28 mar. 2015

Rechazado por enésima vez por el sentido común


 Durante estos últimos meses el encargado norcoreano de asuntos exteriores Ri Su-Yong ha estado especialmente en dos continentes que no agrada al régimen como Europa y América del Norte. Ellos ya intuían que algo les iba a caer por sorpresa y el informe que criticaba la situación de derechos humanos en Corea del Norte comenzó a ser eco de la noticia a finales de 2014. Entonces bajo las órdenes de la élite política del país, Ri comenzó a demonizar a su país enemigo Estados Unidos en las dos sedes de las Naciones Unidas. En Nueva York y Ginebra bajo la atenta mirada de los embajadores de países miembros. Estos días, Ri solicitó oficialmente a la Unión Europea (quien comenzó el informe crítico con el régimen junto a Japón) para poder ofrecer un discurso en Bruselas pero fue rechazado por enésima vez.

 Parece que Corea del Norte quiere darnos esa impresión de hacerse el desconocido que todos los recursos en su contra presentó la Unión Europea, pero ellos siguen insistiendo en poder defender su posición con el fin de llegar a acuerdos económicos. Es decir, seguir el modelo diplomático chino que consiste en mostrar el dinero primeramente que contar la grave situación de aquellos que luchan por la libertad y la democracia. Pero tengo la sensación de que la UE está tratando de alejarse de la diplomacia norcoreana sin querer concretar una cita con ellos manifestando que antes se debe corregir aspectos fundamentales de derechos humanos en el país como eliminar de inmediato los campos de concentración para presos corrientes y presos políticos, algo que los medios oficiales de Corea del Norte alegan que es una falacia promovida por Estados Unidos.

 Y estos días leí, que en septiembre en el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, se va a debatir sobre la práctica habitual de desapariciones forzadas y secuestros de ciudadanos extranjeros en territorio norcoreano. Más quebradero de cabeza para el régimen pero ordenará a su ministro Ri que defienda la postura de siempre en Nueva York y que siga intentando poder hablar con la Unión Europea, una estrategia que fracasará obviamente ya que ellos aún siguen sin encontrar el concepto de sentido común. 

19 mar. 2015

Los apartados


 En el distrito de Kimhyeong-jik, situado en la provincia de Yang-gang, un malintencionado plan del régimen norcoreano estaba siendo practicado durante estos años. Según el sitio web especializado en contar la realidad de Corea del Norte como Radio Free Asia, junto con los testimonios de los refugiados norcoreanos de aquella zona, todos aquellos que midan menos de 120 centímetros son excluidos de la gente corriente y son, contra voluntad propia, enviados al mencionado distrito. Además de enviarles a la zona donde viviría la mayor parte de su vida desde la imposición del régimen, la élite política les incita a sentirse "culpables" por no estar agraciados con su estatura. Algo que los inocentes lo absorben como algo obvio y deciden seguir el orden.

 Pero lo que nos pueda parecer totalmente aterrador es que el plan principal del régimen era tratar de hacerles desaparecer para siempre. Es decir, la muerte. En una sociedad donde se exige la perfección perturbada y execrable estos tipos de decisiones se discutían con demasiada facilidad. Esto me recuerda demasiado a los graves delitos contra los encarcelados en los campos de concentración nazi. Sin embargo, el plan de ejecutar el fatal desenlace dio su paso atrás por el régimen al no querer ser el criticado por sus actos por la comunidad internacional que les sigue observando atentamente por los casos de violación de derechos humanos ocurridos en el pasado.

 Aunque llevo años estudiando todo lo relacionado con Corea del Norte, diariamente me sorprendo de la brutalidad que ellos prácticamente a diario. Ellos, los inocentes apartados, son quienes merecen nuestra atención y que la comunidad internacional (que usted forma parte de ellos) reaccione ante estos casos. Por una parte, el régimen norcoreano ha aprendido con los años a ser más cautelosos con sus acciones sospechosas cuando décadas antes ellos desoían totalmente a los preocupados por los derechos fundamentales. Cuando uno escribe estos tipos de noticias se pregunta si somos tan cobardes como para realizar estos actos tan desagradables. 

18 mar. 2015

Educar a la élite y perseguir a una parte de su población


 La autora Suki Kim consiguió entrar en la hermética Corea del Norte para ocupar el cargo como profesora de inglés (idioma de su mayor enemigo) con el fin de educar y observar como se comportan los descendientes de la élite política en el país. Ella nos ofrece una panorama que no estábamos acostumbrados hasta ahora, es decir, nos hace echar un vistazo de los movimientos de aquellos adolescentes, que si no llega el colapso del régimen norcoreano antes, estarán en uno de los asientos de la Asamblea que raras veces hemos visto mediante la agencia oficial de noticias (la KCNA).

 Hubiera sido una tarea difícil enseñar a estos jóvenes con nulo conocimiento del idioma y de la cultura coreana pero Kim, al ser nieta de abuelos que sufrieron la separación de las familias (un asunto que sigue sin solucionarse adecuadamente) justo después de que Corea se dividiera en dos, supo a la perfección el coreano para poder impartir clase en la Universidad de Ciencias y Tecnología de Pyongyang (PUST) que es la única institución superior de carácter privado y financiada por organizaciones cristianas. Entonces ustedes preguntarán, ¿acaba usted de mencionar la palabra cristiano? ¿En un lugar donde la libertad de religión prácticamente no existe?

 Si, he dicho "cristiano". Ahí es donde el régimen norcoreano empieza con su doble juego perverso. Que por una parte da la bienvenida a aquellas organizaciones religiosas que aporta financiación suficiente como para mantener a la élite y sus futuras generaciones mientras que la tenencia de materiales como la biblia se condena en la mayoría de los casos con la pena de muerte. Las estimaciones dicen que son cientos de miles de creyentes cristianos que a escondidas practican su religión reuniéndose en cuevas abandonadas para que no les descubran. Esta violación de derecho a la religión también fue reflejada en el informe de derechos humanos de las Naciones Unidas. Hasta ahora no enteramos de su doble juego pero parece que su "secreto" de su estrategia fue descubierto poco a poco.