3 ene. 2017

Dos caras de Corea en un día

 Día 17 de diciembre en Corea del Sur 
 
Día 17 de diciembre en Corea del Norte

  Aquel día, 17 de diciembre, para terminar el año 2016, hubo dos formas de mostrar la realidad de estos dos países. En el lado sur, se celebraba una culminación parcial de una protesta ciudadana que comenzó desde finales de octubre hasta mediados de diciembre que pedía el apartamiento del poder por parte de la presidenta Park Geun-Hye, salpicada en uno de los escándalos políticos más sonados en Corea del Sur desde la instauración de la democracia. El número de los participantes en las manifestaciones, que se celebró todos los sábados, se incrementó de manera considerable (de cientos de miles hasta millones de personas) y dicho efecto no causó una dimisión por parte de Park sino pasar todo el poder presidencial en el primer ministro actual Hwang mediante el voto de los miembros (dos tercios) de la Asamblea para la moción de destitución. Mientras, en el lado norte, como ven en la imagen, pueden ver a los ciudadanos norcoreanos (principalmente en las grandes ciudades del país) mostrando su respeto para conmemorar el quinto aniversario de la muerte de Kim Jong-Il. 

 Cuando comenzó la protesta ciudadana en todo Corea del Sur, mi intención era observar como era el movimiento de estrategia por parte del régimen norcoreano. Me he pasado casi todos los días (hasta mediados de diciembre) leyendo artículos que se publican en los diarios oficiales de Corea del Norte para ver que tipo de lenguaje utilizaba respecto lo sucedido en Corea del Sur. Para dar una conclusión veraz tenía que esperar casi dos meses y lo que he podido sacar es, obviamente, que el régimen no ha sido capaz de criticar a la presidenta Park Geun-Hye, a raíz de este movimiento que se celebraba cada sábado por la tarde, porque la situación que estaba Park podía tener un efecto rebote al régimen en caso de enfocar demasiado la noticia. Al carecer de la cultura democrática, el régimen ha optado por callarse, observar detenidamente la situación y ordenar a sus informadores oficiales que no mencionara de ninguna manera sobre las protestas. 

 Mediante las redes sociales, he podido comunicar con algunos refugiados norcoreanos que residen en Seúl y he preguntado sus primeras impresiones sobre estas protestas. Desde que "el día que pase en Corea del Norte, el régimen utilizaría toda su garra para parar esas intenciones" hasta "no había visto nada igual en mis años de residencia en Corea". Quizá los miembros más férreos del régimen querían que lo que pasaba en el sur se acabara lo más antes posible para que ellos puedan seguir utilizando la mismo táctica estratégica de imposición de mensajes de terror a la comunidad internacional. Y el resultado ha sido hace dos días. En el discurso de año nuevo de Kim Jong-eun. Diciendo que ya están preparando misiles que tendrán alcance intercontinental. Casi el mismo contexto solo que esta vez se han dignado en cambiar algunas frases para no quedarse demasiado en la génesis. 

 Nota importante: A principios de este año 2017 me van a publicar un libro de ensayo periodístico sobre Corea del Norte en español. Se trata de un asunto que cambió para siempre la historia actual del país.