31 jul. 2011

El lado izquierdo, el lado derecho


 Si vemos esta imagen parece que la serenidad y la frescura abundan en los pastos y que el agua del río parece navegar con su ritmo habitual hasta llegar al Mar del Este. Esta imagen parece una de aquellas zonas donde el ser humano todavía no ha pisado aún. Pero he mirado fijamente esta imagen y me he equivocado. Resulta que el lado izquierdo es el territorio chino y la parte derecha es el territorio norcoreano. Parece que por las mañanas los soldados aún no se han despertado después de un largo trabajo vigilando por las noches. Son por las noches donde varias cabezas se asoman para burlar a ambos soldados y cruzar el río.  

 Los que escapan están inmersos en la concentración ya que su desorientación puede costar sus vidas suyas. Miran todos los rincones del río. Arriba. Abajo. Izquierda. Derecha. Cualquier objeto moviendo puede ser un peligro constante. Un pequeño aullido de un animal salvaje o un pequeño grito de un pájaro puede ser el peor enemigo de los desertores. Los que escapan repiten constantemente: "Sólo tengo que cruzar ese río y ya estoy en el paraíso". Han de cruzar en silencio y siempre agachados para que no les descubran. En invierno, el río se congela completamente y el cruce suele ser más asequible pero también hay serios riesgos de que el hielo se rompa y que sufra de hipotermia. Una mala pisada puede dar un pasaje directo al infierno blancozul. Si no se rompe, emancipación lograda del poder absorbente. 

30 jul. 2011

10 metros, millones de lamentaciones


 Detrás del río Tumen, con apenas diez metros de anchura, se esconden millones de historias de fracasos y de algunos éxitos. Para muchos, este río sigue siendo un hilo de esperanza para escapar de la libertad y del hambre perenne. A veces, los norcoreanos dicen que el río Tumen está constituido por millones de lágrimas de sus paisanos, un río que ellos tuvieron que cruzar con sus familiares y sus amigos en busca de un trozo de pan, un río donde resultó que al final eras el único superviviente después de una larga travesía lleno de sufrimiento y agonía y que de pronto, tus compañeros de viaje desparecieron en el camino. 

 Muchos siguen cruzando este río, sea verano o invierno, y siempre por la madrugada donde los soldados vigilan con menos control. Es muy raro encontrar a un norcoreano que no sepa estrategias para cruzar esta frontera que aún en algunas partes no están construido aquellos temerosos alambres de espinos metálicos redondeados. Aquí corre también el factor suerte. Algunos, niños inclusive, ya se han convertidos en auténticos entendidos de cruzar esta frontera porque lo han hecho en numerosas ocasiones, mientras que otros no han tenido esa misma suerte, lo intentaron pero fueron asesinados en el acto o capturados hasta no saber nada de sus existencias. 

27 jul. 2011

Uso de ordenadores


 Aunque el uso de ordenadores es accesible sólo a la minoría de la población norcoreana, esta minoría conoce todos los aspectos de un ordenador y domina el uso de los diversos sistemas operativos y programas informáticos e incluso, por órdenes del régimen, crean propios programas. Pero para ellos es amigable usar sistemas operativos como Windows 98 o Windows XP ya que el diseño y su manejo es mucho más sencillo que sus propios inventos. Y para la redacción de algunos documentos e informes, los trabajadores de la administración central utilizan el Microsoft Word que el "Changdeok", un programa de procesador de textos que se creó para hacer frente a los programas de origen "imperialista". 

 Pero este procesador de textos nacional tiene una calidad desvalorada por parte de los propios trabajadores y su manejo es mucho más difícil que los productos Microsoft. "Changdeok" podría ser utilizado por miles de personas si se fomentara el uso de los ordenadores en toda la población y por el factor lingüístico ya que este programa está disponible sólo en coreano y es más asequible para los norcoreanos. Pero el problema está que el régimen vigila constantemente el uso de los ordenadores ya que su empleo también conllevaría más libertad de expresión o de imprenta, algo que haría temblar a los mandatarios actuales. Además de esto, los trabajadores de la administración también utilizan y muestran satisfacción con los programas como Excel o PowerPoint por su manejo simple. 

 Nota: Para introducir caracteres coreanos en Microsoft Word, el empleador debe instalar un programa llamado "Dangun" para su correcto funcionamiento.

24 jul. 2011

Pequeñas brisas del digitalismo


 Aunque pensaban que ellos eran capaces de sobrevivir sin el "digitalismo", tuvieron que rectificar sus declaraciones y acabaron introduciendo y fomentando de manera moderada al país el uso de los ordenadores y de los programas informáticos, pero parece ser que sólo la clase más alta y minoritaria del país es la principal beneficiaria mientras que la población no han mirado hasta ahora ni un sólo ordenador. Sólo los funcionarios del régimen para su uso administrativo o los pertenecientes de la clase más alta tienen acceso a las nuevas tecnologías. 

 Al no estar acostumbrado a estas brisas del digitalismo, el régimen no ha sido inteligente en la adaptación adecuada del mundo de la tecnología. Como ejemplo reciente, el régimen encargó miles de ordenadores desde Japón. Pero al carecer de personal adecuado y al estar las instrucciones de uso en japonés, muchos ordenadores no han tenido la oportunidad de lucirse ante miles de norcoreanos y han sido abandonados en un rincón de un almacén. Las pérdidas económicas han sido enormes y desde aquel entonces tuvieron que crear medidas urgentes para formar parte del mundo donde el conocimiento se comparte y se debate. 

 Nota: La población norcoreana desconoce de la inútil gestión del régimen como el suceso mencionado anteriormente y muchos siguen anclados en la desinformación. 

22 jul. 2011

La asistenta del hogar y el conductor


 La mayoría de los hombres ricos disponen de empleadas del hogar en sus casas. Si eres más rico, más asistentas del hogar pueden formar parte de tu vida diaria. Pero lo curioso es que estos hombres, que algún tiempo fueron los responsables principales de la economía familiar, han ido poco a poco separando de sus cónyuges y de sus descendientes por razones personales mediante la separación o el divorcio y pertenecen actualmente en aquella minoría de población "solitaria". Para ellos, la única parte de consolar sus heridas morales más profundas es contando con la presencia de las asistentas del hogar, y en ocasiones suelen tener largas conversaciones pero manteniendo siempre esa distancia de jefe-trabajadora, ya que para ellos sería el único medio para combatir la soledad. 

 Estos hombres, además de disponer de asistentas del hogar, también contratan a conductores para que se hagan cargo de sus vehículos privados. Los conductores, además de saber llevar el vehículo, también tienen que ser capaces de arreglarlo y vigilarlo para que el automóvil no sea robado. Estos hombres ricos norcoreanos, que durante muchos años han sido las víctimas más convenientes de la soledad, también establecen una conversación de temas como la familia o la naturaleza con sus conductores. Hablan excepto de la política, especialmente de la gestión del régimen. Aunque la relación entre los "jefes" y los "trabajadores" sean bondadosas, hay temas que no deben ser charladas para no poner en riesgo sus vidas. 

20 jul. 2011

El dinero y la clase política


 Formas parte de un pequeño grupo de la sociedad norcoreana donde los caprichos más innecesarios están rodeados de ti y de tu entorno. No haces falta que salgas por la madrugada a ver si tus cultivos han madurado para que se pueda vender en el mercado local hasta que llegas agotado a casa. No haces falta pedir un poco de arroz o maíz en el reparto diario que ahora está a punto de extinguir por la crisis alimentaria que azota todo el país hace años. No haces falta que estés trabajando todo el día en la mina con tus compañeros tragando cantidades incontables de humo hasta que te desmayas y no puedes trabajar más.

 Formas parte de ese pequeño grupo donde tus padres ocuparon un puesto importante (y primordial) en la clase política norcoreana. Formas parte de aquella clase donde el poder y el dinero se mueven constantemente por vuestras cabezas y que vuestras decisiones egoístas y contradictorias pueden matar a cientos de miles de personas. Formas parte de aquella clase donde has gritado todos los días “¡Viva el socialismo y el reparto común!” pero que poco a poco has olvidado vuestra propia idea y sólo has generado beneficios para ti y para tu entorno más cercano. Formas parte de aquella clase miserable que caerá al precipicio por culpa de vuestros caprichos y por la indignación de vuestros propios habitantes hacia vosotros. 

19 jul. 2011

Leer tiene un precio


 Si quieres prestar un libro en la biblioteca de tu barrio, tienes la obligación de pagar una pequeña cantidad de dinero. Pero existen aquellas personas que prefieren no pagar y hojean para absorber de manera fugaz todo el conocimiento que transmite un libro repitiéndolo vocalmente en varias ocasiones. En todas las bibliotecas de Corea del Norte, ver un libro prestado tiene un coste de cinco wons y llevarlo a casa se estima más de cinco wons. Parece ser que el hábito de la lectura, aquel momento donde uno entra en un mundo menos monótono por un instante, tiene un elevado coste.

 En cada biblioteca existen aquellos grupos de señoras que pasan el día leyendo novelas. Pero para no pagar el coste del préstamo, ofrecen a los bibliotecarios una pequeña cantidad de comida preparada hechas por ellas mismas. Los “trabajadores del libro”, en vez de exigir dinero, aceptan comida sin decir nada en absoluto para evitar problemas mayores. Algunos incluso agradecen de la comida y lo guardan para dárselo posteriormente a sus familiares. 

15 jul. 2011

Algunas hostilidades


 Entre los habitantes de la provincia de Hwanghe se comentan que la calidad de los productos "Made in China" tiene una calidad muy inferior a la surcoreana. Algunos comerciantes que van y vienen ambos territorios comentan a sus vecinos y a sus amigos que los productos textiles y los productos tecnológicos elaborados en Corea del Sur tardan mucho más años en romperse o ser desprendidos. Los que escuchan cuidadosamente estos comentarios se quedan boquiabiertos y sienten curiosidad que incluso llegan a estar obsesionados. 

 También entre los habitantes se comentan que China ya no era aquel país que ayudaba cada vez que Corea del Norte estaba en una situación de emergencia. Por ejemplo, la primavera era la estación ideal para que China pudiera aportar abono para la mejora de la agricultura pero por parte de las autoridades chinas esas llegadas de productos agrícolas suelen tardarse y llegan en verano. Muchos creen que en las decisiones por parte de las administraciones chinas se entremezclan travesura y cierta discriminación y xenofobia hacia los norcoreanos. Muchos han dejado en confiar en China y buscan alternativas pero parece que la solución para aquella búsqueda pueda ser perpetua. 

12 jul. 2011

El fideo curvo


 Aunque el régimen norcoreano controla y aparta estrictamente los productos que pongan "Elaborado en Corea del Sur", los fideos instantáneos de aquel país se venden en grandes cantidades. En la ciudad de Haeju, una de las ciudades más próximas con el de Corea del Sur, cientos de vendedores se agolpan para ser los primeros en llevar estos ramens de gran calidad y por su característico sabor picante. Después de lograr grandes ventas en países como China, Hong Kong, Japón o Estados Unidos, finalmente han conseguido romper barreras y llegar al territorio norcoreano. 

 En los mercados de la ciudad de Sariwon existe numerosos productos surcoreanos que llenan cada día de clientes curiosos de las fabricaciones de sus vecinos y otros deciden comprarlo sin pensar dos veces. Los norcoreanos destacan principalmente de estos productos la calidad y valoran más que los productos chinos que han convertido en mercancías estrellas de obsolescencia programada. Además de productos alimenticios, existen también vestimentas adecuadas para todo tipo de personas: desde niños hasta adultos que buscan variedad y diseño. Se han dicho que en el año 2004 no había expropiación de productos surcoreanos y así evitar el "contrabando". 

 Nota: El conocido "ramen" coreano tiene un nombre diferente en Corea del Norte. Son llamados como los fideos "koburang", que significa fideo curvo. 

11 jul. 2011

Venta de hongos


 Estos hongos son considerados como los productos alimenticios más valiosos en Corea del Norte, Corea del Sur, China y Japón. Estos hongos no crecen en cualquier sitio y existen personas que sólo se dedican a buscar estos hongos para ganarse la vida. También cabe añadir que estos hongos tienen propiedades fortalecedoras para el sistema inmunológico y es uno de los productos más utilizados en la medicina oriental. Esto hace que el valor económico de estos hongos sea cada vez más elevado. Por ejemplo, en Corea del Sur, este producto se vende a 220.000 wons (surcoreanos) por cada kilogramo.

 En Corea del Norte, la explotación y la venta ilegal de estos hongos se están expandiendo cada vez más. Muchos valerosos llevan días sin llegar a sus casas por intentar conseguir estos tesoros alimenticios que podrían cambiar sus vidas para siempre. Pero la escasa experiencia y la ilusión prematura hacen que el primer encuentro de estos valientes sea con el descalabro y no con los hongos. Algunos, desilusionados con su fracaso, ya no quieren oír más de la palabra "hongo". Otros siguen intentando hasta que, con suerte, consiguen encontrar uno.

 Nota: El objetivo de los vendedores es introducir estos hongos al mercado chino de manera ilegal, pero tanto el régimen central como las autoridades chinas han puesto un fuerte control a estos intercambios irregulares. 

9 jul. 2011

El delincuente rico y el delincuente pobre


 El soborno pretende ser una actividad corriente en todos los rincones del país. Si el soborno es habitual en la frontera entre China y Corea del Norte, también lo es en las cárceles. Desde que la moneda y los billetes dieron sus primeros pasos en el territorio, la economía norcoreana cayó al precipicio sin poder recuperarse hasta ahora debido a su incorrecta utilización y por la mala gestión del régimen. Aún existen personas que no saben en su totalidad como se hace una compra y abogan por el intercambio de productos. La moneda está totalmente controlada por el régimen y es accesible sólo a gente que tiene conocimientos en el ámbito financiero. 

 Esto hace que si has cometido un delito, sea leve o grave, pero que si formas parte de aquella minoría que maneja la moneda con mano de hierro, tienes toda la posibilidad de que seas libre en cuestión de horas. El juicio te sonará utópico y en poco tiempo, estarás en tu casa realizando tus actividades cotidianas. Has oído que tu mejor amigo de la infancia, que vende tallarines en un rincón de mercado local, fue detenido por robar un libro para su hijo mayor. Muy probablemente será torturado hasta que algunos de sus órganos dejen de funcionar y que luego estará en la cárcel varios años sin poder estar en comunicación con su familia. 

7 jul. 2011

Salir de la cruda realidad


 A la gente ya no le importa si la pronta y posible guerra gane Corea del Norte, Corea del Sur, Estados Unidos o China. Se comentan silenciosa pero directamente que ellos sólo quieren salir de esta realidad melancólica y gris donde todos expresan endeblez en sus rostros. Además se surgen comentarios como: "Este país caerá al precipicio muy pronto", "Este régimen está apunto de ser devorado por otros países por su mala política con sus habitantes", "Yo ya no quiero vivir así", etc. 

 La desigualdad social se ha extendido demasiado y generó una brecha trascendental entre las minorías ricas y la mayoría pobre, concepto que los defensores del régimen niegan con total firmeza. La gente cree que la política de Corea del Norte es un sedimento y recuerdan de vez en cuando aquellos tiempos donde no había diferencia alguna entre los que viven bien y los que viven mal. Muchos han oído de la espectacular crecimiento económico surcoreano en los años 70 y en los 80 y aquel concepto ilusionante "con el dinero se puede hacer todo, uno puede ser feliz" ha piso fuerte en la sociedad norcoreana y, en cierto modo, algunos miran con desafío al mismísimo régimen actual. 

4 jul. 2011

La esperanza de cada día


 Aunque el régimen trate de imponer la censura con todos los medios, cualquier información sobre la realidad de Corea del Norte por parte del exterior llega de algún modo rompiendo así la reconocida hermeticidad del país. Con esa información, la indignación crece a diario entre la población norcoreana y se comentan entre ellos, que la duración del régimen será muy corta. Hasta el año 2003, los norcoreanos se esperanzaban con la mejora de sus cultivos pero al año siguiente, el precio de los alimentos se disparó que muchos siguen ahogados con aquella subida. La decepción de los habitantes crece con el régimen pero sus opiniones no pueden ir más allá de sus gargantas.

 "El próximo año seguro que mejoramos el país", "Ten esperanza en el futuro más próximo", eran frases tranquilizantes del régimen que poco a poco perdieron credibilidad entre la población con la subida espectacular del precio del arroz y la duda y la confusión dominaba la sociedad norcoreana actual. Especialmente, desde el año 2005, cuando la ayuda internacional ha parado indefinidamente, el régimen tuvo que informar a su gente que el arroz iba a subir el doble del precio ya subido. Unos ya no saben que hacer, otros cierran los ojos y creen que esto es sólo una pesadilla pasajera y que aquella esperanza anunciada por el régimen esté a punto de llegar. 

3 jul. 2011

El hambriento y el loco


 La infancia y la ancianidad son dos generaciones más discriminadas por la sociedad norcoreana actual y son los que más posibilidades tienen de morir por la inanición. Son tratados como la escoria de la clase social y son denominados por el propio régimen como inútiles. El respeto hacia las personas de avanzada edad se ha perdido hasta ver su pronta desaparición y la juventud norcoreana poco a poco se atreve a jugar con la crueldad más extrema con la generación que le ha dado la vida y la educación. Es imprescindible por parte de la comunidad internacional ver la grave situación de los niños y de los ancianos en Corea del Norte. 

 La incoherencia llega hasta su punto más elevado cuando vemos que los comerciantes ven a la gente que recibe la distribución de los alimentos (un acto que se está reduciendo por falta de "fondos") y contribución económica del régimen. Creen que no son capaces de levantarse por ellos mismos y enfrentar en casos extremos, y que son unos haraganes por naturaleza. Llaman a ellos como "paciente del código 49", es decir, un enfermo mental. La brecha de la discriminación se ha polarizado a lo más extremo que las personas ya no tienen esa confianza básica de todo ser humano. 

2 jul. 2011

El "mojori"


 Los norcoreanos consideran como "mojoris" a hambrientos, vendedores con seria falta de vocación en sus trabajos y a la gente que no tiene "competitividad" en las labores cotidianas. Este término se expandió con más fuerza cuando el régimen no daba ningún tipo de ayuda a sus habitantes y con el aumento de las personas que vivían en la extrema pobreza que azota hasta la actualidad, cientos de miles de personas tenían que sobrevivir por ellos mismos de algún modo. Consideran ignorante e inútil a la gente que no piensa y que no sabe que hacer en situaciones de emergencia. La teoría estrella de los habitantes norcoreanos es "sobrevive el que más fuerza e inteligencia tiene". 

 Consideran que la gente que no utiliza la cabeza debe ser apartado en el mundo de la competitividad. Esto ha dado resultados como el aumento vertiginoso de la delincuencia (robo o estafa) para formar parte en una clase social totalmente distorsionada y mal elaborada. Cualquier tipo de acto vale para sobrevivir en la sociedad norcoreana y el desastre sigue creciendo a diario. La palabra "mojori" se ha convertido en un símbolo de abucheo colectivo por la mayoría de esta sociedad. 

 Entre los habitantes se dicen que si una persona o un familiar suyo ha muerto de hambre, esa persona fallecida no ha muerto de hambre sino "Ha muerto por ser un "mojori", si fuera inteligente no habría muerto". Y mienten a sus vecinos que la persona ha muerto de una grave enfermedad. Morir de hambre se ha convertido en una muerte vergonzosa y apocada. La sociedad norcoreana se ha convertido en aquella sociedad expuesta al peligro, donde desaparece de manera rápida la comprensión y la solidaridad básica entre ellos. Sus almas principiantes de "buenas samaritanos" se han apaciguado con los años de maltrato visual del régimen.