28 abr. 2014

El oleoducto

El río Yalu

 Corea del Norte depende cada año de China un poco de menos de 600.000 toneladas de crudo para abastecer la energía necesaria en todo su territorio aunque con las imágenes nocturnas tomadas desde satélites que pocas veces aparecen en diversos medios digitales, no se ve una distribución equitativa de la luz más allá de la capital. Aunque el régimen siempre había dicho en los medios de comunicación de su país que el suministro de la energía proveniente de China se trataba de una ofrenda al líder alimentando así la ignorancia de sus habitantes, en realidad detrás de ello se esconde transacciones de carácter económico que se traduce en deudas acumuladas a lo largo de estos años. Dicha cantidad superan los millones de dólares y la cifra exacta se desconoce. Y sigue creciendo.

 El oleoducto pasa por debajo de la profundidad del río Yalu. Las tuberías vociferan una inmediata reestructuración debido a algunos escapes y fallos en la seguridad durante el traspaso. Aunque lo significativo y quizá grave de esto depende del interés personal de China. Sin esa conducción, Corea del Norte está abocado a su hundimiento de manera inmediata. La paralización del abastecimiento por una hipotética situación supondría la desgracia de millones de personas. También supondría el éxodo inmediato de los miembros de la élite política y económica del país a amplias tierras chinas y rusas para conservar sus vidas. El resurgimiento del caos o la supervivencia de un régimen que cada vez decae más, dependerá de ese gigante país que algún día podría darle la espalda.

 Muchos lo afirman. Que la paz o la estabilidad en la región, especialmente en la zona fronteriza entre los dos países, puede depender de los intereses personales del país rojo. Mientras tanto, tímidamente, Corea del Norte acaba de empezar a desafiar que China ya no es un país aliado como lo fue en décadas anteriores. Y el avance de los ensayos nucleares maniobrados por Kim Jong Eun sigue quitando la entereza de Xi Jinping. La paralización de la exportación del crudo a Corea del Norte podría incluso adelantar la reunificación coreana pero China exigiría condiciones ya que en la actualidad, algunas zonas del territorio norcoreano son prestadas durante casi medio siglo para expropiar cantidades de minerales útiles en el proceso infinito de la industrialización china.  

24 abr. 2014

La desconfianza de los jóvenes


 Excepto a los que están pegados a la élite política de Corea del Norte (o no), parece que la desconfianza de los jóvenes del país hacia el régimen está creciendo. Aquella herramienta tan imprescindible como la propaganda en una nación comunista como la suya se está quedando obsoleta entre las generaciones que piensan establecerse en terceros países. Los jóvenes de los años noventa, convertidos en adultos, pensaban ir a China soñando con obtener grandes beneficios económicos y volver a sus hogares con paso previo de sobornar a los militares para que no les enjuiciaran. Dicho concepto ha cambiado en la actualidad a pesar de que los norcoreanos sienten un gran apego de las ciudades donde nacieron y crecieron. Esperan hasta la hipotética reunificación para poder volver, por fin, a sitios donde pasaron la infancia.

 El escepticismo de la generación joven hacia el mandatario Kim Jong Eun, quizá, sea uno de los factores claves para que la estanqueidad empiece a mostrar grietas. Y un adelanto para que la ideología dominante en Corea del Norte tenga sus horas bajas. Pero una vez que están en otros países, la despreocupación hacia ellos de las sociedades nuevas como la china, la surcoreana o la americana es un aspecto que se debería observar por los estudiosos de la temática. Al hacer caso omiso a la herramienta para tantas veces abrazaron en Corea del Norte, no tienen más opción que aprender a manejar nuevos utensilios sin que nadie pudiera asistirles de forma adecuada. Son cuestiones que se tiene que debatir pero que genera poco interés en la sociedad actual, especialmente en la surcoreana.

 Nota: Aquí está el artículo de The Guardian sobre Corea del Norte sobre el alejamiento de la juventud norcoreano con la alta esfera del país. Muy recomendable: 
http://www.theguardian.com/world/2014/apr/22/north-koreans-turning-against-the-regime

18 abr. 2014

Deberes para la reunificación pacífica


 Uno de los promesas del actual gobierno surcoreano fue la preparación del programa de reunificación en la península intentando clarificar a la población los beneficios que puede suponer la unión coreana. Pero en este caso es inevitable hablar sobre los posibles costes que puede haber cuando dicho suceso pase. Aunque durante décadas Corea del Sur haya preparado un fondo de reserva para esta ocasión futura es imprevisible sobre los gastos repentinos que vertiginosamente aumente los costes. Para ello, los expertos en la materia han preparado una serie de medidas como reducir el número de soldados hasta medio millón de personas con tal de promover la paz en la zona, revitalizar las zonas deterioradas (especialmente la parte norcoreana) para convertir en zonas industriales y crear empleo de forma igualitaria.

 También añaden conceptos más sociales como eliminar la brecha de la desigualdad de cualquier índole entre los surcoreanos y norcoreanos y promover la reunión de las familias separadas. Y como el aspecto más importante, desarrollar la conciliación en los alrededores de la península con el establecimiento de diálogo con los países vecinos como China o Japón. Aún se ha de traer mucho para lograr aquel acontecimiento. La comunidad internacional se emocionó cuando cayó el Muro de Berlín hace 25 años y cada coreano parece soñar cada noche con derribar las vallas metálicas y abrazar a sus familiares separados. Pero para ello es muy importante la atención de los coreanos con esta temática y tomar la iniciativa.

 Sé que en el comienzo de la reunificación realizada habrá innumerables obstáculos que sobrepasar y que dichas tareas no serán fáciles. Habrá confusión e incluso una cierta hostilidad con los hábitos cotidianos debido a las diferencias culturales entre los habitantes provenientes de las dos Coreas. La clave está en usted, en los coreanos, en el gobierno coreano o cualquier otro curioso que acaba de descubrir la sociedad coreana. Seremos testigos de lo sucedido. Lloraremos, abrazaremos y besaremos. Y el duro trabajo acaba de dar comienzo. Para mi sería un placer contarlo en primera persona todo el proceso de la reunificación dentro del territorio coreano. La pregunta que siempre planteo es cuando llegará aquel día. 

14 abr. 2014

¿Fricciones entre ellos?


 Desde que Kim Jong-Eun subió al poder, durante su mandato, no ha sido capaz de tener una reunión oficial con el máximo mandatario chino Xi Jinping. ¿Evidenciaría eso una relación no muy enérgica entre ellos? Unos dicen que si y otros dicen que no. Opiniones varias. De forma ideológica ambos países siguen siendo próximos poniendo el ejemplo de la felicitación que mandó Xi a Kim por su "reelección" como el líder supremo en Corea del Norte con 686 diputados a favor del joven haciéndonos pensar que la perfección existe en una zona donde muy difícilmente se accede. Aunque también se puede pensar que el mensaje puede ser algo meramente protocolario pero que no aportaría nada especial entre la relación de los dos.

 No hace mucho (a finales de marzo) el régimen norcoreano había dicho de forma tímida que China ya no podría ser su mejor aliado y que poco a poco se está convirtiendo en su enemigo ya que, para ellos, el país gigante no aporta lo suficiente para cuidar el socialismo. Además, la reciente reunión entre Xi y la presidenta Park hizo que pensar que China se está alejando de ellos cada vez más. Mientras tanto, se está inaugurando en la zona fronteriza de ambos países una línea de tren con el propósito de tener algún ingreso para evitar el desastre económico. Discuten y se abrazan. Se pelean y conversan. Si las fricciones crecen entre ellos, acabarán divorciándose y será cuando, acto seguido, presenciemos el siguiente capítulo de la desgracia o la caída de Corea del Norte. Es cuestión de tiempo. 

12 abr. 2014

Ellas, las drogas y la sangre


 Cuando se permitió la compraventa de los objetos, sean comestibles o no, las mayores beneficiadas de esta autorización fueron las mujeres. Muy necesitadas de traer el dinero a casa, cogieron cualquier tipo de alimentos básicos que se encontraba en el alrededor como verduras o comidas hechas por ellas mismas y empezaron a venderlas en rincones apartados del mercado local. Algunas fueron autodidactas en importación de productos chinos y surcoreanos, en su mayoría vestimentas y productos hechos con plástico, y consiguieron de alguna forma expandir por todo los territorios más cercanos junto a su domicilio. Muy pocas consiguieron tener algo de beneficio económico pero la inmensa mayoría, al carecer conocimientos de la ley de la oferta y demanda, comenzaron a buscar otras alternativas. 

 A pesar de la "prohibición" por el régimen, esas mujeres fabricaron drogas sintéticas para que los más pudientes, algunos que eran vecinos suyos, pudieran adquirirlas. Pero aún así las expectativas económicas no eran del todo satisfactorias y como último recurso, algunas abarrotaron el hospital y pusieron una valía a una determinada cantidad de su sangre. Pensaban: "Aún no entiendo porque tengo que llegar hasta este extremo para llevar algo a la boca de mi familia". Con los billetes recibidos, pudieron comprar diez kilogramos de maíz para intentar aguantar el mes. De los diez, siete eran la borona mientras que otras tres estaban compuestas de cáscaras sobrantes y polvo. 

 Todas que consiguieron llegar a Corea del Sur están de acuerdo tras observar los antecedentes históricos de Corea del Norte. Que las mujeres siguen siendo el género más maltratado y vulnerable en dicha sociedad y que cuando los hombres cumplen con el interminable servicio militar (de diez a trece años) o están laborando en el sector minero, ellas cogen a sus hijos precoces en sus espaldas y empiezan a recorrer por la zona para no ser víctima de la inanición. Y que las fallecidas mayores durante la hambruna de los mediados de los años noventa fueron ellas y que desgraciadamente durante estos días, el padecimiento no parece estar lejos de sus lados. 

6 abr. 2014

El primer contacto


 La "Marcha del Sufrimiento", que coincidió con la muerte repentina de Kim Il-Sung, hizo que millones de norcoreanos rompieran su relación con el ritmo de vida conservadora socialista que basaba principalmente en el reparto de bienes básicos administrados por el régimen. Incluso cuando la grieta de la Guerra Fría era muy visible en los finales de los años ochenta, la élite política del país pretendía no romper con su modus vivendi habitual y que el hundimiento de la Unión Soviética y su posterior contagio hacia los países que estaban agarrados al comunismo no les iba a afectar. Hasta que ocurrió una de las épocas más oscuras y ciertamente duraderas en su territorio.

 Según sus cálculos "oficiales", más de 330 mil de desaparecidos por la hambruna. Según otros datos, más de tres millones de fallecidos por la ineficacia del régimen de resolver dicho problema. Entonces empezó el primer contacto de las personas desesperadas con la función de vender y comprar objetos. Y a un ritmo impresionante. Tanto que el mismo régimen tuvo que dar permiso para que puedan garantizar la supervivencia a todos aquellos que sacaban piezas inutilizables. Experimentaron como los billetes eran suyas y que el dinero que convirtió en una inquietud. Y para algunos, el ansia de conseguirlo más billetes y garantizar la estabilidad de su familia se tradujera con el escape a China.

 Los que consiguieron pisar Corea del Sur vieron un mundo muy distinto a lo suyo. La capital era visible en cada esquina de la sociedad y sus ojos veían muchísimos objetos que quería adquirir para hacerlo suyo. Quizá sea el primer abrazo con el capitalismo fue en aquel momento y se sienten acomodados aunque siempre le queda aquel difícil deber de adoptarse en un nuevo mundo. Y durante estos días, mientras que el régimen norcoreano transmite por los medios de comunicación los provechos que pueden haber bajo la sombra del socialismo, parece que los habitantes, en su inmensa mayoría, ya han cambiado de concepción para subsistir. Eso para Kim Jong-Eun, en su opinión, cree que es desafiarle y empieza a asustarse.  

2 abr. 2014

El proyecto digital


 El suceso ocurrió hace ya un año antes. Durante los meses de enero, febrero y marzo de 2013, bajo el título de "Crisis en la península de Corea durante el principio de 2013: debate en Facebook entre los internatuas de habla hispana sobre dicha tensión" realicé un proyecto digital que se centraba en el debate con la ayuda de la red social Facebook sobre el conflicto en la península de Corea. El resultado final es el documento (recopilación del debate digital) que pueden ver ustedes en la parte superior. Durante los pasados meses, cientos de internautas han expresado sus opiniones y aportado sus conocimientos con el fin de acercar a una zona que desde este lado sigue siendo un lugar desconocido. Gracias a todos por formar parte del proyecto.