 

 Una mujer de unos treinta años ha intentado eludir el control de los soldados norcoreanos cruzando la frontera por las montañas pero no ha podido encontrar el camino y tuvo que volver a su lugar de origen. Pero espera que su sueño de cruzar la frontera se haga realidad algún día. Una mujer de unos cincuenta años siempre ha querido cruzar la frontera entre Corea del Norte y China pero aún no se ha atrevido por miedo a que la descubran. Actualmente está trabajando en el mercado de su ciudad pero sus beneficios por las ventas diarias no son esperadas y apenas dan para comer. 

11 jun. 2011

Los desplazados (Parte 5: Niños separados)



 Cuando sus padres han tenido que huir de Corea del Norte en busca de una oportunidad, los niños tenían que estar a cargo de sus vecinos o de sus abuelos. Cada día, aquellas caras inocentes asomaban por la ventana y miraban si aparecían las sombras de sus ascendientes. Preguntaban constantemente a sus abuelos:
 - ¿A dónde se fue papá y mamá?
 - ¿Cuando volverán a casa?
 Los abuelos no han podido decir nada. Por más que quisieran contar, ellos jamás entenderían porqué sus padres se fueron a China.
 - Tus padres volverán mañana. Te lo prometo. Pero no digas esto a tus amigos. Ellos no deben saber. Esto es un secreto entre tú y yo. ¿Entendido? Y cuando vengan los señores de las escopetas, tú escóndete dentro de este armario.
 El nieto y los abuelos se comprometieron. Los abuelos observan constantemente la ventana a ver si hay algunos soldados que huelen el miedo de la gente. Nadie debe saber que los padres de estos niños han dejado las tierras norcoreanas. En caso de ser descubiertos, los niños serán llevados a un campo de concentración de menores y serían maltratados física y psicológicamente.

 Hoy hace un día muy soleado y los niños quieren salir a jugar pero los abuelos han detectado la presencia de varios soldados y esconden a los niños rápidamente en el armario. 

8 jun. 2011

Los desplazados (Parte 4: El dilema)


 En los años posteriores del siglo XXI, con el tremendo incremento de las muertes por enfermedades que son fácilmente evitables en otros países y por la hambruna que mató directamente a cientos de miles de personas en todo el territorio norcoreano, hizo que el ritmo del escape masivo de los norcoreanos a China y a Corea del Sur se redujera. También se debe al factor de la ayuda urgente por parte de la comunidad internacional a la gente norcoreana que redujera el número de personas que cruzaban ambas fronteras. Pero, ¿sólo eran estos motivos para que los futuros desplazadas retrocedan su marcha?

 Un desplazado norcoreano, una vez llegado a China y después, deambulando meses por las ciudades fronterizas y por aquellas montañas extensas, supo que para él no existía ningún derecho ya que no tenía a su disposición una documentación que le identifica como el pasaporte. La mayoría de los norcoreanos no disponen de pasaporte ya que el régimen no lo facilita a su población. Además no podía pedir asilo político al gobierno chino por la extrema rigidez de la burocracia del país. Entonces el desplazado norcoreano tiene dos opciones: regresar otra vez a Corea del Norte, recorrer el territorio e intentar cruzar la frontera entre las dos Coreas o seguir escondido por inmensas tierras chinas. Miles de desplazados cada día debaten que procedimiento tomar. El dilema está entre la muerte y la supervivencia. 

5 jun. 2011

Los desplazados (Parte 3: Posible destino)


 El número de los desplazados norcoreanos que no querían caer en el pozo de la muerte más cruel y para que sus identidades no sean olvidadas aumentó grandemente durante los años 1997 y 1998. En varios estudios que se hizo sobre "la situación de los refugiados norcoreanos y sus derechos", analizado en más de 2.400 de los pueblos alrededor de la frontera entre China y Corea del Norte, se dio la estimación de los números de los desplazados entre 200 mil y 300 mil personas. 

 Casi el 75% de los refugiados son mujeres. Ellas tienen más riesgo de caer en la red de la prostitución y de la venta de órganos de manera ilegal, mientras los hombres tienen más riesgo de ser víctima de la discriminación laboral sólo por tener la nacionalidad North Korea y de la violencia gratuita. Una vez llegados a China los norcoreanos, que no disponen de documentación requerida y obligatoria para residir legalmente en China, son amenazados constantemente por las autoridades chinas o por las habitantes chinos de ser devueltos a Corea del Norte. 

 Así que muchos se refugian en una de aquellas inmensas montañas chinas y evitan bajar a las ciudades o a los pueblos para que no sean descubiertos y devueltos a Corea del Norte ya que su devolución sería la inminente tortura (o "reeducación inflexible") y ejecución por parte de las autoridades norcoreanas por "traición a su propia nación". Esto no sólo afecta a la víctima sino también a sus familiares más indirectos. Actualmente, en los campos de concentración, miles de familias de aspectos candorosos trabajan con sus cuerpos frágiles viendo cada momento el cielo cubierto de nubes tóxicas. 

4 jun. 2011

Los desplazados (Parte 2: ¿El paraíso?)


 Los habitantes norcoreanos piensan que China es un país lleno de estupefacciones y donde sus preocupaciones son escuchadas y solucionadas. Y así, cada año, miles de norcoreanos cruzan la frontera poniendo en riesgo su vida y la de sus familias. Una vez llegada al territorio chino descubren que aquel paraíso propagandístico que hizo el régimen norcoreano y sus amistades más cercanos resulta ser falso. Saben con la convivencia y con el testimonio de miles de desplazados norcoreanos que no es un lugar que habían imaginado. 

 Para ellos, al ver morir a sus hijos, sus nietos, sus abuelos, sus hermanos, sus cónyuges, China era la única opción para poner estabilidad en sus vidas. Pero una vez llegado, sus conceptos de estabilidad se borran completamente pero algunos no plantean vivir ahí. Sólo viajan en un corto plazo para conseguir comida suficiente y medicamentos que no existen en Corea del Norte para luego volver. Pero una vez llegado a China, una persona norcoreana tiene el máximo riesgo de caer en la red de las mafias de la prostitución, de violencia y discriminación. Son pocos los individuos quienes estrechan sus manos a los recién llegados, pero en la mayoría de los casos estas personas inofensivas se convierten en la víctima perfecta de los comerciantes y de las mafias locales. No se sabe que habrá sido de aquellos miles de desplazados. Nadie sabe noticia alguna de aquellas personas. Su presencia sólo se puede ver en escasos imágenes. O ni siquiera eso. 

3 jun. 2011

Los desplazados (Parte 1: El origen)


 Cuando el reparto de alimentos fue suspendido por la grave crisis económica interna, muchos de los habitantes han tenido que vender pertenencias como sus recuerdos más personales y familiares para no morir de hambre. Incluso tenían que comer pastos marrones secos para que sus estómagos no sintieran dolores constantes por consecuencia del hambre. La tasa de desempleo aumentaba año tras año y en las ciudades estaban llenos de jóvenes y no jóvenes en busca de una oportunidad cada día. Por la carencia de esas oportunidades muchos han decidido abandonar el país y cruzar las fronteras: por China o por Corea del Sur. 

 Muchas familias han tenido que separarse y la mayoría no han podido reencontrarse. Muchos han cruzado las fronteras esquivando los férreos controles del régimen norcoreano nadando el río Tumen o corriendo sin parar hasta llegar a su destino desconocido. Muchos han sido detenidos sólo por ser familiares de los desplazados que han cruzado la frontera de forma ilegal. Estos familiares están encerrados en campos de concentración trabajando en condiciones inimaginables durante interminables horas diariamente por formar parte de los que "traicionan gravemente a nuestra nación". En aquellas fronteras hay miles de historias de gente que merecen ser escuchadas.