30 sept. 2013

Otro escándalo


 Durante esta semana, la sociedad surcoreana estaba consternada de la noticia de un refugiado norcoreano que intentó regresar a Corea del Norte llevando información personal de unos 20 desertores que residían en Corea del Sur con el fin de delatar al régimen norcoreano poniendo en peligro la vida de sus familiares. Al parecer el hombre, de unos 20 años, que escapó del país en 2010, no pudo adaptarse rápidamente al estilo de vida surcoreana. Pero antes de tomar el avión a China para luego ir a Corea del Norte fue detenido por el servicio de inteligencia y entregado a las instituciones judiciales a la espera de condena en prisión. 

 Aunque casi la inmensa mayoría consiguieron tener la ansiada libertad después de saltar varios obstáculos a lo largo de sus recorridos, unos pocos son reacios a aceptar rápidamente aquella sociedad donde no existe el culto a la personalidad. Según unas entrevistas realizadas a los norcoreanos que residen en Corea del Sur, tardan aproximadamente dos años para entender completamente la situación y asimilar el estilo de vida que en su "nuevo" país fluye demasiado rápido. Cabe notar la desatención de la sociedad surcoreana sobre la problemática de los derechos humanos en Corea del Norte y aquel prejuicio que distancia hacia esa relación cálida y comprensible entre ambas partes. 

 Para que se evite otro escándalo como esto, el gobierno de Corea del Sur debe de reforzar aún más para atender a los norcoreanos. Es decir, dar una atención psicológica y especializada para que ellos mismos puedan afrontar en una sociedad que hasta ahora fue desconocida. El camino no es fácil. Pero quizá la mejor forma para establecer la estabilidad deseada en la península sería la bienvenida amable de la ciudadanía para que ellos puedan adaptarse de la forma más rápida posible. 

28 sept. 2013

Solamente 1 de cada 10


 Los datos estimados de desertores norcoreanos que están en China son de 200.000 personas. El desplazamiento ha sido masivo desde aquella hambruna de los mediados de los años 90. Miles de adultos y niños cruzaron los ríos Yalu y Tumen con el intento de obtener una mínima cantidad de dinero o en busca de algún medicamento para un familiar enfermo de gripe. Pero una vez llegado al suelo chino, el regreso no ha sido fácil. La decisión del régimen de encarcelar o ejecutar a los que escaparon hace que la separación de las familias se produzca y que la mayoría tenga que vagabundear por tierras chinas. Algunos consiguen matrimonio con los nativos mientras otros captan por la televisión como es Corea del Sur. De ahí, siembran las dudas: ¿Acaso Corea del Sur no era un país pobre?

 Tardan en asimilar durante semanas la mentira que había contado la élite política de hasta ahora el país enemigo junto a los Estados Unidos. Y la decisión está hecha. Tratan de localizar a los intermediarios para intentar llegar a Corea del Sur. Existen varias vías. Recorriendo todo el territorio rojo hasta llegar a Sudeste Asiático. Unos van a Cambodia y otros a Tailandia. Otros tratan de ser descubiertos por los militares mongoles en el desierto de Gobi para que luego puedan ser trasladados a Ulan Bator en la embajada de Corea del Sur. También existen quienes desconocen la existencia de los intermediarios y asaltan por las embajadas o consulados extranjeros en las ciudades chinas con el fin de obtener protección parcial para luego intentar llegar a terceros países. Mayormente, Corea del Sur. 

 Casi 15 años han pasado desde la salida masiva de Corea del Norte. Hasta ahora, según los datos del Ministerio de Reunificación, unos 25.000 norcoreanos tratan de adaptarse a la vida surcoreana. Los comienzos son difíciles. Barreras lingüísticas y sociales. Esa cifra solamente pertenece a una décima parte de los norcoreanos que aún tratan de conseguir el sueño de pisar Corea del Sur. Quizá los que ya están en el país no hubieran podido llegar sin la ayuda de personas anónimas, misioneros evangélicos y activistas de derechos humanos. Los ayudantes creen que aún hay mucho trabajo por delante y que no pararían hasta que hayan rescatado a los que siguen recorriendo en busca de la libertad. 

24 sept. 2013

Todo falso

Huevos falsos (elaborados sintéticamente en Corea del Norte)

 En los mercados locales de Corea del Norte existen, además de productos escondidos provenientes de Corea del Sur o China, productos elaborados en la clandestinidad como huevos, medicinas o drogas. Por ejemplo, los huevos "falsos" son los que más venden por su razonable precio entre la población que padecen síntomas de desnutrición. El origen de la fabricación fue en China y gracias a unos comerciantes pudieron aprender dicha técnica. El régimen norcoreano se dio cuenta de la noticia y abrió una investigación para frenar su expansión que en las ciudades como Hyesan o Hyeroeng es un alimento bastante conocido entre sus habitantes. 

 La venta encubierta de las drogas sintéticas también está, desgraciadamente, en su auge entre la población. Parecer ser que estas sustancias hacen olvidar las inconveniencias que existen en la vida cotidiana de los norcoreanos. Por eso, la venta sigue aumentando vertiginosamente. Sin embargo, las drogas mal fabricadas están causando muertes entre adultos e incluso niños por su alta toxicidad. Como se dijo anteriormente en el blog, la venta de estas drogas está totalmente prohibido en Corea del Norte por ley pero condescendientes por el régimen ya que es, con toda posibilidad, uno de los pocos ingresos que hay para el mantenimiento de la ideología. Ahora nos quedará observar que producto "falso" podría producir Corea del Norte a medio plazo para mantener su supervivencia.

21 sept. 2013

¿Están ellos jugando con la esperanza de la gente?


 El esfuerzo de la Cruz Roja coreana de restablecer el encuentro de familias separadas, después de varios años sin poder hacerlo por el evidente conflicto entre las dos Coreas, se ha ido al traste por culpa de la cancelación "parcial" repentina del régimen norcoreano. Días después de anunciar que no pondrían condiciones algunas para negociar sobre la posible solución por el colapso que existe en el interior de Corea del Norte. La ilusión de miles de familiares solicitantes es ahora ya papel mojado. Algunos esperaban aquel día contando los dedos o tachando los números de los días pasados en el calendario. 

 Aunque ellos alegan su anulación de dicho plan por diversos motivos, todos por no seguir "adecuadamente" sus pretensiones y por su enfado del arresto del diputado Lee Seok Ki acusado de conspirar contra el gobierno de Corea del Sur y actualmente encarcelado. Se podían oír perfectamente en los informativos norcoreanos que ellos no pueden ver como los del sur siguen aliados con Estados Unidos. El mismo discurso. Lo triste es que el anhelo de miles de personas, todos convertidos en ancianos que veían esto como la última oportunidad, se convirtió en un dolor de no poder más a los familiares que viven en el norte. 

 La crítica ante la decisión del régimen es unánime entre los diputados de la Asamblea de Corea del Sur. Jugar con los sentimientos de la gente es lo más infame que un humano puede hacer. Aunque no espero de ellos una rectificación por su historial nefasto de su descuidada jugada política, al menos que pidan perdón por los familiares. Quizá es lo menos que ellos pueden hacer. 

En la imagen podemos ver a unos solicitantes que acababan desolados al recibir la noticia de la suspensión.

18 sept. 2013

Los que están dispuestos a sacrificarse


 Es un equipo numeroso. Compacto. Quizá uno de los más escondidos e invisibles pero que son capaces de destruir cualquier obstáculo que puedan considerar. El número de los miembros especiales del cuerpo militar norcoreano es aproximadamente 160 mil personas. Su objetivo es hacer la reunificación mediante la imposición del socialismo y la utilización de fuerzas de carácter violento. Hemos visto por Internet, vídeos de militares especiales del país, con la escopeta en la mano, acribillando retratos de presidentes de Corea del Sur o Estados Unidos. En ocasiones, con la compañía de los perros educados para momentos de entrenamiento. Pero dichas imágenes solamente representa una pequeña parte de horas interminables de sumisión hacia el régimen. 

 De aquellos miembros, existen unos treinta mil militares que se encargan en cometer actos de terrorismo como pasó en pasadas décadas (en los años setenta y ochenta) utilizando un método tan terrorífico como secuestro de avionetas. A partir de la pasada década, el terrorismo se extendió en los ordenadores atacando páginas webs surcoreanas. Aquel terror que sufrió las víctimas (desertores norcoreanos de alto cargo) hace algunos años se redujo con el esfuerzo de policías y servicios secretos pero la incertidumbre sigue ahí. En cualquier momento puede explotar esa burbuja de ira u oír aquellos pasos monstruosos de cuerpos sin escrúpulos. Son capaces de sacrificarse por un país que cada vez se inclina hacia la decadencia. 

 Nota: Para entrar en los cuerpos especiales, los requisitos mínimos son 166 cm de estatura, 55 kilos de peso y 1.2 de vista. Son instruidos durante un año a nivel físico, psicológico e ideológico. 

15 sept. 2013

Zonas cerradas temporalmente


 Antes de ser cuerpos libres, los desertores escuchan silenciosamente mediante los intermediarios que zonas de la frontera entre su país y China hay menos vigilancia. Los cientos de kilómetros que separan ambos países, de forma parcial, se convierten en rutas preferidas de aquellos que no aguantan la injusticia, la corrupción y el hambre que parece no acabar. A pesar de la orden de Kim Jong Eun de vigilar la zona fronteriza y que ciertamente agobia a los deseosos, cientos o quizá miles consiguen cruzar los ríos Yalu y Tumen para esconderse en los montes verdosos chinos. 

 La ciudad de Hyesan es una zona donde, a simple vista, se puede ver China. La longitud del río mide solamente treinta metros y durante el invierno la congelación es más duradera que facilita el tránsito a escondidas de cientos de personas, especialmente por la noche cuando la vigilancia está más relajada. Los niños de la flor son los más experimentados en pasar dicha frontera. Algunos presumen haber cruzado más de cinco veces en varios meses. Aunque recientemente el control se fue aflojando en esta ciudad, durante décadas anteriores, fue extremadamente vigilando por el régimen por el carácter "manifestante" de sus habitantes. Es decir, cada problema grave que había, hubo protestas a pequeña escala.

 Quizá esta ciudad podría ser el epicentro del descontento de la población con la élite política del país. Ellos no salen a las plazas a desvelar sus identidades y poner pancartas en contra del régimen. Dichas acciones peligraría sus vidas y la de sus familias. Actúan por las noches. Realizan pintadas inexplicables pero que dañan el orgullo del socialismo tan defendido, rayadas en las estatuas de Kim-Il Sung o llenan de basura en las instituciones públicas de la ciudad. Los militares intentan detener a los responsables pero la ley de silencio domina en Hyesan. Nadie abrirá la boca. Nadie querrá traicionar a los fidedignos. 

13 sept. 2013

Esconde esas palabras


 Toneladas de arroz fueron transportados a Corea del Norte en diversas ocasiones con el fin de asistir ayuda urgente para paliar la hambruna consistente en el país. Especialmente la ayuda internacional fue enorme cuando la primera gran crisis alimentaria llegó durante los mediados de los años noventa. Ya en el presente siglo, además de arroz también se enviaron maíces e incluso carne vacuna para tratar de deshacer de la malnutrición infantil. La mejora de la situación no prosperó y años después de la última donación, casi el 40% de la población norcoreana tienen síntomas de desnutrición. Mujeres y niños han sido las víctimas más vulnerables.

 Los testimonios de los desertores dejan claro la pésima gestión de distribución de alimentos donados. En ningún momento, no llegó en sus manos ni siquiera un kilogramo de arroz. Al régimen norcoreano le avergonzaba repartir a los habitantes sacos de arroz proveniente de Corea del Sur y Estados Unidos. Sus mayores enemigos. Mostrar a la población dichas palabras supondría un escándalo y una humillación. Hubieran preguntado entre ellos: Pero porque nos reparten arroces surcoreanos. ¿Acaso ellos no son los pobres y nosotros la nación más poderosa del mundo?

 Años más tarde, gracias a las investigaciones de los estudiosos, se pudo saber que casi la totalidad de esas donaciones por parte de la comunidad internacional fueron destinadas a alimentar a los soldados con el fin de potenciar la estructura militar del país. El régimen norcoreano no dice una palabra alguna sobre esto. Saben que es verdad. Aquellos camiones y barcos llenos de altruismo que simbolizó de alguna manera el acercamiento de ambas Coreas y que acaparó la mirada de los medios de comunicación, tiempo después, supuso una gran decepción para las organizaciones internacionales. La élite política norcoreana acababa de incumplir, por enésima vez, su promesa de garantizar la estabilidad en el país. 

10 sept. 2013

Diferencia de ideas, una muerte inesperada


 La lucha de poder de la élite política sigue siendo un tema bastante interesante entre los estudiosos y el caso norcoreano tampoco ha sido la excepción. El considerado máximo líder del país y fundador de Corea del Norte Kim Il-Sung empezó a flojearse debido a su avanzada edad a mediados de los años ochenta y tenía la obligación de elegir a un nuevo sucesor para mantener la ideología que desde otras partes del mundo empezó a debilitar mediante manifestaciones organizadas por ciudadanos hartos de la corrupción existente en el interior de sus gobiernos, especialmente en Europa Oriental. En 1985, fue designado parcialmente como sucesor su hijo Kim Jong-Il que supo imponer su estatus en la rivalidad más feroz y "sangrienta" en el interior de la élite. 

 Kim Il-Sung, a partir de aquel entonces, se dedicó a descansar y recorrer el territorio norcoreano para observar el curso de la naturaleza. Desde que su hijo tomó el control, la economía del país cayó drásticamente que tuvo incluso que cortar el suministro del reparto de alimento en la capital, algo que hasta entonces fue un acontecimiento impactante entre los ciudadanos. Ante la situación, el padre no tuvo más remedio que dar el toque de atención para que realizara "correctamente" las labores políticas. Aquel consejo, para el hijo, era una humillación cuyo rencor quizá habrá hecho que las víctimas inocentes fueran los habitantes donde millones de personas desaparecieron sin querer. 

 A principios de los años 90, la Unión Soviética y el comunismo cae y Corea del Norte se queda solo en el mantenimiento de dicha ideología. Al padre se le ocurrió la idea de la reunificación con Corea del Sur tratando de establecer con el presidente surcoreano Kim Yong-Sam y realizar una ronda de diálogos con aquel proceso en mente. Tremendamente asustado y tembloroso, Kim Jong-Il hizo quitar aquella idea a su padre de la cabeza mediante el homicidio inesperadamente cometido por él justo cuatro días antes de la esperada negociación entre ambas Coreas. No podía dejar que su ambición más esperada de poder fuera al trasto en cuestión de días por culpa de su padre y cometió dicho delito que solamente saben algunas personas en Corea del Norte. Hablar de ello en el país supone la pena capital. Si no fuera por Kim Jong-Il y la historia siguiera su curso, quizá la reunificación hubiese sido una realidad mucho más próxima. 

6 sept. 2013

Malditas trampas



 El río Tumen simboliza desde los años 90 hasta la actualidad la última frontera de supervivencia para miles de personas que cada año trata de cruzar con el fin de llegar a un país tan cercano como forastero como China. Hay personas que permanecen ahí pensando que está a salvo de las persecuciones constantes del régimen norcoreano y otros que captan imágenes chocantes y diferentes sobre la sociedad surcoreana, algo que hasta ahora había manipulado la élite política de su país. Detrás del río existen huellas pequeñas e incluso de personas de pies grandes que deja sin querer una señal de escapatoria al no poder aguantar más el hambre. Desgraciadamente existen también cuerpos sin aliento, cuyos familiares aún siguen esperando una noticia de una persona ya desaparecida. En las orillas del río aún existen marcas como las dolencias de anónimos. 

 El régimen norcoreano, al no poder soportar como sus habitantes escapaban de forma apresurada del país, ha pensado en varias estrategias. Entre ellos, cavar de forma invisible las profundidades de la tierra mojada del río para que se caigan y que la corriente les lleve hacia otro lado del río y así detectar sus movimientos y auxilios. Aquellas trampas no son visibles y sumamente no detectables. Eso dificulta el tiempo de cruce del río de los desertores. Tratan de sentir con las pisadas si dichas trampas existen. Una. Dos. Y tres. Hay personas que al final del camino consiguen su primer objetivo y otros que, sin fortuna, se ahogan y piden socorro. Ahí está el dilema. Gritar y que le arresten o tratar de mover con los brazos para estar a salvo. Mientras tanto, en la capital, cuando uno trata salvarse de numerosos obstáculos que le interfiere en su camino, ellos planean que trampa idear sin reconocer sus graves errores. 

4 sept. 2013

Rememorando la revolución cultural china


 Durante la plena revolución cultural en China, hace algunas décadas, que supuso una parón a medio plazo del avance hacia la modernidad del país, miles de jóvenes fueron obligados a salir a los campos para recibir la orden de los líderes con el fin de promover la ideología comunista. La decisión promovida por Mao Zedong, según los analistas, resultó ser errónea y causó la muerte de millones de personas. Muchos de ellos, agotados de horas interminables de duras condiciones de trabajo con el fin de levantar el país a base de dominante ideología socialista. 

 Según los testimonios de los refugiados norcoreanos que han asentados en Corea del Sur, todos los universitarios incluyendo los de Pyongyang son convocados por el régimen durante cada tiempo determinado para "levantar" el país. Algunos desaparecieron por diversos accidentes y otros por extremo agotamiento. Cuando salió este tipo de noticias en los medios de habla hispana recientemente, mi sorpresa fue mayor por no poder encontrar información de estos sucesos en anteriores ocasiones. La última noticia que contó la prensa fue cuando todas las universidades del país cerraron durante diez meses para reconstruir Corea del Norte por el tifón que arrasó el verano pasado. La pregunta es: ¿Por qué salió este tipo de noticias solo una vez cuando ocurrieron en repetidas ocasiones?

 A los habitantes norcoreanos, el deja vú de la imitación de la revolución cultural china ocurre seguramente a corto plazo. En sus hogares no faltan herramientas básicas para estar preparados. La inversión hacia la educación disminuye cada vez más en el país a favor de la fabricación de armas nucleares con el fin de demostrar a su población empobrecida el "poderío" que tiene su ideología de siempre. Todos ellos, quietos, esperan aquella voz imponente. Hombres, mujeres, niños y ancianos se preparan para salir de sus casas cuando se oiga el pitido de la convocatoria. 

Imagen de la convocatoria en las calles de la capital norcoreana. Todos ellos son estudiantes del mayor centro superior de Corea del Norte.