29 dic. 2011

Los desaparecidos


 Kim Jong-Il declaró en una ocasión a un periodista extranjero: "Como verá, en Pyongyang, no existen los discapacitados. En Corea del Norte casi la totalidad de la población somos personas sanas y sin barreras". Aquella malévola comunicación fue oída en los principales medios de comunicación de todo el mundo y fue el blanco de duras críticas de la comunidad internacional y de los organismos internacionales. Una madre que da la luz a su hijo que padece de discapacidad reacciona compungidamente ante el futuro inmediato de su hijo. Una semana después, recibe un "ultimátum" del régimen: entregar al hijo a ellos o ser acusada por "alta traición". La madre afronta a la gran decisión de su vida. Ella y miles de madres hacen frente al gran dilema diariamente. Especialmente en la capital, el régimen vigila perpetuamente a las mujeres recién engendradas. Tratan de mostrar a los extranjeros visitantes al país que Pyongyang es aquella ciudad "perfectamente" organizada.


 En otras partes del país, donde el control del régimen es bastante mínima, los que padecen de discapacidad tienen su pequeño punto de encuentro. Ahí se reúnen y hablan de sus historias, tratan de arrojar de su interior toda la amargura por los tratos hirientes de carácter físico o psicológico que han sufrido por sus vecinos o por sus amigos. Hay un testimonio de un norcoreano residente en Seúl que contó la historia de su hermana: "Era una muchacha alegre, inteligente, activa y hermosa. Sólo tenía una pierna pero ella no paraba de sonreír a la gente. La gente ignoraba de su felicidad y unos insensatos le insultaban por su discapacidad. Le tiré una piedra a uno de ellos y empezamos una pelea hasta vinieron los guardianes del régimen. Mi madre tuvo que llorar y suplicar para que no nos hicieran daño. E incluso, teníamos que sobornar para tapar aquel suceso. Ella quería estudiar pero ningún colegio la aceptaba. Me escapé del país y no saben lo mucho que añoro a mi familia. Cuando llegue la reunificación coreana espero volver a verlas y darle una prótesis para su pierna. Espero que sigan recordando de mí..."



 Los discapacitados y los que tienen una estatura baja son llevados a campos de concentración y son sometidos a tratos escarnecedores. Las mujeres son esterilizadas para que no puedan tener descendientes y a los hombres se le aplica la vasectomía. Después de esto, son desaparecidos. La malignidad humana ha llegado a su techo con estas prácticas a aquellos que desde que nacieron se les arrebataron sus derechos. Los desaparecidos lloran y gritan desde algún lugar del mundo con la voz muda para que sus memorias y sus ruegos sean escuchadas.

 Nota: A los que no obedezcan al "ultimátum" del régimen, apartan a sus hijos de sus padres obligatoriamente y son asesinados en silencio. 

28 dic. 2011

Folletos voladores


 Desde hace años, diversas organizaciones de derechos humanos surcoreanos han utilizado una estrategia bastante efectiva contra el hermetismo del régimen norcoreano mediante los folletos "pira" (flyers en inglés y en español). Consiste en pequeños trozos de papel que describe las acciones perversas del régimen norcoreano, los "caprichos personales" del ya desaparecido Kim Jong Il y la situación de los presos encarcelados en campos de concentración extendido por todo el territorio, desconocida hasta ahora en el entorno de la sociedad desinformada con el mundo exterior. En estos papeles, que fueron millones enviados a la otra parte, se insta el "despertar" de sus mentes y a protestar por sus derechos y necesidades más básicas. 

 Ya en la Guerra de Corea (1950-1953) se lanzó entre ambos bandos papeletas con fines propagandísticos y reivindicando la no permanencia en la zona "enemiga". Casi 2.500 millones de papeletas, mensajes e ilustraciones incluidos, inundaban la península coreana obligando a todos los residentes, exhaustos de recorrer hacia caminos forasteros, a decidir sus futuros de vida en un corto plazo. Estos folletos también servían como una "garantía" de supervivencia, por ejemplo, tener en la mano un trozo de flyer garantizaba la salvación o la condenación de sus destinos. 


Aquí pueden ver ejemplares de folletos repartidos en la posguerra por ambos bandos


 Cuando el Partido Democrático del Milenio (Sae Chun Nyun-dang en coreano), el partido gobernante desde 2002 hasta 2007, inició una serie de conversación con Corea del Norte a principios de este siglo para tratar de mejorar las relaciones deterioradas en décadas anteriores. Ambas partes han llegado a ponerse en acuerdo la detención de estas actividades, consideradas ilícitas y peligrosas para el régimen. Pero aún así, las organizaciones desoyeron del pacto y siguieron lanzando papeletas amarradas junto a un enorme globo de helio que posiblemente llegaba a Pyongyang y a sus alrededores. Por cada globo de helio, se podía adjuntar más de diez mil papeletas. Cada año que pasaba, las "novedades" para atravesar los folletos no tenían fin. En 2006, junto a las papeletas, adjuntaron un dólar americano. En 2007, un CD que contenía información sobre Corea del Sur y su capital. En 2008, radios portátiles de diminuta estructura y de simple manejo junto con billetes norcoreanos. En 2010, se instauró en cada globo de helio un chip localizador y que con un control remoto podían aterrizarla en un sitio delimitado. Y en 2011, se adjuntaron lápices USB junto con fotografías de la familia Kim. 


Aquí podemos ver las herramientas que se adjuntan con los folletos para enviar posteriormente a Corea del Norte: billetes, lápices USB y radios portátiles.

 Estos inofensivos folletos se han convertido en el peor delirio de los mandatarios norcoreanos y ha mandado constantemente señales de amenaza en caso de lanzar estos accesorios. El régimen ha conminado a sus habitantes con castigar con la pena capital en caso de leer estos folletos. En la provincia de Hwang he-do, ha habido una ejecución a dos personas por leer la entraña del folleto. Mientras en Corea del Sur, distintos partidos políticos y asociaciones "hermanadas" con Corea del Norte han mostrado su rechazo total hacia estos métodos efectivos de desestabilizar a régimen. 


 Pero este acto cuenta con el amparo de la amplia mayoría de los ciudadanos de Corea del sur y las estrategias para que estos folletos sean "bien" destinados se multiplican. 

24 dic. 2011

El paraíso de 500.000 y algunos más


 Edificios deslumbrantes de formas cuadradas y bien estructuradas al estilo soviético. Caracteres coreanos escritos en color rojo en principales vías de la ciudad reivindicando la importancia del socialismo. Habitantes abrigados y mujeres maquilladas presumiendo de sus zapatos recién comprado. Son algunos de los aspectos de la capital de Corea del Norte donde el sueño de un norcoreano residente en otras zonas del país esperanza con visitarla. Muchos habían oído mediante sus vecinos o sus amigos que Pyongyang era un lugar de otro "mundo". Que en ese sitio, la gente era muy distinguida y que la elegancia se imponía con su llegada. 

 Según los datos oficiales, más de 3 millones de norcoreanos viven en la capital. De ahí, unos 500.000 pueden ser considerados como los más privilegiados de la sociedad norcoreana. Los caprichos y sus deseos están a su entera disposición y la felicidad parece no tener fin. Los más pudientes aprovechan el tiempo libre para estar con su familia e ir al parque de atracciones decorada con impresionantes luces coloridas con los niños. Mientras unos cuantos sonríen, otros corren de un sitio a otro para intentar conseguir el pan de cada día. Caminan kilómetros cuando los conocidos les dicen: "Hay trabajo en la zona de Moranbong, vete por ahí". Cuando llega la noche, muestran cansancio. Si hoy ha sido un buen día, aunque estén cansados no paran de sonreír. Si no lo ha sido, intentan conseguir un breve descanso apoyado por la pared. 

 Cuando murió Kim Jong-il, los medios de comunicación (entre ellos, la Canal de Televisión Oficial de la República Democrática Popular de Corea) sólo pudieron transmitir la agonía que padecía los norcoreanos en la capital. AP, Reuters o la BBC tampoco han sido capaces de grabar los llantos sincronizados más allá de la capital ante la negativa del régimen. ¿Que ha sido de otras ciudades como Kaesong, Chongjin, Sinuiju o Haeju? ¿Como habrán reaccionado con la muerte de Kim? Ahí queda la pregunta sin saber la respuesta. Los seguidores habrán lloriqueado por él, pero otros habrán murmurado improperios en la más absoluta intimidad. 

 Nota 1: Muchos testimonios de los que escaparon de Corea del Norte habían expresado su ilusión de poder visitar Pyongyang, pero casi la totalidad de los entrevistados no pudieron cumplir sus sueños al tener que escapar para evitar la muerte. 
 Nota 2: Con la llegada del 2012 (cuando se cumple el centenario del nacimiento de Kim Il Sung), las obras del hotel Ryugyong (que fue conocida más por sus consecuentes aplazamientos de la finalización que por su fastuosidad o por su arquitectura particular) han concluido con el propósito de la construcción de una nación "rígida y poderosa". 


El hotel Ryugyong en 2011

21 dic. 2011

¿Una nueva etapa o un futuro incierto?


 2012 parecía el año fulgurante para el régimen con el proyecto de formar una nación "rígida, nueva y poderosa". Pero la muerte inesperada del impulsor del proyecto hizo entrar en un gran confusión entre toda la población norcoreana, ya que acababan de finiquitar para aquel "gran" día de la aspiración cronometrada del régimen. El régimen había anunciado hasta llenar insistentemente a la toda la población con mensajes esperanzadoras diciendo que la "nueva era" lleno de prosperidad y desarrollo inmediatamente iba a llegar a Corea del Norte. Este proyecto había divido al país: unos que parecían creer aquella luz después de un largo camino oscuro y otros que estaban hastiados por las mentiras repetitivas del régimen. 

 Cuando se anunció su muerte, a muchos de nosotros, sorprenderse era la reacción más redundante. Incluso para todos los gobiernos cercanos y no tan cercanos como los Estados Unidos, que parecía tener toda la información sobre Corea del Norte. Hasta la progresión de la salud de Kim Jong-Il y los movimientos de los militares. Es insólito que el propio gobierno estadounidense haya mostrado su inquietud y desconocimiento sobre el futuro de Corea del Norte que será gobernado por un tal hasta ahora desconocido Kim Jong-Un. Nadie sabe si van a seguir con los programas nucleares, si van a cumplir con el deber de salir de un pozo tan profundo como la hambruna y la grave crisis económica y social. Ni los servicios de inteligencia más destacados no son capaces de descubrir las pretensiones de la cúpula del "nuevo" régimen. Sólo los testimonios de los disidentes norcoreanos serían la clave para destapar la realidad norcoreana

 Nota 1: Mientras el desconcierto está presente en el territorio norcoreano, muchos ven como una gran oportunidad para escapar del país. Por el mar o cruzando la frontera. 
 Nota 2: 2012 es el año por la cual se "celebrará" el centenario del nacimiento del "Presidente Eterno" Kim Il Sung. 

19 dic. 2011

La desparación de Kim


 La "repentina" desaparición de Kim Jong-Il no fue informado por los medios de comunicación hasta dos días después de su verdadera fecha de su defunción. Anunciado su muerte, era de esperar a miles de personas saliendo por las plazas de las ciudades del país, desde niños hasta los más ancianos, llorando durante interminables horas por su líder rememorando aquella imagen de la muerte de Kim Il Sung en 1994. Aunque se dicen que murió por paro cardíaco y fatiga extrema, junto a estos factores, desde mi punto de vista y discutido con la familia, se debe añadir otras como el estrés y la preocupación por los sucesos de la "Primavera Árabe" en el Norte de África y Oriente Medio ya que la ola de la exigencia de la democratización venía a una velocidad apresurada. 


 Mientras los habitantes permanecen cabizbajos por esta muerte, los esfuerzos de cada una de las personas y de las organizaciones de derechos humanos que lucharon por una hipotética encarcelación y juicio contra Kim Jong-Il acababan de convertirse en papel mojado. Todos los crímenes que había cometido con la ayuda de la cúpula del régimen no han sido juzgados de manera justa. Hechos tan atroces como la pasividad de solucionar el problema de la hambruna reclamando que un tercio de población norcoreana debían ser desaparecidas, acto terrorista dirigida por él en Birmania en 1983, secuestro de avión KAL en 1987, amenaza y desafío constante a la comunidad internacional con los programas nucleares durante numerosas ocasiones, y así, actos interminables no fueron dictaminados por un tribunal alguno. 37 años después de ser designado como sucesor por su padre, su cuerpo se ha amodorrado para siempre. 

 Ahora prevé que un joven que ni siquiera ha superado la barrera de los 30 años de edad (aunque no se sabe su edad exacta) sin experiencia alguna en la política internacional y estatal sea el sucesor del país más cerrado del mundo y totalmente destrozado a nivel económico y social. El conflicto interno entre la élite norcoreana para dirigir el país (que implica, según los medios principales, a la hermana del Kim Jong Il y que puede generar divisiones y disputas incluso sangrientas) y el éxodo masivo de numerosos disidentes hacia las tierras surcoreanas y chinas probablemente serían los acontecimientos más próximos que podamos ver. Muchos preguntarán estos días: ¿Esto será el principio del fin del régimen norcoreano o la segunda nueva etapa de la dictadura hermética?

15 dic. 2011

Sonrisas forzadas


 Decenas de miles de brazos y piernas de ambos géneros bien coordinados a la perfección, la música sonada en todas las esquinas del estadio principal de Pyongyang y panfletos pintados con colores infinitos dan resultado a las últimas preparatorias de diversas celebraciones en el país: el nacimiento del gran líder y de sus descendientes o la danza anual de "Arirang", un espectáculo cultural que mezcla la parte técnica y la parte artística compuesta por más de cien mil bailarines de todas las edades. Se ha visto varias veces a través de los medios de comunicación, aquellas sonrisas visualmente perfectas y brillantes en sus rostros recorriendo y saltando el amplio campo. Nadie había preguntado a estos/as sonrientes si lo habían hecho anteriormente por voluntad propia o por obligación. 


 Muchos son convocados por los regalos ofrecidos por parte del régimen. Las propuestas del régimen con la promesa de formar parte de estos espectáculos son bastantes sugerentes: un televisor, honores de escasa importancia o sacos de arroz disponible durante todo un año. Aquel capricho que nunca han tenido como un aparato de televisión hace que gente como Kim, Ri, Oh o Park empiecen a practicar durante todos los días de la semana hasta que llegue aquel gran día. Las horas de entrenamiento y las condiciones son fatigosas y en algunas ocasiones, ha habido fallecidos por golpes de calor o por cansancio extremo. El régimen pone en prioridad este tipo de exhibición socialista para intentar demostrar su poderío mientras que la petición de los habitantes a punto de cruzar el camino a la perdición es totalmente ignorada. Los asistentes que ven estos espectáculos en directo suelen ser de clases más pudientes ya que muchos de los norcoreanos no pueden asistir a estos eventos por los elevados precios. 


 Estos espectáculos suelen carecer de originalidad y los habitantes suelen estar bastante hartos de números repetidos, pero al no poder criticar no hay más remedio que obedecer y formar parte del elenco cultural de forma directa o indirectamente. Muchos comentan que son obligados a bailar y a cantar que suelen convertir en gritos desagradables que suele "engrandecer" el socialismo. La perfección y la sonrisa forzada son los puntos más importantes de los espectáculos y un pequeño error puede acabar en la más absoluta humillación del afectado/a. También muchos han sido testigos del grave maltrato hacia los niños/as de corta edad por la falta de coordinación. El incremento del maltrato está haciendo que muchas madres reorienten sus decisiones de enviar a sus hijos/as a formar parte del evento. La pequeña y primeriza protesta de un sector de la población está haciendo que estos tipos de espectáculos carezcan de valor cultural y ético que tantas veces ha querido suplantar el régimen. 

 Nota: La prolongación propuesta por el régimen hacia estos espectáculos hasta el año 2015 hace que la insatisfacción por parte de la población crezca. 

11 dic. 2011

La deshonra y su secuela


 Muchos de los militares recién entrantes ven a aquellos que ya llevan cierta experiencia como un modelo del socialismo norcoreano: firmes ante perversiones de cualquier índole y de sus constancias apabullantes. Pero al originar el aumento de las enfermedades de transmisión sexual entre los cargos importantes de la militancia del país, el propia Kim Jong Il tuvo que dar la orden de hacer las pruebas médicas adecuadas ya que esta expansión suponía una deshonra de seria gravedad en la alta esfera norcoreana. Cuando le han detectado enfermedades entre los militares renombrados enfermedades como la gonorrea o la sífilis, tuvieron que medicinar en el más absoluto secreto para que su identidad no estuviese denigrada. 

 Pero, ¿porque de repente se ha aumentado estas enfermedades de carácter sexual entre los hombres de la media/alta esfera? Ellos, al tener el control más absoluto en el ámbito laboral como elegir a la gente para trabajar por el régimen o elegir a aquellas mujeres que ansiaban entrar en las universidades a cambio de relaciones sexuales, se habían contraído con el aumento de estos comportamientos bastante incorrectos. Muchos al ser diagnosticados con la gonorrea o con la sífilis, tuvieron que comprar medicamentos a través de los "contactos" y automedicarse. También había casos de muertes debido a la mala utilización de las vacunas traídas del mercado negro como la eritromicina pero sin certificación médica oficial. 

 En el caso de ser descubierto de su particular escándalo sexual, son rechazados por la sociedad norcoreana y señalados como una "mala influencia", independientemente de la clase social que uno pertenece. Entonces hay tres opciones para limpiar su imagen: pedir perdón públicamente asumiendo toda la culpa, tomar el camino del suicidio silencioso o escapar del país y tratar de empezar una nueva vida en otros países como Corea del Sur, Canadá o Estados Unidos. Mientras tanto, en el submundo de la sociedad norcoreana sigue ocurriendo ofrecimiento de las perversiones más descaradas de las clases más elitistas hacia las clases más débiles e inofensivas que sólo tratan de buscar en mejorar sus vidas de la forma más honrada posible.  

4 dic. 2011

Las consecuencias de la subida desmesurada de la inflación


 Hace dos años, se implantó por la voluntad del régimen la nueva ley monetaria con el fin de atajar la inflación y contrarrestar el uso en el mercado negro de moneda extranjera, así estrechar el control económico en Corea del Norte. Pero aquella joven reforma monetaria resultó ser una catástrofe económica para el país y los objetivos del régimen se fueron al traste: la inflación subió de manera espectacular afectando a casi toda la población en la compra de necesidades básicas de varios sectores y el país entró de nuevo, en otra de las crisis económicas. 

 El llamado ministro de la Planificación Económico del Partido de los Trabajadores Park Nam Ki, fue acusado duramente por el régimen y fusilado por "llevar a la ruina total al país". Esta estrategia era perfecta para el régimen norcoreano para lavarse las manos y librarse de ser culpables de la hecatombe económica. Aunque por las calles desiertas de Pyongyang se oían voces como "el real culpable es de Kim Jong Il, no de Park Nam Ki" o "el Kim es un completo inútil con la administración económica". Todos aquellos ministros, que durante toda su vida han servido para el régimen, han pagado su dedicación con la muerte por pequeños errores cometidos. 

 La crisis económica, que aún persiste en Corea del Norte, sigue afectando a los más vulnerables e incluso, las propias esposas de algunos dirigentes han tenido que usar sus habilidades para traer el "dinero a casa". Muchos hijos y esposos, acostumbrados a ver a sus madres y a sus esposas todos los días pero que de repente se han marchado parcialmente para sustentar a la familia, se ha visto como han cambiado en sus comportamientos por la falta de querencia. Esto ha hecho que importantes números de parejas hayan roto llegando a la separación inevitable de familias enteras. 

28 nov. 2011

Las interminables caras de la droga



 Por un lado, el régimen norcoreano "lidera" la lucha contra el narcotráfico con duras sanciones como la pena de muerte a aquellos que posean o trafiquen con cualquier tipo de droga. En las ciudades principales de Corea del Norte, están colgados a pie de la calle decretos para que todos los habitantes puedan verlos. Entre ellos, se encuentra medidas contra el narcotráfico. En este decreto se especifican obligaciones como: avisar a los guardianes oficiales en caso de descubrir un movimiento sospechoso que tenga que ver con el narcotráfico, ser perdonado en caso de devolver las drogas en un plazo de diez días, ser penado a todos aquellos y a su entorno que posean una cierta cantidad (no especificada) con firmeza, y que este decreto va dirigido al público norcoreano. 


 Mientas tanto, se ha detectado al menos en tres lugares donde se fabrican drogas, una iniciativa desarrollada por el mismo régimen incluso antes del fin de la Guerra Fría. Nampo, Wonjin y Cheongjin son las tres ciudades donde los fervientes del régimen desarrollan drogas sintéticas para exportar de manera ilícita a China o a algunos países del Sudeste Asiático. La promoción de la droga en Corea del Norte tiene sus antecedentes históricos empezando a introducir en las embajadas norcoreanas en Oslo, Helsinki y Copenhague en los años 70, hasta que su expansión no ha dado respiro aterrizando en tierras africanas y asiáticos con pequeñas cantidades de heroína y anfetamina (se prevé entre 100 gramos a 3 kg, aunque esta cantidad puede ser aún mayor). Al obtener beneficios fastuosos con el negocio de la droga, el régimen parece no parar con su fabricación. 


 Para obtener aquel placer y felicidad espontánea, la minoría consumista coge el camino de la inhalación de la droga. Agotados de sus vivencias y preguntándose constantemente "¿por qué habré nacido en este país?" intercambian momentos del breve viaje al mundo de las "fantasías" y de las falsas felicidades y se olvidan de todas las penas que les rodean. Según organizaciones independientes que estudian sobre la adicción a las drogas, la cantidad de personas adictas a la heroína o al opio se ha incrementado vertiginosamente y miran con preocupación la expansión del consumo de droga en todo el país. Mientras el régimen mira hacia otro lado, los habitantes se refugian en aquel mundo oscuro que prontamente acabarían con sus vidas. 

25 nov. 2011

Imágenes resplandecientes, habitantes funestos


 En todas las ciudades de Corea del Norte dominan carteles con imágenes muy coloridas y las sonrisas perfectas de los rostros animados con cuerpos enérgicos son más que visibles. Un extranjero que visita a Pyongyang se queda impresionado por las caricaturas con fines propagandísticos del socialismo, ubicados en las plazas o en las calles principales de la ciudad. Los profesores enseñan a sus alumnos durante las caminatas de forma exhaustiva la importancia de la ideología de la "autosuficiencia" obligando a los niños/as a observar los carteles, ocupados en grandes dimensiones. 


 Parece ser que no todo se convence entre los habitantes norcoreanos de aquellos carteles que supuestamente traerán la prosperidad y seguridad de los ataques "imperialistas". Los rostros de la mayoría son casi cadavéricos, sacrificándose con horas interminables en el trabajo, pero tienen aquella obligación de mirar esos carteles para agradecer lo que ha hecho el líder con la sociedad norcoreana. Aunque no lo quieran y que sus agotados cuerpos digan que no. Cuando una persona pide una ayuda cualquiera para salvar su vida y la de los demás, el régimen le gira la espalda y miran hacia otro lado. El régimen, en vez de intentar socorrer y asistir a la gente que realmente lo necesitan, ha vivido únicamente durante estas décadas para encantar sus caprichos más personales que todas sus acciones descaminadas harán despertar futuras iras de la mayoría.


 Nota: Casi en todas las ciudades, especialmente en la capital, es muy frecuente ver imágenes que incitan la guerra contra los Estados Unidos, su enemigo número uno. Carteles casi idénticas como éstas se expanden ampliamente por el territorio norcoreano. 

23 nov. 2011

El no creer y el no interesar


 Ya llegados a Corea del Sur, muchos empiezan a denunciar la grave violación de derechos humanos en Corea del Norte. Todos han visto con sus propios ojos como la gente se caía cada día al suelo y ya no volvía a levantarse nunca más. Han visto morir a sus padres, a sus hijos, a sus parientes a pocos metros de distancia sin poder tener el derecho a un entierro digno. Cuando se abren debates en distintos sitios (sedes de las asociaciones o universidades) para discutir la situación actual norcoreana, resulta que el grado de interés de la población surcoreana hacia estos temas es bastante decepcionante. Muchos reaccionan sólo en tiempo parcial pero de manera feroz, cuando la militancia del país de arriba ha bombardeado algún territorio surcoreano. Las sufridoras vidas cotidianas parecen estar en segundo plano.

 Cuando una desertora norcoreana empieza a contar sobre la existencia de los campos de concentración en la ciudad donde vivió, no puede esconder su cara apenada y decepcionada. Sólo algunos interesados o periodistas han podido seguirla. Muchos de los surcoreanos creen que lo que está pasando en Corea del Norte es totalmente inverosímil. Es decir, la magnitud de la violencia extrema del régimen, para muchos, no es creíble. Sin embargo, cuando los ex-desertores cuentan la situación norcoreana en países europeos o en Estados Unidos, sus peticiones son muy seguidas, que los mismos gobiernos se encargan en denunciar aquella grave situación. También cabe añadir el factor desinterés por parte de los surcoreanos ya que muchos andan "ocupados" con sus trabajos y sus esfuerzos por entender no son prósperos. Pero los contadores de la realidad norcoreana siguen haciendo cada día un esfuerzo extraordinario e intentan convencer a cada una de la gente a través de la conversación en la calle o gracias a Internet y las redes sociales. 

21 nov. 2011

El exilio de los futuros desaparecidos


 Cuando llegue el fin de uno de los régimen más sangrientas de la historia de la humanidad, muchos de sus seguidores se habrán preparado para marchar de Corea del Norte e instalar sus vidas en las amplias tierras chinas y rusas. Se calcula que aproximadamente existen casi un millón de seguidores fervientes del régimen. En el hipotético fin de la dictadura norcoreana, los seguidores temerán ser asesinados por la población que ellos privaron durante décadas de la libertad y de los derechos fundamentales. Temerán de aquella ira acumulada que todos los habitantes norcoreanos guardaban durante mucho tiempo. 

 Se han discutido entre diversas organizaciones internacionales sobre la posibilidad de juzgar a los líderes del régimen, incluyendo al mismísimo Kim Jong-il por la Corte Penal Internacional por crímenes contra la humanidad. Pero se teme que desde la cúpula del régimen se destruya todos los documentos oficiales que pueden ser facilitadas para inculpar a aquel grupo. Muchos son quienes ponen en cuestión sobre el fin del "gran líder". ¿Acabará fusilado como Ceaucescu? ¿Será juzgado como Slodoban Milosevic o Ratko Mladic? ¿O sus actos serán impunes y morirá antes de ser juzgado como Augusto Pinochet? Ahí está el interrogante. 

20 nov. 2011

Refugiados disfrazados


 Las tramas depravadas del régimen parecen no tener fin con ideas que bloquean la estabilidad y la paz en la península coreana y en sus alrededores. Al aumentar el número de desertores norcoreanos en China y en Corea del Sur, la última estrategia del régimen ha basado en mandar a espías disfrazados de refugiados cruzando todo el territorio chino y sudeste asiático hasta llegar a Corea del Sur. Una vez llegados ahí, planean como asesinar de forma más discreta posible a los ex-políticos y activistas provenientes de Corea del Norte que dedican actualmente sus vidas a promover los derechos humanos y criticar las acciones del régimen. Preparan armas que contienen veneno de alta toxicidad para disparar sin causar la reacción espontánea entre los posibles testigos. 

 Las historias de espionaje, que se pueden apreciar en las novelas de autores consagrados como John Le Carré, Tom Clancy o Ian Fleming, han sido una lucha constante entre los servicios de inteligencia de ambos países. Están pendientes de cada movimiento de otro bando y reaccionar cuando alguna circulación de algunos individuos es sospechosa y anómala. En la época de la Guerra Fría, ambas partes detectaban a sospechosos y asesinaban ordenando ejecuciones de forma inmediata. En el caso norcoreano, los espías son entrenados exhaustivamente imponiendo sobre todo el patriotismo hacia el gran líder Kim-il Sung y de constantes sesiones de lavado de cerebro. Si es detenido por las autoridades contrarias, se suicidan prontamente antes de ser enjuiciado. 

 El servicio de inteligencia surcoreano junto con las autoridades del país está realmente preocupado por el aumento de los "refugiados disfrazados" y toman medidas más urgentes para evitar un asesinato o un terrorismo de pequeña escala que podría costar vidas humanas. Cuando Alemania estaba dividida se estimó que había al menos 20,000 espías de la RDA en RFA. La estimación de los espías norcoreanos establecidos en Corea del Sur es aún desconocida por la dificultad que conlleva. Cualquiera puede ser un espía. Una persona más inesperada puede ser un espía. Aquel dato que tantas personas esperan, seguramente será revelado después de la posible reunificación de Corea. 


 Nota de la imagen: Aquí se refleja la ejecución de los espías norcoreanos por parte de las autoridades surcoreanas en el periodo de la Guerra Fría. La opinión pública surcoreana fue mayormente a favor de estas acciones por su rechazo absoluto al comunismo. El espionaje descubierto está considerado como un delito muy grave que puede ser condenado con la pena capital. 

18 nov. 2011

Quiero vivir como una persona


 Hace algunos meses pasé noches enteras leyendo los testimonios de aquellas personas que, con sus nombres ficticios y edades aproximadas, empezaron a contar sus propias historias. Miles de hojas que relataban la verdadera sociedad norcoreana: la gente que ha sufrido de hambre (que afecta la mayoría de la población norcoreana), gente que tuvieron que despedir a sus familiares sin predecir muy bien cuando volverán exactamente, gente que se siente responsable de todos los males de la familia, gente que ha perdido a sus hijos y que aún están buscando, gente que habla con cierto miedo sobre el mundo de la corrupción gravísima en Corea del Norte, gente que habla como funciona la educación, gente que se siente humillado y perseguido constantemente por el régimen sólo por intentar expresar lo que piensa, gente que cuenta sus experiencias en las cárceles o en los campos de concentración...

 Muchos de ellos han establecidos sus andaduras en China, en Corea del Sur, en Canadá o en Estados Unidos. Aunque en el primer momento temían hablar, supieron que era necesario contar todo lo que sabían porque era la mejor forma de que el mundo entero sepa lo que sucedía en el territorio norcoreano. Leyendo las infinitas pero indispensables entrevistas, todos concluían con la frase "Quiero vivir como una persona". Y con esfuerzos gigantescos, lo consiguieron. Ya alejados de la tiranía, cuando abren los ojos, miran el alrededor y sienten que ya nadie les controla. El día a día de estos contadores de historia actual norcoreana se basa en encontrar aquellos pequeños trozos de independencia que el régimen les quitó parcialmente cuando nacieron. 

16 nov. 2011

La accesibilidad de la universidad


 Muy pocos son los afortunados de formar parte en el alumnado de la universidad de Kim Il-Sung. Hijos de los militares más reconocidos, de los pudientes o los "amigos" más cercanos del régimen tienen mayor facilidad de entrar en la universidad. Aunque uno/a fue un/a alumno/a brillante en la escuela con un expediente académico impecable pero que pertenece de la clase no opulenta, está vetada a cursar el estudio superior como la universitaria. Aquel edificio fastuoso que se fundó en el año 1946 es el lugar donde la parte más incorrecta de la sociedad norcoreana disfruta durante cuatro años. 

 Los alumnos, durante su estancia universitaria, disfrutan todo tipo de comodidades: a escondidas escuchan canciones pop-rock americanas o ven series surcoreanas. Aunque se intensifica la ideología Juche en todos los rincones de la universidad, muchos son los que sienten cansancio de tanto fomento de la ideología socialista. El recibimiento por parte de la universidad Kim Il-Sung a los alumnos de otros países como China, Rusia, Albania, República Checa, Cuba, Siria, Chile o Finlandia sea el factor más importante para que su perspectiva hacia el mundo exterior sea más amplia. 

 Cuando los alumnos terminan sus estudios universitarios, esperan encontrar una ocupación bastante adecuada con la carrera que cada uno ha estudiado. Pero cuando la industria en la mayor parte de Corea del Norte fue paralizada debido a la fuerte crisis económica, muchos tuvieron que poner aquella etiqueta de "desempleado". Al no tener trabajo, muchos dedican a jugar al rol del vago: se pasan casi todo el día en sus casas y de vez en cuando salen por la ciudad a ver a sus compañeros de la universidad para comentar que hace cada uno con su futuro. 

 Nota 1: Entre los alumnos de la universidad se ha acostumbrado a decir la frase "No vamos a recibir el título universitario, sino vamos a coger el título de desempleado". 

 Nota 2: Se estima que aproximadamente hay casi 2,500 docentes en la universidad y alrededor de 12,000 alumnos. 

13 nov. 2011

¿Falta de información?


 Es posible que en otros países como la parte europea o la parte americana, la información real y verdadera sobre Corea del Norte sea nula o bastante escasa. Sólo se hizo eco la noticia cuando el ejército norcoreano lanzó un ataque el día 26 de marzo de 2010 contra el buque surcoreano de Cheonan donde fallecieron 46 marineros surcoreanos y otro ataque en el mes del noviembre del mismo año en la isla de Yeonpyeong donde murieron 2 soldados, 2 civiles y causó decenas de heridos. Casi la totalidad de población residente en la isla tuvo que dejar el lugar de forma provisional hasta que la seguridad estuviese garantizada. Estas noticias se transmitieron por todo el mundo pero semanas después de ser difundida, el dolor de los familiares de las víctimas estaba siendo olvidado. 

 Hay demasiadas historias verdaderas de la situación de Corea del Norte que tienen que ser contadas pero que no son emitidas por las televisiones o escuchadas por las radios. Sólo existen varios documentales que se acercan a la vida cotidiana actual norcoreana pero el interés generada por la comunidad internacional es bastante carente. Existen documentales arriesgadas pero excelentes que tienen que ser vistas por multitudes de personas para intentar concienciar de la situación norcoreana. Por mi parte, he visto a diario los informativos surcoreanos, y en cincuenta minutos de programación diaria, sus reportajes sobre Corea del Norte han sido, hasta ahora, muy míseros. 

 Gracias a Internet, aquel invento que nos hizo dar un paso más hacia el camino del conocimiento y la erudición en su gran parte, miles de informaciones son expuestas al público. Muchos descubren como una vía estupenda para el activismo contra los totalitarismos y las injusticias y de hacerles frente con el poder de la información. En aquel mundo digital, existen incontables páginas webs y blogs de asociaciones e instituciones divididos en diferentes países tratando de informar a la gente como usted o como yo. En este mundo tan amplio, este pequeño blog quizá esté intentando cada día aportar un pequeño grano de arena por luchar contra la tiranía del régimen norcoreano. 

12 nov. 2011

Preocupaciones de los padres


 Decidieron ingresar al primero, segundo, e incluso al tercer hijo al ejército con la esperanza de que puedan comer algo, tener un techo donde dormir y aprender a enfrentar en situaciones extremas con este tipo de educación. Parecía que el régimen les cuidaría como si fuera una gran familia (como siempre había prometido) y el peso de la preocupación de los padres fue algo menor debido a la mala situación económica en Corea del Norte. Estaba previsto estar al servicio militar durante tres años y medio. Dos de ellos aún no habían cumplido la mayoría de edad y el primero acababa de superar esa barrera de edad. 

 Años más tarde, un camión militar se paró en la puerta de su casa. Los militares descargaba a uno de sus hijos con un aspecto extremadamente delicado que incluso no podía caminar sin la ayuda de una persona. Los padres enseguida socorrieron al hijo y le preguntó: ¿Que te pasa, hijo? ¿Estás bien? Entraron rápidamente a casa y la madre empezó a preparar una sopa de maíz. Pequeñas aportaciones de los vecinos (arroz, pequeñas bolsas con medicinas, ropa cálida) hizo que el hijo pudiera levantar los ojos y decir unas palabras. Les había dicho que llevaba días sin comer ya que faltaba alimentos para todos los soldados, especialmente aprendices, y que muchos están siendo transportados a sus hogares o muertos directamente. Los dos hermanos restantes están aguantando lo que pueden pero que no tardarán en volver a casa. 

 Nota: Aunque el servicio militar en Corea del Norte dura aproximadamente cuatro años por ley, en realidad, se está alargando de siete a diez años. 

10 nov. 2011

Proteger y abrazar


 Cuando los padres han muerto de inanición o por enfermedad, los niños se quedaron en orfanatos para ser protegidos por personas mayores sin que sus vidas sean garantizadas con vida. Desde la estancia en el orfanato, los niños alimentan de sopa de verduras o de legumbres y juegan entre ellos. Cuando ya pasan varios días empiezan a buscar a sus padres. ¡Papá! ¡Mamá!. Los encargados de los orfanatos se rompen a llorar al no poder decir que sus padres ya no están aquí y que jamás volverán a este lugar. Cuando el hambre afecta a casi toda la población, las ayudas reducen drásticamente y no hay alimentos suficientes para todos los niños. Con el tiempo, los rostros de los niños se vuelven pálidos y sus cuerpos, debilitados. 

 Diversas organizaciones, entre ellos UNICEF, Save the Children o la FAO, han hecho un gran esfuerzo para enviar ayudas de forma urgente a Corea del Norte. Pero meses después, la situación sigue siendo crítica y se pregunta: ¿No han podido abastecer con la ayuda que enviamos a gran parte de la población infantil, empezando por los más necesitados? El régimen dice que (y en repetidas ocasiones) que la crisis alimentaria ha sido superada y que ya no hay ningún problema. Aquí se entra en un profundo debate de como se administran las ayudas en Corea del Norte y si se distribuye equitativamente en diversas zonas del país. 

 Muchos no logran superar la barrera de los cinco años y mueren al coger alguna enfermedad infecciosa. Muy pocos sobreviven del primer gran obstáculo de la vida. Una vez saltado, a ellos les toca cientos de obstáculos por saltar: enfrentar cada día una sociedad tan hermética como la norcoreana por ellos mismos, sin ayuda de nadie. Muchos acaban cogiendo pequeños trozos de fideos cocinados en los mercados mientras los clientes les miran con desprecio o robando frutas en grupo. No hay nadie quien les proteja o que las abrace. Muchos de ellos, que algún día podían haber soñado con un objetivo en sus vidas, han dejado de soñar. La hipocresía y la crueldad les arrebataron sus dignidades. 

7 nov. 2011

Nacionalidad concedida


 Cuando los norcoreanos deciden escapar de su país nunca olvidan de su documento de identidad ya que saben que sin ella, al llegar a Corea del Sur, no pueden tener la nacionalidad surcoreana que se concede de manera instantánea. Aunque aún falta un largo camino para recorrer, hay que reconocer el pequeño esfuerzo de las autoridades surcoreanas de conceder la nacionalidad a los norcoreanos recién llegados para que pueda integrarse en su sociedad de la mejor manera posible. Sólo hay que mostrar que ha nacido en Corea del Norte mediante el documento de identidad y en breve plazo, se le adjuntará el nuevo documento de identidad y el pasaporte surcoreano (véase el imagen superior). 

 La emoción al recibir el nuevo pasaporte es insuperable y al tenerlo en la mano, ellos sienten una seguridad que no pueden expresar con palabras. Piensan: "Ya nadie me tendrá que controlar", "Ya soy una persona libre", "Por fin, la lucha ha dado sus frutos". En caso de Estados Unidos o España, los recién llegados, sean de donde sean, tienen que recorrer por diversas instituciones durante años para conseguir sus objetivos, pero en el caso de Corea del Sur es totalmente distinto ya que se trata de misma gente, que algún día fueron vecinos, hermanos o amigos. . 

 El problema se produce cuando una mujer norcoreana da la luz en China y que aquel país no facilita el certificado de nacimiento del bebé a la madre, cuyo documento es fundamental para que le puedan dar la nacionalidad surcoreana. Existen algunas autoridades que si posibilita el acceso a aquel documento pero la suerte no corre de mismo modo a todos los bebés norcoreanos nacidos en China. Muchos se estancan a pesar del afán enorme de sus madres pero gracias a los esfuerzos de las organizaciones de los derechos humanos en Corea del Sur, se ha flexibilizado ese proceso. Parece que la cosa se está mejorando, pero la lucha de estas organizaciones sigue siendo muy necesaria. 

 Nota: El Ministerio de Reunificación y El Ministerio de Interior son los principales encargados de conceder la nacionalidad a los norcoreanos. 

6 nov. 2011

La disolución de las familias


 Las familias se están rompiendo por varios motivos en Corea del Norte. Por pelearse con alguien cuando intentaba traer el dinero a casa y su posterior discusión con la familia sobre el estado que se quedó el hombre: manchas de sangre por toda la cara y numerosas heridas en el cuerpo. O porque antes de ayer sus progenitores han fallecido por el hambre y que con aquella depresión algunos miembros de la familia han optado por el suicidio. O por despedir a algunos miembros de su familia en las orillas del río Tumen por la noche y sentir esa sensación de que jamás podrán verse. 

 Muchos intentan que algo tan importante como los lazos familiares no se rompa. Los esfuerzos diarios son tremendos pero las condiciones actuales castigan duramente a los habitantes en Corea del Norte y dificulta aquella unión. El "Ir y no volver" se ha convertido en algo tan cotidiano en la sociedad norcoreana. Una pequeña sonrisa de un hijo, una simple llamada de "¡Ya está la comida. Dile a tu hermano que venga a comer que tendrá mucha hambre!", un simple suspiro profundo de aire puro de las montañas verdosas, abrazar a los padres y sentir aquel único calor, establecer una conversación entre todo los miembros de la familia...todo aquello poco a poco se está diluyendo. Muchos aún rememoran esos pocos momentos especiales que tuvieron en el pasado pero que ahora no lo podrán recuperar. 

5 nov. 2011

Nosotros somos los ricos, ellos son los pobres


 Cada año, el régimen se dirige a su público reafirmando que Corea del Norte es una de las naciones más ricas del mundo y que la productividad aumenta, mientras que en Corea del Sur el hambre y la desigualdad son los que dominan. Y dicen que el "imperialismo" es el mal que pronto tendrá que ser extinguido. El régimen, para demostrar el mal del "imperialismo" convoca a todas los ciudadanos para un desfile militar anual y los habitantes deben responder con una sonrisa forzada. El color rojo inunda las ciudades y los habitantes, aunque la inmensa mayoría no quieran hacerlo, deben preparar la fiesta anual. 

 Corea del Sur ha experimentado un aumento espectacular económico gracias al fomento de la industria y la capacidad de los habitantes de investigar y reinventar productos innovadores. Y el régimen norcoreano lo sabe, pero su deber es maquillar los datos y exponer ideas equivocadas. Una vez dijo Kim Il Sung a un medio occidental durante los años 60 que Corea del Sur jamás superará a su país en todos los aspectos. Décadas más tarde, fue él quien se tragó sus propias palabras pero para que sus habitantes no supieran sus declaraciones precipitadas, el control hacia sus habitantes aumentó. 

 Cuando Corea del Norte presume exageradamente que es una de los países más ricos del mundo, uno se pregunta: ¿entonces porque hay tantos secretos y no es facilitado los datos? ¿Porque no envía sus estadísticas oficiales a PNUD (Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo)? ¿Porque en los libros, cuando uno quiere buscar datos oficiales de Corea del Norte, sólo aparece la frase "Sin datos"? ¿Son temidos ante la crítica constructiva de las Naciones Unidas, organismo que forma parte desde el año 1991, al observar los datos? Hay demasiadas preguntas que el régimen tendrá que contestar. 

 Los desertores norcoreanos, al pisar el territorio de Corea del Sur, se quedan anonadados de tantos rascacielos, de tantas movilidades y de tantas personas bien alimentadas y enérgicas. Siempre habían oído que los surcoreanos estaban hambrientos y que los niños rompían bolsas de basura para intentar encontrar algo de comida. Cuando la perspectiva es totalmente inversa, los ya convertidos refugiados y posteriormente surcoreanos, se exclaman: ¡Hemos estado décadas engañados de forma abismal por el régimen y por los Kim! 

3 nov. 2011

Muertes no contadas e injustificadas


 Detrás de aquellas muertes desconocidas, se esconden injusticias que nunca serán reveladas y que prontamente, serán olvidadas con el tiempo. Los asesinos serán impunes ante sus hechos atroces y los familiares de las víctimas llorarán hasta que empezarán una nueva vida con aquel profundo dolor enterradas en su interior. Las historias posiblemente olvidadas son éstas: los soldados, muy confiados de su autoridad retorcida del poder, matan a los débiles sólo por diversión e imponer su dominio en la zona que vive. Desconocen la palabra mansedumbre, o parecer ser que ya se les han olvidado desde que abandonaron la época de la juventud. Sus expresiones faciales se convierten en algo malévolo y sus desafíos perversos serán interminables. 

 Además de las matanzas no investigadas, los soldados y los funcionarios de la seguridad del régimen dedican a entrar en las casas sin pedir permiso alguno, roban objetos de valor y venden al mercado a precios elevados y así, obtener grandes beneficios. Los habitantes, aterrorizados, cogen a sus hijos y tratan de escapar de un país sin ley y refugiarse en zonas más seguras. Sus intentos están lleno de obstáculos de diversos factores. Los despropósitos del régimen también llegan hasta aquí: matar a los que escapan, dejar matar a la población considerada débiles, repartir los beneficios del país sólo entre ellos y algunos más, sonreír de manera sanguinaria. 

 Nota: Como la organización de derechos humanos rusa "Memorial" dedica a investigar las desapariciones y las muertes en la época soviética, también se debería profundizar la investigación de las desapariciones en Corea del Norte. 

2 nov. 2011

El aumento de la delincuencia


 Cuando la pobreza azota todo un país, el índice de la delincuencia sube vertiginosamente estén donde estén y miles de personas inocentes son víctimas de actos macabros de personas sádicas. Cuando la respuesta por parte del régimen para combatir la delincuencia es negativa o que su reacción es lenta y débil, cada habitante hace como puede: dormir con el cuchillo en la mano, asegurar que la puerta está cerrada aunque esté hecha de madera y papel de arroz, vigilar por turno por la zona donde vive o simplemente, no dormir. Nadie está a salvo de la criminalidad y casi el 98% de la población norcoreana tiene que convivir cada día con espanto. 

 Es una feliz noticia coger a un asesino en serie peligroso o un ladrón violento que ha robado decenas de casas en pocos meses. Algunos son juzgados y fusilados directamente ante el clamor popular, pero muchos son quienes utilizan esta alternativa y así, libran de ser encarcelados o ejecutados: el soborno. Entregan unos cuantos billetes a los soldados o a las autoridades encargados de la vigilancia callejera. Todos estos hechos dejan decaídos a toda la población. Ahora no saben a quien dejar la confianza ante el semejante caos. Sólo creen en una medida: tomar la justicia por sus propias manos. 

29 oct. 2011

Deseos antes de morir


 Si preguntamos a cualquier norcoreano/a, ¿Cuál es tu mayor deseo? Seguramente la respuesta más contestada sería: "Comer bien al menos una vez en mi vida". Pero también salen otras respuestas que reflejan a la perfección la realidad de la sociedad norcoreana: "No morirme de frío", "Tener leñas disponibles en mi casa", "Escapar a China sin morir en el intento y ver el paraíso", "No enfermarme de neumonía", "Vestir el hanbok más colorido hecho por mi madre", "Ver a mi familia que está en Corea del Sur y darles un fuerte abrazo", "Sonreír al menos una vez al día", "Ver a mi hijo crecer sin ningún problema"...

 Muchos son quienes prefieren morir en la guerra con las balas perforadas en sus cuerpos que morir de hambre. Algunos expresan con pesimismo: "Es una mala suerte nacer en este país. ¿Porqué el destino me eligió a mí?" Hay un testimonio de un superviviente norcoreano de 40 y tantos años que perdió a todos sus miembros de la familia por diversas circunstancias (hambre y enfermedad). Después de sufrir en primera mano todo aquello, el desánimo y la desilusión le rodea constantemente que necesita de manera constante ayuda psicológica. Le habían preguntado cuál era su sueño más próximo. La respuesta ha sido clara: "No tengo sueños"

28 oct. 2011

¡Te quiero mucho!


 Después de la Guerra de Corea, millones de familias tuvieron que decir un "hasta luego" con la promesa de que pronto se verían las caras y vivir juntos para siempre. Aquella promesa no se pudo llevar a cabo y hasta ahora, los perseverantes añoran escuchar noticias de sus seres queridos: hermanos/as, hijos/as, padres/as, cónyuges mediante cartas o por vía telefónica. Estando pegado en la misma península la comunicación era prácticamente imposible y sigue siéndolo. Para muchos, ya convertidos en ancianos, el último deseo sería dar un gran beso o un gran abrazo a sus familiares distanciados.

 Gracias a unos acuerdos por ambas Coreas fijados en los años anteriores con el fin de establecer la estabilidad y la posible paz, se inició una serie de encuentros entre las familias divididas, respaldadas por la Cruz Roja Coreana. Las solicitudes fueron decenas de miles pero sólo muy pocos afortunados podían acercarse a sus seres. Durante varios días, la sala del encuentro fue abarrotado por los sonidos de alegría que guardaban durante mucho tiempo desde sus corazones y los lloros de espera se escuchaban en cada rincón del salón del hotel. Los afortunados abrazaban, bailaban, cantaban hasta el amanecer y parecían no estar cansados. 

 Aún así, son muchos quienes todavía esperan una noticia. Casi se acerca los sesenta años desde que se dividió oficialmente Corea. Muchos quieren una pronta reunificación de ambos países y creen que sucederá en muy poco tiempo. Un zapato negro, un pañuelo de color verde, un par de gafas, un bolígrafo, un libro. Son pequeñas cosas que llevan guardando en el cajón para que cuando llegue el gran día, regalárselo a su familiar o a su querido/a. Muchos son quienes llevan ensayando aquella frase mágica que deja maravillado emocionalmente a cualquier ser humano: ¡Te quiero mucho, ven conmigo!

26 oct. 2011

Los malvados


 Los que ya llevan varios años de experiencia trabajando como los "guardianes" del régimen, con el transcurso del tiempo, sus almas iban yendo hacia caminos equivocados, distorsionados y malvados. Al empezar con su servicio al régimen, parecían personas inocentes que protegerían la patria con buena fe. Pero una vez penetrado en aquel mundo oscuro donde los superiores eran los mismos diablos, ordenaban cosas que a ellos no les gustaban pero tenían que obedecerlas. Atrapar, llevar al campo de concentración y torturar a los que escapan del país, a los ladrones que robaban comida porque sus hijos morían de hambre y saquear productos sin justificación alguna, eran el trabajo diario de los "guardianes". 

 Los norcoreanos se quedaban impotentes ante los actos sin argumento de los malvados. Enfrentarse o quejarse contra las autoridades del régimen era una acción demasiado arriesgada. Sólo podían y tenían que mirar como saqueaban sus propios productos que tanto esfuerzo le había echado. Cada día, los soldados o las autoridades decían: "Esto es una inspección de la autoridad. ¡Quédense quietos!" Y llevaban silbando y contentos. No podían preguntar. No podían reclamar. No podían hablar. Esta injusticia pasa en todos los rincones del territorio norcoreano. Muchos, al no poder hacer nada, empiezan a dudar del socialismo que tanto tiempo se les implantó en sus mentes.

 Nota: Aunque parecía imposible, hubo sucesos donde algunos soldados fueron asesinados por anónimos al intentar saquear el mercado local situado por el norte del país. Los habitantes, entre ellos, llaman a los individuos como "los héroes invisibles". El régimen ha iniciado una investigación sobre aquel suceso, pero siguen sin tener resultados esperados. 

24 oct. 2011

Quiero pero no puedo


 Muchos jóvenes creen que ser militar les puede solucionar la vida. Pero una vez entrado, la realidad es completamente distinta. Cumplen órdenes de sus superiores, muchas de ellas perversas y depravadas. Cuando les toca vigilar la frontera entre China y Corea del Norte, sus ojos tienen que estar completamente pendientes de los movimientos de la gente. Si detectan a una mujer intentando cruzar el río Tumen con un bebé en sus brazos, no tiene más remedio que avisar a sus compañeros, capturarla y llevarla a un campo de concentración. Una vez hecho el trabajo, su superior le sonríe y le dice: "Buen trabajo, sigue así!". Poco a poco, la semilla del mal se cuela en su cuerpo y seguirá haciéndolo más veces. 

 La vida de estos soldados principiantes es muy dura y solitaria. Durante esas largas e insoportables días de invierno, a ellos les toca vigilar. Hay días que no quieren levantarse de la cama. No tienen ganas. No es por pereza sino por falta de potencia que tienen los jóvenes al no alimentarse durante varios días. Ya tenían que recibir los alimentos hace tiempo pero no hay noticias. Mientas tanto, sigue habiendo gente que cruza la frontera para vivir. Algunas veces miran a ellos y piensan: "Yo también quiero ir con vosotros, pero no puedo. Mi deber es avisar a mis superiores para que os arresten". Mientras los residentes norcoreanos cruzan la frontera, ellos afrontan su particular frontera entre el bien y el mal. Si hablas y disparas, la gente muere. Si no hablas y no haces nada, la gente vive. 

21 oct. 2011

El futuro incierto de los científicos


 Después de acabar los estudios superiores, parece ser que el mundo de posibilidades está a tu entera posición. La ilusión de hacer algo que tanto te gusta se te rodea por la cabeza y gracias a tus conocimientos, lo llevas a la práctica. Y con el tiempo, adquieres experiencia, conoces gente interesante y viajas a sitios diferentes a los tuyos. Parece que todo va sobre ruedas y sientes que eres feliz. Pero todo esto parece no ser posible en Corea del Norte. Una vez acabado los estudios, tienes que entregar tu cuerpo y alma al régimen. Un espaldarazo supondría la pérdida de tu propia vida y de la de tu familia y el comienzo de una larga pesadilla. 

 Miles de científicos formados en la universidad de Kim Il-Sung, al entrar en el mundo laboral, se enfrentan a constantes dilemas. Cuando el régimen dio luz verde al programa nuclear, los científicos, aunque no lo quería, debían de obedecer aquellos órdenes y recoger datos imprescindibles para fabricar armas nucleares. Muchos habrán estudiado para inventar un nuevo producto para la mejora la sociedad norcoreana. Sus pequeños trozos llenos de buenas intenciones y de sueños beneficiosos han desaparecido por el malévolo plan del régimen norcoreano: fabricar armas en grandes cantidades y exponerlas a la comunidad intencional con arrogancia. 

 Después de servir durante décadas para el régimen sin poder llevar a la realidad tus ideas que parecían ser innovador y clemente, una parte de tu ciclo de vida ha terminado. Parecía que a ti no te iba a pasar pero con la grave crisis económica del país, no hay más remedio que vender tus pertenencias en el mercado cercano a precios módicos. Esperas noticias de reparto de alimentos pero recibes la misma respuesta: "Hoy, no hay reparto. Vuelva dentro de unos días". 

20 oct. 2011

Voto obligatorio, sí obligatorio


 Porcentaje de participación 100%. El partido político ganador: El Partido de los Trabajadores de Chosun. Su porcentaje ganador: 100%. Mayoría abrumadora. El partido disfrazado por el régimen norcoreano ganan por enésima vez las elecciones y ellos proclaman que su gran nación cumple intensamente el proceso "democrático". En el día de las elecciones, los ciudadanos con la edad de votar en Corea del Norte tienen la obligación de votar. El incumplimiento lleva su castigo: encarcelado por subversión. 

 Una vez llegados a los sitios donde se celebran las elecciones, cada uno coge la papeleta que está escrito "Kim Jong-il" y donde por detrás pone "A favor". Se dirige a la mesa electoral, muestra su documento de identificación y finalmente, se deposita la papeleta en la urna bajo la atenta mirada de los observadores electorales designados por el régimen. Existe la opción de no votar al único partido que existe en Corea del Norte. Al hacerlo, se debe justificar el porque con claridad. Esta arriesgada opción puede acabar con una familia entera o ser prisionero en campos de reeducación repartidos por todo el país y ser sometido a jornadas intensas de lavado de cerebro. Muchos son quienes escogen el camino del suicidio al no poder aguantar tanta presión. Estos desconocidos pero valientes defensores de la democracia y de la libertad política jamás serán libres, al menos que pidan perdón al régimen por haber cometido el mayor "error" de sus vidas. En Corea del Norte, la valentía tiene un precio incontable. 


 Nota: Con este cartel, el régimen clama el voto y el SÍ obligatorio a todos los norcoreanos para el día 8 de marzo. 

18 oct. 2011

No expreses lo que piensas


 Dicen que los niños y los ebrios son los únicos que saben decir la verdad. Aquellas personas, frustrados de todo lo que les rodea alrededor de sus vidas, se refugian en el alcohol para desahogar y decir a sus compañeros de mesa todo lo que sienten desde lo más profundo de sus almas. En Corea del Norte, al no existir la libertad de expresión, criticar algo tan cotidiano como el funcionamiento del reparto de alimentos puede tener consecuencias que puede cambiar la vida de una persona radicalmente. Aunque son muchos quienes quejan de la mala gestión del régimen, nadie puede hablar de esto en todas las zonas excepto en sus hogares delante de gente de confianza. Hacerse el mudo es, quizás, la mejor opción.

 Un hombre, hundido por la muerte de su esposa, bebió unas cuantas copas dijo a su amigo que mal estaba organizado todo en este país y que lo única que quería es que su esposa no muriera por desnutrición. Inmediatamente unos hombres le llevaron a un no se donde y en pocos días, fue acusado como traidor de la patria. Fue humillado y maltratado físicamente por los militares y finalmente, fue enviado al campo de concentración. Desde entonces, nadie supo de la existencia del hombre y su familia está en el punto de mira de manera constante por las autoridades. Al no estar permitido las visitas, muchos añoran su presencia. Muchos dicen adiós aunque no lo quieran. Una expresión de sinceridad está acabando con las familias que alguna vez fueron bienaventurados.

 Nota: Las expresiones más utilizadas por los quejicosos del régimen son: "estos cerdos asquerosos están hundiendo el país", "cerdos crueles" o "en nuestro país, existen tres cerdos que no hace nada por solucionar los problemas". 

14 oct. 2011

Vía de escape (Parte 6: Corea del Sur)


 Aunque el control en la frontera del paralelo 38 es abusivo (millones de minas antipersonas plantadas en la tierra, miles de buques de ambos países controlando las 24 horas del día), aún existen aquellos valientes que cruzaron a lo largo de sesenta años la frontera arriesgando seriamente sus vidas. Aún recuerdo perfectamente las historias de aquellos valientes norcoreanos que me contaron mis padres cuando yo era un niño pero que mi interés sobre este asunto era aún diminuto. 
 - Muchos han cruzado la frontera en los años setenta, ochenta y los noventa. Sabían perfectamente que tenían minas antipersonas. Algunos fueron arrestados, tiroteados o fraccionados en partes desiguales por culpa de las bombas en el camino, pero también hay gente que lo ha podido. Unos saltaban, otros excavaban tierras con sus manos durante horas. Recuerdo que alguien me dijo que una señora estaba excavando sin parar hasta que de repente llegó un soldado norcoreano con su perro. Y la señora exclamó: "Esto es el fin, voy a morir". Pero agachó. El perro no pudo olerla porque era de raza mixta. Ya sabes, que estos tipos de perros sus poderes olfativos son mucho más deficientes que las originales. Pudo sobrevivir y ahora está viviendo en Corea del Sur. 

 Recientemente, se hizo noticia de los barcos norcoreanos que cruzaban la frontera marítima para pedir ayuda y asilo de carácter político y humanitario. Repetidas veces son estos sucedidos que la tensión entre ambas Coreas aumenta cada vez más. El régimen de Corea del Norte ha pedido de forma amenazante a Corea del Sur que devuelvan a sus habitantes. Pero la respuesta de Corea del Sur ha sido clara: jamás devolverán a los desertores porque ellos han pisado de forma voluntaria y que su propósito es establecerse en su país. Se agradece profundamente que el gobierno surcoreano conceda la nacionalidad de forma directa y rápida a los desertores norcoreanos. Pero el problema está en que si podrá adaptar adecuadamente el ritmo de vida frenética que tiene Corea del Sur desde que se convirtió en uno de los países más desarrollados de Asia.  

11 oct. 2011

Vía de escape (Parte 5: Un destino llamado nada)


 Hoy se ha hecho eco la noticia sobre los 35 desertores norcoreanos arrestados por la autoridad china en la ciudad de Shenyang. Se entremezclan ancianos, hombres, mujeres e incluso niños de escasa edad. En sus cabezas pesaban dos destinos. Uno, ser repatriados a Corea del Norte y estar sometidos a torturas sanguinarias o ser ejecutado por abandonar el territorio "más perfecto" del mundo. O dos, ser expulsados hacia terceros países (probablemente Corea del Sur, Tailandia o Estados Unidos) por la petición oficial del gobierno surcoreano. Diversas asociaciones y organizaciones de derechos humanos esperaban durante días una respuesta coherente por parte de China, pero sus esfuerzos se han ido en vano. China acababa de anunciar que repatriará a todos los integrantes norcoreanos de vuelta a Corea del Norte argumentando que por su parte no tenían otras alternativas ya que si liberan al grupo también se debería hacer con decenas de miles de norcoreanos que recorren el territorio chino preguntándose constantemente: "¿Pero a donde voy?"

 Entre los arrestados también estaban varios surcoreanos que estaban ayudando al grupo con el apoyo logístico. Uno de ellos fue liberado hace varios días pero el pánico sigue controlando a los demás desertores norcoreanos. Además del grupo, como ya he dicho, decenas de miles de norcoreanos viven escondidos en todo el territorio chino sin poder ser identificados. La estrecha relación amistosa que mantiene China y Corea del Norte hace que personas inocentes como Kim, Ryu, Park o Sim (apellidos ficticios) desaparezcan y que sus memorias sean quemadas por la práctica del radicalismo más salvaje de ambos países. Durante cada momento del día, estas personas agarran a cosas que puedan tener el significado de salvación. Ahora más que nada, estas personas necesitan ayuda urgente. 

 Nota: Aún no han sido repatriados pero se puede realizar en cuestión de horas o días.