29 jul. 2012

La locomotora humana Shin


 La mala suerte perseguía a Shin Keum Dan desde sus inicios de la carrera deportiva pese a su brillantez y técnica intachable. Durante los años sesenta, esta atleta consiguió de forma no oficial a registrar marcas mundiales en la carrera de 200 metros, 400 metros y 800 metros lisos en diversos campeonatos considerados como no oficiales por la Federación Internacional de Atletismo y el Comité Olímpico Internacional en aquella época. Al haber tensión política y Corea del Norte no era oficialmente invitada en eventos internacionales, Shin tuvo que correr en acontecimientos donde sí que estaba permitida para los norcoreanos y una de ellas fue los GANEFO (traducido como los Juegos de Nuevas Fuerzas Emergentes). En aquella competición fue la primera deportista asiática en registrar unos récords mundiales pero que por su condición, sus registros jamás fueron recordados e inscritos de forma oficial.

 Estaba previsto en participar en los Juegos Olímpicos de Tokio y era una de las personas que podía haber sorprendido al mundo con sus carreras pero fue vetada por el Comité Olímpico Internacional por participar en los GANEFO. En consecuencia, la delegación norcoreana anunció el boicot a estos Juegos y retiró a todas sus atletas junto a China e Indonesia, también partidarios de los GANEFO. Meses después siguió registrando récords mundiales en los Juegos Nacionales de Corea del Norte. Para destacar, su marca de 800 metros en estos juegos era incluso más rápida que el registro de la campeona olímpica en Tokio de la misma modalidad. Fue condecorada con los mejores honores en su país y posteriormente fue entrenadora para las promesas norcoreanas en el atletismo.

 Sus palmares fue objetivo de los fisgones y por un tiempo, se dudó sobre su sexualidad porque su rostro parecía mucho al de un hombre. La otra página triste de su vida fue el breve encuentro con su padre, que al saber que su hija iba a Tokio voló directamente a la ciudad para verla. Fue un encuentro corto de diez minutos después de 13 años separados. Durante esa reunión de pocos minutos lloraron y abrazaron porque se trataba de la primera y la última vez que se podían ver (su padre murió en 1983). Fue una heroína en su país, pese a ser una víctima de pertenecer a un país de desacuerdos políticos, pero también fue una de aquellas miles de mujeres que tuvo que separarse y tuvo que tocar la gloria sin que su brillante trayectoria estuviera en el cofre de historias deportivas más respetadas como el de Paavo Nurmi o de Emil Zatopek.

 En esta foto, se puede ver a Shin a punto de reunir con su padre en Japón después de 13 años

 Nota 1: Los GANEFO fue la alternativa a los Juegos Olímpicos secundado por los países que fueron vetados por el COI. El Comité consideró que estos Juegos estaban politizados y no aprobó la participación de los países participantes en los GANEFO a los Juegos Olímpicos. En 1963, en su primer Juego GANEFO, participaron 51 países, entre ellos Corea del Norte. 
 Nota 2: Varios récords mundiales salieron en los Juegos GANEFO, como las de Shin. 

27 jul. 2012

No uses la cámara


 Una afición tan extendida en nuestro tiempo como la fotografía parece ser uno de los peores adversarios del régimen norcoreano. Sacar un instante para luego rememorar con los amigos o con los familiares es un pasatiempo vetado. El régimen anunció: "Todos los que lleven estos aparatos de fotografía serán interrogados por los guardias de seguridad porque hay una presunción de espionaje". Sucedió recientemente una noticia que un ciudadano que iba de paseo con la familia y al intentar sacar una foto de recuerdo, fue inmediatamente detenido y acusado, sin ninguna prueba, de espionaje sin saber hasta ahora de su existencia. Y su cámara digital fue confiscada de inmediato.

 Poseer una cámara de fotos o un apartado de radio es obstruir a la justicia y por consiguiente, deshonrar las palabras del líder. Sin embargo, los altos cargos y los pelotilleros más cercanos de los Kim han obtenido un "permiso" extraordinario para su uso. Son libres de comprar cámaras digitales japonesas de altísima calidad y posar sin ningún inconveniente en las plazas más notorias de la capital de Corea del Norte. El recreo de la imagen está prohibido por ley. Muchos preguntan: "Entonces, ¿como contamos nuestras historias a nuestros hijos y a nuestros nietos? ¿Mediante señas? Esta ley me parece absurda. ¿Ellos (los altos cargos) si que pueden tener cámaras y nosotros no?". 


 Pero han oído demasiadas veces las consecuencias que supone infringir las leyes. Les toca elegir: formar parte de la vida inamovible que habían vivido hasta ahora y obedecer al régimen o reaccionar ante las normas disparatadas que impone el régimen y acabar siendo desdichado en alguna prisión sin saber la fecha de salida de aquel sitio. 

23 jul. 2012

La historia de Seúl 88


  Una aguda voz anunciaba: "¡Seúl, Corea!. Fue el día 30 de septiembre del 1981 en Baden Baden (Alemania) cuando los coreanos estaban estupefactos de la noticia de que ellos también podían organizar un evento tan importante como los Juegos Olímpicos. Era el momento perfecto para demostrar al mundo la pronta pero audaz recuperación económica de Corea del Sur que décadas antes nadie apostaba por su crecimiento. El mundo aún seguía separado por el bloque comunista liderada por la Unión Soviética y en el otro bloque, por Estados Unidos. La tensión de ambos países llegaban incluso en los eventos deportivos como los Juegos Olímpicos que durante los años ochenta los boicots eran unos actos tan habituales. En Moscú 1980, la mayoría de los países del bloque occidental faltaban a aquel evento mientras que en Los Ángeles 1984, la URSS y sus aliados evitaron aquella participación.

 El Comité Olímpico Internacional intentó que este evento sea la oportunidad de reconciliar ambas Coreas e invitaron a ambos Comités nacionales a negociar la partición de las sedes. En la reunión mantenida en Lausanne (Suiza) Corea del Norte quería que once de las 23 pruebas deportivas fueran celebrados en su territorio así como las ceremonias de inauguración y de clausura. Aunque hubo varias reuniones posteriores los acuerdos no fueron fructíferas y eso dio lugar a la no participación de Corea del Norte en las Olimpiadas de Seúl 1988. Su boicot fue apoyado por países como Cuba, Nicaragua, Etiopía, Albania y Seychelles pero por no ser castigado con las sanciones del COI pusieron el cartel de "ausente" y evitaron su participación.

 Nadie duda a estos Juegos como uno de los eventos más laureados de la historia olímpica pero la probable participación norcoreana en los Juegos de Seúl pudo haber sorprendido gratamente a los amantes del deporte y a los estudiosos de la materia. La participación de ambos bloques para olvidar durante 16 días de celebración sus enfrentamientos continuos y apoyar el espíritu olímpico probablemente habría sido el punto de partida para poner fin a la perdurada Guerra Fría.

 Nota: La canción oficial de los Juegos Olímpicos de Seúl 88, llamado "Hand in Hand" habrá sido el adecuado himno que da lugar a la concordia entre las naciones. Aquí os dejo el vídeo:


19 jul. 2012

Pienso en desaparecerme pero no puedo


 Primer trago. Segundo trago. Tercer trago...hasta el décimo. La señora lloraba mudamente y decía: "Ustedes no saben la cantidad de veces que he pensado en morirme y acabar con este sufrimiento. Pero luego digo, ¿y las chiquillas? Quería ver a la primogénita lucirse un buen vestido para el día de su boda. Ya tiene edad pero nadie querrá tener a mis hijas como esposas porque somos demasiados pobres". Las preocupaciones no paraban de desvanecer a la mujer cuya hija pequeña estaba muy débil y al no poder aguantar la estrés se refugiaba en aquella fruición aparentemente agraciada llamado alcohol.

 El bar se ha convertido en su particular confesionario nocturno. No era un sitio que frecuentaba durante su tiempo libre pero era el único lugar donde se desahogaba y contaba a sí misma de lo infeliz que era. Era la primera vez que saboreaba el alcohol y al principio pensaba: "¿Con esto la gente pasa al mundo feliz?". Barajaba en escapar a China pero oyó que muchos morían en sus intentos y no quería poner en riesgo a sus hijas. Dice que se ha convertido en una de muchas personas atrapadas en un destino estático. Pensaba en mejorar su futuro pero ahora sólo le tocará pasar ese relevo a sus hijas. "Espero que ellas tengan mejores opciones en la vida que yo. No quiero que sean unas desgraciadas". 


 Mira cansada pero fijamente a su pequeño vaso de diminuto tiempo de gloria. Trata de olvidar sus decepciones diarias con tragos y lágrimas discretas. "Perdone señora, pero tenemos que cerrar. Vuelva mañana, por favor". Toca caminar hasta su casa que está situada en la otra punta de la ciudad. "¿Mañana? Otro día normal. A mirar a mis hijitas, salir al mercado y empezar a gritar para ganar unas monedas". "Usted no debería beber tanto. Piense en sus hijas". "Esperemos que no. Es una cosa que estoy empezando y espero no tener un final nefasto por culpa del alcohol". 

11 jul. 2012

No lo tire por favor, déme eso a mí


 Era la primera vez que el niño Min-ho veía un billete chino. Un billete de un yuan con la fotografía de un Mao Zedong formal. Después de darle las gracias a una forastera, se fue inmediatamente a comprar un poquito de maíz para hacer un caldo a su madre, enferma de neumonía. Con lo que sobró del caldo, amasó hasta que se hizo pastoso, lo masticó y se lo tragó para no sentir el hambre. La debilidad era inevitable pero Min-ho no quería caer en la trampa del sueño. Una vez alguien le dijo: "Si tienes hambre y tienes sueño, jamás podrás despertar. Puedes enfermarte y hacerte daño. Así que intenta estar lo más despierto posible". Pensaba: "No tengo que dormir. Aún es de día. No tengo que dormir". 


 Ayer durmió con sus amigos "niños de la flor" en las escaleras de un apartamento. Eran estrechas y un pequeño movimiento le hacía chocar contra la pared. Al menos, aquel sitio era el refugio perfecto para estar durante el invierno. "Ahí no hay calefacción, pero hace mucho menos frío que en el exterior". "A veces se tiran grandes cantidades de comida en aquel edificio. Huesos con buen olor y cosas que aún se pueden comer". Si la señora quiere tirar, me arrodillo ante ella y digo que no lo tire, que me lo dé para compartir con los amigos. Dice que sólo en sueños come como un rey. "Durante dos noches seguidas. El mundo de los sueños es un mundo distinto...feliz". 


 Es de noche y Min-ho está preparado para otra aventura en su mundo de los sueños. Comida, mucha comida. Y mañana espera que algún forastero dé otro yuan para comprar algo de maíz y visitar a su madre para acariciar así su blanquecino rostro. 

8 jul. 2012

¡Periodistas, estáis rodeados!


 El tema Corea del Norte siempre ha atraído a periodistas y estudiosos académicos nacionales e internacionales y para elaborar su trabajo de investigación han pensado en desplazarse hasta la mismísima frontera donde miles de desertores que intentaban huir se topaban con estos informadores dispuestos a proyectar el mejor reportaje de sus vidas. Se han hecho unos documentales excelentes que trataban con prolijidad la ya descubierta pero aún desconocida historia de los que escapaban por no morir de hambre y de las enfermedades.

 La cantidad de reportajes emitidos sobre la oscura parte del régimen norcoreano le han dado un nuevo orden: enviar a los agentes secretos de Corea del Norte para capturar a los periodistas, especialmente de Estados Unidos o Corea del Sur. El régimen ya no toleraba que los periodistas pudieran hacer investigaciones que les dañaban la imagen ferozmente. El caso más conocido fue la tensión entre Estados Unidos y Corea del Norte para liberar a las reporteras de ascendencia coreana y china Laura Ling y Euna Lee. Estaban rodando un documental sobre la problemática del tráfico de las mujeres en la frontera y fueron detenidas hasta que el ex-presidente Bill Clinton tuvo que pedir perdón y traerlas de vuelta a Estados Unidos.

 Aunque la situación se complica cada vez más entre los periodistas fascinados en investigar lo cerrado y lo extraño como el norcoreano, cada cierto tiempo detalles del régimen norcoreano saldrán a la luz. Es admirable de estos periodistas que arriesgan sus vidas para intentar hacer su trabajo. Según el informe de la organización Reporteros sin fronteras, Corea del Norte se ha convertido en el peor país en hacer ejercer el periodismo libre y de garantizar la libertad de expresión.  

4 jul. 2012

Los niños reservas


 La tensión era inminente y era única manera de poder salvar el país era luchando contra los paisanos enemigos. Aquellos niños soldados, ya convertidos en ancianos, recuerdan aquel día que sin asignación alguna del ejército oficial, levantaron las escopetas para enfrentar en un territorio vibrante por el salvajismo de la guerra. "Te matarán si expresas el miedo, haz como que no estás asustado. Demuéstrales lo fuerte que eres". El trato a los niños reservas no era lo mismo que a los soldados oficiales designados por el gobierno. Se les consideraba como luchadores de segunda clase y en cada campamento, además de la vigilancia nocturna diaria, los trabajos domésticos corrían a cargo de ellos. Los estudiantes, aquellos jóvenes que se ilusionaban en aprender más cosas de la vida, no tenían más remedio que seguir el frenético ritmo de la contienda.

 29597. Es el número exacto de los jóvenes soldados que después de 62 años se han convertido en personas de pieles arrebujadas que presenciaron como sus amigos morían delante de sus ojos inofensivos. Nos cuentan que después de la guerra tuvieron problemas para aprender las lecciones de los libros. El complejo psicológico generado por la guerra les bloqueaba a estudiar y a tener una vida corriente. Muchos habían pensado que el trauma podía ser algo pasajero pero con el transcurso de los años, no paraban de tener efectos adversos y gritaban con lágrimas para que esto se curara. "Oh, que alguien me ayude por favor, estoy enfermo. Muy enfermo. No se que me está pasando". 


 Las historias particulares de los niños reservas están siendo cada vez más olvidadas en la sociedad coreana. Pequeños homenajes que se celebran anualmente no es suficiente para rememorar los grandes esfuerzos que hicieron para defender de los contrarios. Sus manos están siendo cada vez más delicadas que secan las lágrimas con mucho miramiento. "No pido nada de otro mundo. Sólo quiero que se recuerden de nosotros y que ustedes son libres ahora porque hemos luchado viendo como nuestros amigos perdían algo tan valioso como la vida. Necesitan escuchar nuestras historias. Cuando las escuchen comprenderán muchas cosas. Espero que ustedes jamás puedan llevar una arma o ir a una guerra". 



Nota: Además de los hombres, las mujeres, todas ellas jóvenes, tuvieron que ser partícipes en la Guerra de Corea. 


Ya son muchos los niños reservas, convertidos en ancianos, quienes recuerdan lo que pasó durante aquellos momentos. Apellidos como Kim, Park, Moon, Noh o Kwon están grabados en una roca que les hace un homenaje.