31 ene. 2012

Decretos a favor de la protección (Parte 8: Estados Unidos y Canadá)


 El decreto americano North Korean Human Right Act se empezó a gestionar por la administración gobernante en el año 2004 con una importante celeridad: la presentación de la ley se produjo en marzo, fue aprobado por la Cámara Baja estadounidense a finales de julio del mismo año, fue aprobado por la Cámara Alta a finales de septiembre y el proceso se culminó con la firma del presidente Bush en el decreto el día 18 de octubre. Siete meses fueron suficientes para Estados Unidos para asegurar la garantía conveniente de los derechos humanos y dar así, un pequeño salto de júbilo para los residentes norcoreanos en Estados Unidos. 

 El decreto habla de la garantía de estatus de refugiado de los ciudadanos de Corea del Norte en caso de llegar al territorio norteamericano, orientación y apoyo a todos los que son concedidos el estatus del refugiado y el derecho de igualdad ciudadana que se puede ejercer en la sociedad estadounidense. Además a partir del año 2005 se aprobó un presupuesto de veinticuatro millones de dólares anualmente para informar de la situación de los derechos humanos en Corea del Norte, dar un "empujón" económico a todos los norcoreanos recién llegados al país y el mantenimiento de la estación radio "Free Asia" y "Voice of America" para especificar la realidad de la sociedad norcoreana. Es ciertamente respetable la decisión del estado norteamericano en este aspecto ya que fueron intensamente criticados por las acciones de su política exterior y podía ser un modo de lavar su "imagen". Pero cabe recordar que este decreto también pudo haberse actuado rápidamente ya que la Administración Bush consideraba a Corea del Norte como países del "Eje del Mal", aunque se sacó de aquella expresión en octubre de 2008.

 Aunque Canadá no ha iniciado aún un proceso inicial de dicho decreto, se podría decir que es uno de los pocos países que abarca el tema de los derechos humanos en Corea del Norte con firmeza y que las reuniones y su posterior discusión entre los activistas y refugiados son numerosas y llevaderas en diversas ciudades del país. Aunque muchos son quienes quieren de alguna manera "olvidar" de manera perpetua su pasado monstruoso en su país de origen, pocos se atreven a dar la cara y contar sus historias. Mientras los disidentes del régimen exponen el problema de Corea de Norte de forma ocasional en el Parlamento canadiense, otros (incluso los propios canadienses) discuten con sus recién estrenados amigos norcoreanos activamente sobre el tema. La sociedad canadiense, de muchas maneras, ha demostrado ser una de esas pocas sociedades preocupados por causas que merece la pena batallar.

 Nota: Era sorprendente durante mi estancia en Canadá a ciudadanos canadienses poner interés en el tema de Corea del Norte y su situación. Alrededor de 200 norcoreanos viven en la ciudad de Toronto, la ciudad más grande del país. 

26 ene. 2012

Decretos a favor de la protección (Parte 7: Japón)

Imagen: Ministerio de Justicia japonés

 Japón fue el primer país asiático que mostró su preocupación por los asuntos de violaciones de los derechos humanos en Corea del Norte y de los secuestros constantes de sus ciudadanos cometidos por el régimen norcoreano. La elaboración de la ley número 96 puesta en la fecha de 23 de junio de 2006 fue un paso grande para proteger a sus ciudadanos y a los desertores norcoreanos que llegaron a Japón de forma clandestina. La ley consta de siete artículos que se divide en: propósito, responsabilidades del estado, responsabilidades de las administraciones locales, el incremento de los abusos de los derechos humanos en Corea del Norte, elaboración del informe anual, la inclusión del fortalecimiento de los vínculos internacionales y la imposición de medidas a Corea del Norte en caso de que la situación de las violaciones de los derechos humanos no muestran signos de mejoría. 

 En el artículo 1, se habla sobre la elaboración de la ley mediante de la adopción de las resoluciones de la Asamblea General de la ONU sobre la situación de los derechos humanos en Corea del Norte con el fin de resolver el asunto de los secuestros y otros asuntos de violaciones de los derechos fundamentales, profundizar la conciencia pública mediante la comunidad internacional y la promoción de dicho ley. 

 En el artículo 2, se habla sobre los constantes secuestros cometidos por el régimen norcoreano y que los culpables de estos actos serán juzgados mediante el derecho penal japonés. También con esta ley, garantiza la protección de los japoneses contra el atentado del derecho a la vida. 

 En el artículo 3, se especifica la cooperación del estado con las administraciones locales del país para denunciar la violación de los derechos humanos y que dicho acto llegue a la opinión pública. 

 En el artículo 4, se muestran su preocupación sobre los abusos de los derechos humanos de los norcoreanos y con esta ley trata de profundizar y analizar los actos cometidos por el régimen y denunciar ante los organismos internacionales. 

 En el artículo 5, se muestra la importancia de elaborar el informe anual para hacer frente el problema de las violaciones de los derechos humanos en Corea del Norte y presentar al Parlamento japonés. 

 En el artículo 6, se habla de estrechar lazos con gobiernos extranjeros u organizaciones internacionales y la cooperación de investigación internacional en caso de que ocurra el secuestro de los ciudadanos japoneses o cuando se muestre claramente un acto de violación de derechos humanos. 

 Y en el artículo 7, se garantiza la adopción de medidas necesarias en caso de que Corea del Norte no muestre signos de mejoría en la materia de los derechos humanos. 

 Mientras en Corea del Sur las peleas y los insultos verbales apoderan los informativos y que hace retrasar una ley que garantizaría una protección de miles de refugiados, Japón ya ha proyectado una ley garantista haciendo omiso a las amenazas posteriores de Corea del Norte. 

 Nota: Hace varios meses, la embajada japonesa situada en Pekín había renunciado a proteger a los refugiados norcoreanos por la advertencia de China y por temor de los futuros conflictos diplomáticos entre ambos países. 

22 ene. 2012

Decretos a favor de la protección (Parte 6: La postura de China)


 Detrás de esos deslumbrantes e impactantes edificios y rascacielos que manosean con las nubes en China, existen numerosas piernas desplazándose para que no les descubran sólo por venir de un país que establecen amistades "trascendentes" y que sus líderes sonríen delante de las cámaras demostrando cimiento mutuo y artificioso. Cuando se anunció por parte del gobierno surcoreano de la iniciación del decreto, me empecé a imaginar la postura de China. ¿Incomodidad? ¿Desinterés? ¿Apatía? ¿Esto distanciaría una cooperación económica entre ambos países? Muchos interrogatorios no tienen una respuesta conveniente. 

 Todavía por parte del régimen chino no se ha mostrado supuestos signos de prosperidad. La detención de los norcoreanos "ilegales" sigue "en marcha" con la mirada de los ciudadanos chinos desconocedores del problema. Nada ha cambiado. Hace 8 años, diez detenciones a la semana. Hace un mes, casi la misma cifra. Las estadísticas nos dan un pesimismo apabullante y nos hace pensar: "¿Es que nuestros esfuerzos han sido en vano?". Pero gracias a aquellos pocos pero intrépidos "superhumanos", aquella pequeña luz de certidumbre parece que van a ser mucho más grande de lo que habíamos imaginado. 

 Casi 1.300 millones viven en aquel inmenso territorio y de ahí, varios millones de inmigrantes son surcoreanos. Aunque no lo quieran, ser el invidente, tal vez para ellos, es la mejor vía de su propia supervivencia y así, evitar la expulsión permanente de China. Cualquier socorro podría ser supervisado por el régimen. Imagínense que un norcoreano recién llegado entra en una tienda regentada por un surcoreano en Shangai. Pide ayuda y que le esconda en un recodo. Algunas situaciones parecen no tener una respuesta concluyente y adecuada para la opinión pública. 

 Nota 1: Mencionando la situación descrita, ¿qué haría usted?
 Nota 2: La inquietud sobre la postura de China respecto a la iniciación del decreto es un debate constante entre las asociaciones y refugiados norcoreanos en Corea del Sur. 

19 ene. 2012

Decretos a favor de la protección (Parte 5: El proceso actual)


 Mientras los ya establecidos norcoreanos en Corea del Sur están contando los días para que el decreto sea aprobado, los políticos de ambos bandos han cogido el gusto de jugar a las "discusiones prolongadas" reflejadas en sus rostros llenos de promesas mentirosas y retardadas. Mientras un sector de la población está impaciente y ven a esta ley como un paso fundamental, los "actores" claves para que esto se ejecute se entretienen en rifirrafes improductivos e interminables. 

 Hubo un caso muy sonado en Corea del Sur hace varios meses cuando se aprobó la "Ley de Audiovisuales". A los contrarios a esa ley se les restringieron completamente la entrada al Parlamento ya que su oposición feroz no podía dejar permitir aprobar esta ley y los martillazos finales del presidente del Parlamento hicieron autorizar esta ley sin representación de la oposición en el edificio. Días después, en aquel sitio, las mesas y las sillas sobrevolaban de un rincón a otro. Unos maldecían a otros y las manchas de la sangre eran más que visibles en las paredes y en los bates de béisbol. ¿Esto se repetiría cuando quieran aprobar la ansiada ley amparada por las asociaciones y organizaciones de derechos humanos?

 El problema también aparece cuando los ideólogos cercanos al régimen norcoreano tratan de retrasar aquella ley. Cuando el ministro de Reunificación mostró su simpatía al proyecto, los "contrarios" han empezado con las manifestaciones y con las huelgas de hambre para que el ministro cambie su convencimiento. Hasta ahora, no lo han conseguido pero seguirán trabajando como "embaucadores" para impedir cualquier intento de avance. Mientras el lamentable espectáculo de los políticos insensibles sigue su curso, un/a norcoreano/a habrá fallecido en alguna parte del país por extenuación. 

15 ene. 2012

Decretos a favor de la protección (Parte 4: Los que están en contra)


 Medios de comunicación surcoreanos cercanos a la ideología socialista que manejan cantidades importantes de periódicos y revistas de carácter político apoyan al otro sector que están en contra de ley que garantiza la protección de los norcoreanos de la grave violación de los derechos humanos. Ellos aportan argumentos que esta ley no certificará la paz entre las dos Coreas y que desestabilizará más aún una relación rota desde los ataques intencionados y luego desmentidos por ellos mismos por parte de Corea del Norte hace ya un poco más de un año. Los contrarios han elaborado un decreto alternativo (la llamada Ley Pública de Derechos Humanos de Corea del Norte) al propuesto al Parlamento pero el interés parece no ser muy seguido por la mayoría de los ciudadanos, heridos y conmocionados de los ataques evidentes del régimen.  

 En los informativos surcoreanos y en algunos medios asiáticos se ven a diputados de partidos de ideologías contrarias discutiendo llegando a griteríos desagradables y de ahí, al uso de la violencia. Las mujeres se agarran el pelo de las "enemigas" mientras que los hombres insultan y golpean sin razón ninguna. Muchos testigos indirectos se lamentan de esta situación y eso hace que la popularidad de estos políticos caiga en picado. "El Parlamento es una granja de animales salvajes", "¿Para esto sirve la democracia? ¿Para que sirve nuestros votos?", se comentan. La solución y la aprobación de esta ley no vendrían hasta que cese definitivo del conflicto ideológico sea una realidad. Todos nosotros, cada vez estamos más irritados del teatro político desde dentro y fuera. 

 Nota 1: El partido perteneciente a la "cercanía" del régimen ha prometido de forma contundente la derogación de esta ley en caso de ganar las elecciones presidenciales. 
 Nota 2: El decreto está aún pendiente de ser aprobado por conflictos internos y tiene bastante posibilidad de ser discutido en el Parlamento en la próxima legislatura ya que la vigente se está ultimando. 

12 ene. 2012

Decretos a favor de la protección (Parte 3: Los que están a favor)


 Son las dos de la tarde en la plaza de la estación de tren de Seúl y miles de personas con pancartas reivindicando la aprobación del decreto que garantiza la protección de los norcoreanos desamparados están concentrados. Son cuerpos rebeldes listos para luchar por una causa justificada, desde niños preocupados por lo que han contado sus padres o sus abuelos, mujeres heroicas con sus amigas valerosas denunciando la situación de los niños/as encarcelados en campos de concentración para menores, ancianos que fueron soldados luchadores en la Guerra de Corea hace más de medio siglo vociferando para buscar apoyos de la gente curiosa en la plaza. Y así, muchos más. 

 Para los que están a favor, la aprobación de la ley es el mejor mensaje para promover la paz en la península coreana. Reclaman el cierre de todos los campos de concentración existentes en Corea del Norte, parar la violencia y el abuso de poder de los militares petulantes, permitir la libertad de circulación dentro del territorio norcoreano, y así, sus peticiones son infinitas. Estos luchadores anónimos (que son admiradores por muchos que no se atreven a hacerlo); profesores, funcionarios, informáticos, estudiantes, doctores, jubilados, ingenieros, educadores se dirigen hacia el museo donde se conmemora la atrocidad de la guerra que dividió un país por las absurdas ideologías que creyeron ser la más congruente sin mencionar sus consecuencias aterradoras. 

 Nota: En Corea del Sur, muchos para reivindicarse de sus querencias utilizan el "corte del pelo extremo" como el método más utilizado. Esta vez no ha sido la excepción. 



10 ene. 2012

Decretos a favor de la protección (Parte 2: Los primeros pasos)


 La avalancha de los desertores llegados a Corea del Sur, principalmente visible desde el año 2000 y tras escuchar gracias a ellos la realidad de la sociedad norcoreana, ha hecho que una unión de asociaciones pidiera al Ministerio de Reunificación una ley que respalde y que promueva los derechos humanos de los norcoreanos que están encarcelados en campos de concentración. Además se ha propuesto una Comisión de Investigación de Derechos Humanos de Corea del Norte e informar a los países vecinos (China, Tailandia, Mongolia y Japón), zonas donde se concentran los disidentes, sobre la situación de la violación de sus derechos más básicos. En Japón, esta cooperación judicial ha sido bien aceptada. En Tailandia y en Mongolia fueron aceptadas parcialmente y en China, hasta la actualidad, sin notoriedad alguna. 

 Este proyecto de ley se sugirió en la decimoséptima legislatura de Corea del Sur pero fue aplazada hasta la siguiente legislatura por carencia de tiempo. Muchos residentes norcoreanos en Corea del Sur muestran su apoyo unánime en este proyecto. Ven en este propósito un hilo de esperanza a favor de millones de personas que sus libertades son vulneradas de forma incesante. Este proyecto ha hecho desatar la ira de los dirigentes norcoreanos utilizando la amenaza como arma principal. Desde el bando norcoreano consideró que esta ley era promovida por unos delincuentes y que desestabilizaba aquella "sociedad perfecta". Las discusiones y las peleas llegando a "las manos" entre políticos para que el aprobado final de esta ley sea una realidad son infinitas. Mientras muchos dan la bienvenida a esta idea, otros batallan para que esto dé paso atrás. 

3 ene. 2012

Decretos a favor de la protección (Parte 1: El origen)


 El preocupante incremento de la grave violación de los derechos humanos en Corea del Norte ha hecho que diferentes países y organizaciones independientes dieran las primeras señales de alarma para proteger urgentemente a los exiliados norcoreanos expandidos por distintas zonas del mundo. El magnífico pero costoso trabajo de los "luchadores" ha hecho que los gobiernos como Estados Unidos, Canadá, Japón o la Unión Europea tuvieran en cuenta en sus agendas el establecimiento de una ley representativa y específica para los que solicitan el asilo en dichos países. Son considerados para muchos, un paso muy importante para taponar viejas heridas del pasado tormentoso. 

 Además del interés de los gobiernos y de las organizaciones, hay que mencionar el gigantesco esfuerzo de personas de todos aquellos que sabe la realidad no muy bien orientada por los medios de comunicación. Señoras discutiendo en una cafetería sobre las hambrunas que azotaron Corea del Norte, pequeñas asociaciones que ayudan a los recién llegados y que intentan comprender sus situaciones. Toda pequeña acción engrandeció poco a poco el interés de varios países y gracias a ellos, pudieron ver una oportunidad grandiosa. Durante estos días, en este blog, se hablará cuales han sido los pasos fundamentales para garantizar la protección de los refugiados norcoreanos y en que países se está desarrollando mayormente este movimiento astuto.