18 sept. 2013

Los que están dispuestos a sacrificarse


 Es un equipo numeroso. Compacto. Quizá uno de los más escondidos e invisibles pero que son capaces de destruir cualquier obstáculo que puedan considerar. El número de los miembros especiales del cuerpo militar norcoreano es aproximadamente 160 mil personas. Su objetivo es hacer la reunificación mediante la imposición del socialismo y la utilización de fuerzas de carácter violento. Hemos visto por Internet, vídeos de militares especiales del país, con la escopeta en la mano, acribillando retratos de presidentes de Corea del Sur o Estados Unidos. En ocasiones, con la compañía de los perros educados para momentos de entrenamiento. Pero dichas imágenes solamente representa una pequeña parte de horas interminables de sumisión hacia el régimen. 

 De aquellos miembros, existen unos treinta mil militares que se encargan en cometer actos de terrorismo como pasó en pasadas décadas (en los años setenta y ochenta) utilizando un método tan terrorífico como secuestro de avionetas. A partir de la pasada década, el terrorismo se extendió en los ordenadores atacando páginas webs surcoreanas. Aquel terror que sufrió las víctimas (desertores norcoreanos de alto cargo) hace algunos años se redujo con el esfuerzo de policías y servicios secretos pero la incertidumbre sigue ahí. En cualquier momento puede explotar esa burbuja de ira u oír aquellos pasos monstruosos de cuerpos sin escrúpulos. Son capaces de sacrificarse por un país que cada vez se inclina hacia la decadencia. 

 Nota: Para entrar en los cuerpos especiales, los requisitos mínimos son 166 cm de estatura, 55 kilos de peso y 1.2 de vista. Son instruidos durante un año a nivel físico, psicológico e ideológico. 
Publicar un comentario