29 ene. 2015

El mercado no se abre aún del todo


 La tragedia humanitaria en Corea del Norte empezó desde mediados de los noventa. Hasta entonces el régimen norcoreano repartía ración diaria de alimentos (arroz y maíz, sobre todo) a todos sus habitantes con algunos resultados positivos a raíz de la exportación de sus capacidades agrícolas con países tan cercanos ideológicamente como la Unión Soviética, Alemania Oriental, Albania, Rumanía, Hungría o Chequia. Pero cuando estas naciones afines a la ideología socialista cayeron para dar bienvenida a la práctica del capitalismo, junto a las pésimas condiciones medioambientales como factor importante, el colapso tampoco era la excepción en Corea del Norte. La época más dura fue de 1995 a 1998 cuando las estimaciones dan cantidades numéricas enormes en cuanto a los fallecidos.

 Entonces los habitantes empiezan a vender cualquier cosa en la calle. Pertenencias personales u cosechas mínimas que tuvieron en un huerto privado escondido detrás de sus casas. El régimen norcoreano, al percatar de la situación, trató de prohibir dicha práctica de mercado ambulante en las ciudades del país (incluso Pyongyang) pero la situación era demasiado deplorable como para enfrentarse a la posible cólera de la población que al final lo habían permitido. Pero siempre con condiciones para no "manchar", según ellos, "la armonía socialista" con la entrada del pequeño capitalismo.

 Corea del Norte no facilitaba (o trataba de esconder ya que suponía una "humillación" no mostrar números positivos) sus datos económicos hasta hace algunas décadas hasta que llegó la gran hambruna. Según la organización Heritage, que analiza la libertad de mercado de todos los países, el país ocupa el puesto 178. Es decir, el último. ¿Su puntuación? 1,3 de 100. 0,3 puntos más respecto al año pasado. ¿Porque una nota tan baja? Por la constante existencia de la corrupción en su particular sistema de mercado a pesar de que el régimen norcoreano ha querido abrirse más que hace 21 años. Con esto no trato de defender el capitalismo salvaje donde pretende realizar el liberalismo económico en todos los sectores y dicha práctica puede acarrear consecuencias negativas pero con el hermetismo que tanto caracterizó hasta ahora a Corea del Norte, se puede oír como la población se asfixia y que buscan otro tipo de alternativas para mejorar sus condiciones de vida. 

19 ene. 2015

Descubrir la verdad es complicado


 Estos días podemos ver como en los medios de todo el mundo están informando sobre la parte alternativa de la vida personal del activista norcoreano de derechos humanos Shin Dong-Hyuk que acaba de confesar él mismo poniendo en duda la veracidad del libro. Según él, pide perdón porque su vida no trascurre tal como aparece en el libro y que por el sentimiento de culpa podría dejar de laborar como testigo de la existencia del campo de concentración para presos políticos. Es cierto que nació en el campo 14 pero hasta ahora no ha dicho que a los seis años, junto a su hermano mayor y su madre cruzó el río Taedong para estar en el campo 18. Y que cuando acusó a su madre y su hermano que les conllevaron a la muerte, eso también ocurrió en el campo 18.

 Es verdad que cambia una parte de su vida personal pero Shin sigue siendo el hombre que nació en un campo de concentración para presos políticos (los Kwalliso) y que consiguió escapar a China para luego estar en Corea del Sur. Yo leí el libro y creo que tenemos que dar un voto de confianza a Shin ya que aún es el testigo más adecuado que puede contar lo que realmente pasa en esos campos que aún están encarcelados, según las estimaciones, de 80.000 a 120.000 personas. Además hay que entender que a todos nosotros no nos gustaría contar la parte más oscura de nuestras vidas y que Shin se atrevió a hacerla a través de su historia personal desafiando a un régimen que no cumple los aspectos más básicos de los derechos humanos.

 Descubrir la verdad es complicado en un lugar donde sus mandatarios no facilitan investigar lo que ocurre ahí. Estamos hablando de un sitio donde ni siquiera la libertad de circulación en su propio territorio se ha de tener un permiso especial y los que han nacido fuera de la capital difícilmente tendrán un permiso para acceder a ella durante el resto de sus vidas. Me gustaría decir que en el fondo de todo este asunto es el régimen quien tiene la "gran" culpa y parece que está utilizando cualquier medio posible para frenar a sus detractores más feroces como Shin. Quiero destacar su valentía de haber dicho una gran parte de la verdad de Corea del Norte. Por mi parte, que no se preocupe que tiene mi perdón.  

14 ene. 2015

La ilusión engrandecida


 Imaginar que uno desde que nace tiene que ser inculcado con que su país es la nación más poderosa que existe en el mundo...es una realidad que observó una profesora estadounidense que estuvo en Pyongyang durante un tiempo cuando estaba impartiendo clases de inglés a sus alumnos norcoreanos que formaban parte de la élite política del país. Ella tenía solamente la función de enseñar un idioma para que esos jóvenes, que posiblemente serán futuros diplomáticos, que utilizarán esa herramienta lingüística para luego estar en contra del país de origen de la docente. Quiero denominara a ellos como los niños del mundo de la ilusión engrandecida.

 Según el testimonio de esta profesora, ellos creen que con el resultado de la "ilusión engrandecida" todos los habitantes de la tierra aprenden desde la infancia el coreano. Son hijos de hombres poderosos norcoreanos que no han podido conocer más allá de la capital de su país y cuales son las reales vivencias de sus camaradas y militares. Tampoco no han tenido la ocasión de residir en el extranjero una temporada, algo que sí hizo Kim Jong-eun en Suiza y que ya habría captado aquella realidad de que en Europa no se habla oficialmente el coreano, pero una vez que lo hagan a medio plazo se llevarían una impresión realmente impactante.

 ¿Se les mezclará decepción hacia su sistema que le indujo a la falacia o un efecto contrario tachando a los que no "hablan" el coreano de ignorantes? Las dos cosas pueden pasar. Otra cosa que la profesora pudo observar es que los niños de la ilusión engrandecida están abrumados por el uso de Intranet y creen que fue su líder quien lo ha inventado. Lo que su líder no cuenta es que es la herramienta perfecta para vigilar quienes intentan establecer contacto con el extranjero a través de los correos electrónicos. Aquellos niños creen que ver dibujos animados norcoreanos viendo como ganan las batallas diarias contra los americanos o leer los periódicos Rodong son las formas más adecuadas para alcanzar la perfección. Y toda esta estrategia del régimen norcoreano les ha funcionado durante décadas. 

10 ene. 2015

¿El control sobre ellos?


 Cuando la entrada de una agencia de noticias extranjera como Associated Press se introdujo con previo acuerdo en un país demasiado inaccesible como Corea del Norte, la sorpresa era inmediata para todos los estudiosos de la materia. Nadie barajó dicha posibilidad y que las noticias que venían del país lo podíamos ver, hasta en el año 2012, solamente por la KCNA, la agencia oficial. Los que buscaban la veracidad de los hechos lo tenían muy difícil con delegación estatal norcoreana ya que sus contenidos eran demasiado repetitivos, aduladores y peculiares. Recientemente hemos podido ver el especial que han preparado los periodistas estadounidenses sobre Corea del Norte como el trabajo "Road to Paektu" que mostraba fotografías inéditas que tomaron en el camino, pero siempre bajo el control de los funcionarios del régimen.

 Tras tres años de funcionamiento en Pyongyang, las primeras quejas llegan sobre AP. Parece que en diciembre de 2014, de manera secreta, el régimen norcoreano llegó a un acuerdo con la agencia estadounidense a poder controlar sobre los artículos que se escribían sobre ellos. Las críticas no pararon contra AP. Desde que se convertirán en una agencia de noticias "Potemkin" de Corea del Norte hasta la desaparición de la objetividad de los escritos. Por ejemplo, uno de los temas donde se hablaron en aquella reunión era no hablar en absoluto sobre su mandatario Kim Jong-eun. Es decir, no narrar ni una crónica crítica sobre su líder.

 Cuando salió dicha noticia en diferentes periódicos online, desde AP ha tratado de minimizar esas críticas diciendo que ellos seguirán con el trabajo periódico y que el acuerdo que ellos firmaron con el régimen es bastante contradictorio. Pero para ser realistas, un periodista no oficial lo tiene bastante difícil ejercer su profesión de manera libre en un lugar tan característico como Corea del Norte, un país que ocupa los últimos puestos de la lista elaborada por Reporteros sin Fronteras respecto a la libertad de imprenta. No podemos esperar más allá de lo que están haciendo en la actualidad pero tampoco podemos permitir que Associated Press parezca la marca blanca de KCNA en el futuro. Por nuestra parte, no hay otra manera que desear que la agencia estadounidense siga con el actual trabajo y no formar parte de la controversia porque eso sería un quebradero de cabeza para todos. Lo que podemos hacer ahora es, desgraciadamente, practicar un periodismo veraz sobre Corea del Norte desde fuera de Corea del Norte. 

7 ene. 2015

Los malos comportamientos


 Parece que los escándalos más sonados de la élite política norcoreana no salen siempre en la capital del país. Esta vez ha sido en la zona de Kyung-song, situado en la provincia norte de Hamkyung, donde las mujeres de los militares de altos cargos han tenido roces con las drogas y la prostitución en áreas residenciales con aguas termales de alta calidad. El alboroto de estas señoras, que ocurrió en septiembre de año pasado, fue de tal magnitud que los servicios secretos de Corea del Norte tuvieron que intervenir inmediatamente para que este tipo de noticia no expandiera entre los habitantes a través de "boca a boca".

 Si nos adentramos más en el asunto, no fueron ellas quienes empezaron primero sino los masajistas de aquella zona residencial de nombre Kim Jong-Suk (considerada como la Gran Madre por los norcoreanos) que empezaron a ofrecer drogas sintéticas y dispuestos a vender sus cuerpos a estas mujeres con cierta influencia. Ellas aceptaron esa propuesta y aquellos trabajadores tuvieron beneficios considerables recibiendo billetes en grandes cantidades con sus visitas frecuentes. La investigación por parte del régimen fue realizada a cabo de unos meses escasos, de septiembre a octubre de 2014 aunque muchos aseguran que esto es solamente la punta de iceberg y que aún hay muchas cosas que saldrían en breve a la luz.

 Esta noticia hizo que las sospechas entre las familias de la élite política del país acaben en rupturas a nivel personal. Pero también dejó otras consecuencias no tan buenas para los responsables de ese centro de aguas termales. Los supervisores y los mismos trabajadores que ofrecieron esos servicios fueron condenados a trabajos forzosos en un periodo de diez años y los miembros locales del Partido de los Trabajadores fueron obligados a abandonar el partido de manera inmediata. Aunque, desde mi punto de vista, esto no hace más que reflejar el descontento de los norcoreanos que busca vías alternativas y drásticas como estas. Y estos escándalos sonarán en el futuro en otras partes del territorio norcoreano.