30 ene. 2013

Saqueos sistematizados


 Un militar aparentemente condecorado con insignias doradas estampadas en la parte pectoral de su uniforme da su primer orden del día: "Cada persona deberá recoger 12 kg de maíz y 3 kg de soja. El que no consiga traer dichas cantidades, será castigado severamente. Haced por vuestro líder". Los conminados actúan y los habitantes, en su mayoría campesinos, son obligados a entregar la totalidad de sus cosechas sin poder reaccionar ante el desafuero. Los niños empiezan a llorar porque no habían ingerido alimentos en días y los padres no hacen más que golpear el suelo para deshacer la ira acumulada. Los que se resisten a entregar son apaleados cuyos rostros se inundan de moratones.

 La reserva de alimentos en Corea del Norte es producto del sufrimiento del colectivo de los campesinos cuyas maniobras son subestimadas por el régimen. Unos dicen: "Parece que estamos viviendo en las épocas de antiguas monarquías que había en Corea. Los que están cerca del rey, hinchados de barriga mientras que la mayoría, pálidos y muy delgados". Además, casi la totalidad de los componentes alimenticios básicos recibidos por diversas organizaciones internacionales también son guardados en rincones desconocidos del país sin ser repartidas incumpliendo así las exigencias urgentes de paliar la hambruna en Corea del Norte.

 La polémica orden de recaudación tuvo sus primeras consecuencias aciagas. La tensión que hubo entre los campesinos y los militares produjo varias víctimas mortales. Todos ellos, soldados. Heridas de bala en sus partes corporales. Los ejecutores habían sido los agricultores enfurecidos con dicha orden pero aún no hay detenciones al haber ley de silencio por parte de los habitantes. No descartan más víctimas en los próximos años si la incertidumbre tiene su continuidad. Es una parte de historia cotidiana en Corea del Norte donde los homicidas anónimos son los compasivos mientras que los cumplen órdenes del régimen son los perversos.
Enhanced by Zemanta

27 ene. 2013

En el último puesto de la lista


 Organizaciones que abogan la libertad de prensa como Reporteros sin Fronteras o Freedom House dan la mala noticia al régimen norcoreano: su índice de libertad de expresión ocupa en el último puesto de los países existentes actualmente. Posición 196 de 196 naciones. Aunque comprometió expandir la tecnología 3G facilitando el uso de los teléfonos móviles en todo el territorio, los estudiosos ya afirman que este cambio radical del régimen es debido a uno de aquellos negocios que se lucran cada año con el fin de ver en sus bolsillos billetes de dólares americanos.

 El desconocimiento total de los residentes norcoreanos en su país parece acercarse a su fin gracias a los anónimos valientes que detallan todo lo que ocurre en el país. Los mensajes que han podido obtener poniendo en peligro sus propias vidas son leídos mediante páginas webs como DailyNK (disponible en coreano, chino, inglés y japonés) y las voces que merecen ser escuchadas son transmitidas en las estaciones de radio como Open Radio North Korea. Sus informaciones tienen tanta relevancia que hasta el Servicio de Inteligencia de Corea del Sur ha pedido ayuda oficialmente.

 El esfuerzo de los dirigentes de Corea del Norte para perseguirlos es tremendo. Planeaban atentados ocultos para acabar con el periodismo que desvelaba sus bajezas. Sus propósitos funestos eran más fáciles de realizar en China, su país "hermano", donde se concentraban decenas de periodistas que trataban de contar la realidad norcoreana. Ha habido casos de tortura o incluso de muerte sin poder celebrar un pleito a su favor en dicho país. Pero es increíble la tenacidad que transmiten para poder hacer lo que más quieren. Nunca están cabizbajos pese a los acosamientos de los individuos férreos al régimen de Corea del Norte. Sus luchas siguen dando resultados informativos sorprendentes que medios tan prestigiosos como The New York Times o Wall Street Journal alaban de sus labores audaces.
Enhanced by Zemanta

23 ene. 2013

El escándalo

Ayuntamiento de Seúl

 Una noticia acaba de conmocionar Corea del Sur. Un funcionario del ayuntamiento de la capital, de origen norcoreano, que encargaba de administrar los archivos con datos personales de los desertores y refugiados de Corea del Norte que residían en Seúl, acababa de ser detenido por la policía en colaboración con el Centro de Inteligencia de Corea por enviar miles de fichas personales al régimen norcoreano. Al percatar de las sospechas hacia él, intentó huir pero fue arrestado gracias a la rápida actuación judicial. Su delación ponía en peligro a los familiares de unas 10.000 personas ya que los ojos percatados de los dirigentes norcoreanos con estos documentos convertirían en órdenes que llevaría al calvario a decenas de miles de inocentes.

 Los cumplimientos del cargo que ocupaba este joven detenido eran atención personalizada a todos los refugiados norcoreanos que residían en la capital que incluye una visita semanal, atención telefónica y asistencia social. Él había escapado de Corea del Norte en 2004 cuando estaba trabajando de doctor después de graduarse en la universidad de Chongjin. Una vez llegado a Corea del Sur, había estudiado diversas carreras en una de las universidades más prestigiosas del país obteniendo así una ocupación muy bien remunerada en el sector de comercio internacional teniendo la oportunidad de viajar constantemente a China. Se trataba de una mente brillante pero sus viajes escondidas a Corea del Norte entre los años 2005 y 2007 para entregar documentos confidenciales levantaron un presentimiento negativo hacia él que al final, fue detenido.

 Su delito correspondiente es de espionaje y prontamente estará en el banquillo de los acusados. Él niega las acusaciones y aclama su inocencia. Las asociaciones de derechos humanos en el país se muestran preocupadas por el aumento de espías disfrazados de refugiados. Entre 2008 y 2012, hubo seis detenciones por casos similares y fueron condenados de 4 a 10 años de prisión. La pericia del régimen y la lucha entre ambos bandos no tendrán fin, mientras que ellos están ideando un plan macabro: acabar con la vida de primer hijo de Kim Jong-Il por el hecho de ser un hombre "vagabundo", "liberal", "alternativo" con las doctrinas ideológicas tradicionalistas norcoreanas.
Enhanced by Zemanta

20 ene. 2013

Polvos blancos, sobornos y wons


 Un hombre de mediana edad que trata de esconder su identidad con su gafas de sol nos revela desde China otra de las pruebas contundentes que el régimen norcoreano trata de recaudar dinero con la venta de heroína. Él no era consumidor de aquellos polvos blancos pero mostraba debilidad y nerviosismo al tratar de explicar un "secreto" a voces. Dichas sustancias eran divididas en pequeñas bolsas plastificadas cerradas herméticamente y sin ningún control estricto en la frontera con China, el hombre pasaba para venderlas a escondidas. "Viajo de mi país a otro sin ningún tipo de problema porque soborno a los militares unos 400 a 500 wons. Ellos, muy agradecidos con el dinero rápido". 

 Desde los años setenta, bajo la segregada dirección de Kim-Il Sung, empezó la venta sumergida de drogas como la marihuana, la cocaína o la heroína a decenas de países. Los férreos seguidores suyos habían sido durante décadas, aquellos desconocidos transportadores de estas sustancias prohibidas. En sus rostros no se mostraban ningún tipo de culpabilidad o contrición porque creían que los órdenes del régimen eran correctos y clementes. Cada año, cientos de millones de dólares son ingresados en el bolsillo de la cúpula elitista de Corea del Norte con este negocio. Cuando preguntó a aquel hombre cuando se tardaba en traer la droga, dijo: "No te preocupes, en dos semanas, te garantizo que te traigo un kilo de heroína. Y la calidad es excepcional". 
Enhanced by Zemanta

18 ene. 2013

De Nagasaki a Seúl


 Eran tres hombres, tres mujeres y tres niños que, semi-inconscientes, llegaron en la orilla del mar del territorio japonés. Habían aterrizado en un pequeño barco de madera, que muchos consideran portentoso la travesía que han realizado los anónimos desertores norcoreanos. Inmediatamente fueron retenidos por las autoridades del país y trasladados a la ciudad de Nagasaki para comprobar la identidad de cada uno de ellos. Empezaron a contar el motivo de llegada a Japón, solicitó el permiso de protección temporal al gobierno nipón que posteriormente fue aceptado, la no revelación de sus rostros a los medios de comunicación y por último, el traslado a la capital de Corea del Sur.

 Las negociaciones entre los responsables de ambos países sobre este asunto fueron breves y en pocos días, los confiados habían volado hacia Seúl. Su llegada al aeropuerto fue relativamente mediática ya que sus relatos habían sido la noticia más aclamada en estos dos países y prontamente, el régimen norcoreano habría puesto los oídos con el fin de detener a sus familiares. La estrategia de estas nuevas personas para esquivar la atención de la prensa y de la sombra del régimen ha sido perspicaz. Habían puesto todos, las gafas de sol, máscaras blancas, gorras y chaquetas corpulentas. Bajo la protección de la policía de Corea del Sur han sido trasladados a un centro de atención especializado para los desertores norcoreanos una vez superado el examen en el aeropuerto.


 Aunque las historias de las huidas desde Corea del Norte siempre se concentran en la zona fronteriza con China, la arriesgada escapada con destino Japón sigue sembrando asombro ente la población nipona y la surcoreana. En enero de 1987, once personas fueron los primeros en conseguirlo. Veinte años después, en junio de 2007, cuatro personas norcoreanas fueron llevados a Corea del Sur después de llegar a Japón (en aquel entonces tardaron unas dos semanas en trasladar de un país a otro). Algunos preguntan meses después: ¿Que habrá sido de estos "enmascarados"? Aunque se ha de felicitar la colaboración rápida y eficaz de la burocracia de ambos países también hay cuestiones respecto a las futuras medidas que deberían plantear en caso de que aumente esta vía de escape y de respaldar la laboriosa adaptación de los refugiados primerizos norcoreanos en Corea del Sur una vez que hayan abandonado aquellos centros especializados.
Enhanced by Zemanta

14 ene. 2013

Importación de antojos


 La cantidad de importación calculada en dólares se incrementó en Corea del Norte un 58%, es decir, unos 1.100 millones y medio de dólares en total. Al tratar de analizar en profundidad que materiales fueron importados, solo se puede conocer que un 4% de dicha cifra se dedicó a traer productos alimenticios. Se desconoce que tipo de artículos entraron en la aduana norcoreana. Los datos numéricos, que deberían de aparecer para reflejar su transparencia, están invisibles en la tabla que se elabora anualmente. Aunque se despierta entre los expertos la posibilidad de traer herramientas de construcción de distintos países con el fin de realizar aquel "sueño" de reconstruir una nueva nación "fortalecida" que Kim Jong-il tuvo que desaparecer repentinamente sin poder presenciar con sus ojos el desenlace.

 Aunque algunas cifras están en blanco, se puede ver que se importó tabaco de terceros países aumentando así un 117% (unos 7 millones y medio de dólares) la entrada de este antojo de la clase opulenta de Corea del Norte. La importación de alcohol, en su mayoría de procedencia europea, también tuvo una espectacular subida de compra: unos dos millones y medio de dólares. La perdición de los gobernantes norcoreanos por los vinos franceses y coñacs de Hennessy era bastante sonado entre los estudiosos pero este dato hace crecer la preocupación por el aumento de pobreza extrema que existe a las afueras de la capital sobrepasando la línea de los seis millones. Los investigadores advierten que la desigualdad ha llegado a tal extremo en Corea del Norte, que dudan que el proyecto de construir una "nación nueva" se gane notoriedad con la desaprobación callada de la población. Es lamentable ver a los ancianos y los niños deambulando por las calles en busca de comida mientras que una minoría de gente disfrutan de antojos prescindibles.

 Nota: La exportación en Corea del Norte aumentó un 217% enviando principalmente artículos de alimentación como frutos secos, abono y trigo. 
Enhanced by Zemanta

11 ene. 2013

¿Derribando estatuas?


 En un país donde las estatuas cobrizas de su máximo dirigente son objetos de veneración obligatoria y que tienen que ser adecentadas y abrillantadas diariamente, un pequeño grupo desconocido formado por los refugiados norcoreanos y escasos militares han propuesto a manchar y apedazar el gran símbolo que representó el socialismo norcoreano durante décadas desde la tregua pactada en 1953. Sus decisiones de cometer semejantes actos han sido firmes después de larga meditación intercambiando notas y planes en la zona fronteriza entre Corea del Norte y China. Aunque dicen que el comienzo será sufrido, piensan que esto es una de las formas de alentar a la población, encasillada en el temor y la inocencia, el buscado origen de sus sufrimientos no queridos. 

 No han querido dar más detalles por temor de revelar sus planes para evitar infaustas consecuencias. Pero el grupo nos comunica que hay seis puntos de emplazamiento para cometer dichos actos, todas situadas en la frontera con China. Un refugiado, en relación a este caso, ha contado que: "Había personas que por la noche habían derribado en silencio estatuas de Kim Il-Sung en ciudades como Hyesan o Hweryong en protesta de su malestar con el régimen norcoreano. Dependiendo de lo solidificados que sean estas personas, podrán estar en un hipotético cambio radical en el territorio que les derivará al éxito o al fracaso que les costaría la vida". 

 En estatuas de Kim Il-Sung donde la luz artificial tiene que estar enfocada hacia él, incluso por las noches en un espacio cerrado, mientras que su población no tiene acceso a una alimentación básica por la pésima gestión de la cúpula dirigente del régimen, a los defensores del comunismo norcoreano no les queda más que enfrentar a los inconformistas que tratan de cambiar la realidad norcoreana. Sus actos ya están puestos en marcha. Nuestro rol es ser testigos directos de una posible transformación en la sociedad norcoreana que puede propiciar la ansiada reunificación en la península.
Enhanced by Zemanta

8 ene. 2013

Favores repetitivas sin grandes cambios


 Aunque las desavenencias políticas e ideológicas son contundentes entre ambas Coreas, las víctimas humanas y materiales causadas por los tifones anualmente ha hecho que el gobierno surcoreano colaborara con la Cruz Roja Coreana para entregar al régimen norcoreano una cantidad importante de alimentos primordiales como el arroz o la harina para asistir a la población más afectada y materiales de primera necesidad para la reconstrucción de zonas damnificadas como el cemento. Se destinó más de tres millones de euros durante el año 2010 sin que los expertos pudieran ver la llegada de dichos materiales en el destinatario adecuado por la negativa de Corea del Norte.

 Al estar restringido las zonas más urgentes, no se pudo saber donde acabaron realmente esas cinco mil toneladas de arroz, tres millones de fideos instantáneos y diez mil toneladas de cemento que finalmente se ha podido entregar una tercera parte de lo prometido cuando ocurrió el suceso del ataque norcoreano en la isla de Yong Pyon donde cobró la vida de dos soldados norcoreanos y dos civiles, sin contar a los 19 heridos y miles de desplazados. Desde aquel entonces, todo tipo de ayuda a Corea del Norte fue prohibida lamentando la espera de víctimas desplazadas por los tifones que asola cada año por la zona de Asia Oriental.

 A pesar del grave suceso, en un comunicado secreto, el régimen norcoreano volvió a pedir ayuda económica al gobierno de Corea del Sur con una cantidad que doblaba la cifra del año anterior: unos siete millones de euros en alimentos y herramientas para la reconstrucción. Su atrevimiento de exigir un apoyo económico ignorando su culpabilidad de terminar con vidas humanas inocentes fue foco de atención en Asia Oriental y posteriormente, fue criticado duramente por los gobiernos de Japón, Corea del Sur y China. Además, muchos dudan si realmente esos componentes de emergencia fueron llegados a las zonas urgentes o que algunos pérfidos intermediarios, apoyados por el régimen, habrán aprovechado dichos materiales para generar beneficio propio desechando el inmenso esfuerzo de personas altruistas que querían transmitir un pequeño gesto de mansedumbre.
Enhanced by Zemanta

6 ene. 2013

Mujeres maltratadas


 La pronta y adecuada solución respecto al maltrato físico y psicológico hacia las mujeres en Corea del Norte se resiste frente a la tradición de la opresión cotidiana del hombre en el país. Sus deseos de ecuanimidad son ignoradas por el órgano judicial del régimen norcoreano levantando la mano de ventaja a aquellos que esconden sus rostros después de cometer un acto de cobardía. En caso de que sucediera actos espontáneos como pedir el divorcio o cometer un homicidio involuntario en defensa propia, la administración judicial siempre oye a los compañeros sentimentales que a ellas. 

 Una señora que es ama de casa en la capital del país nos cuenta su historia bajo el apellido ficticio Ri. Ella venía de una familia adinerada y se casó hace doce años con un corriente comerciante teniendo una hija en común. El cónyuge, gracias a la fortuna del padre de Ri, supo iniciar un negocio de intercambio de divisas y prontamente sus ganancias aumentaron vertiginosamente. Pero sus beneficios también fueron acompañados de rumores de adulterio por parte del marido que Ri, inquieta, tuvo que iniciar una investigación por si sola. Descubrió que había adquirido un apartamento como regalo a una amante suyo que se quedó embarazada. La indignación era inmediata. Quería pedir una explicación a su esposo y a su amante pero fue humillada y maltratada físicamente bajo el testigo de su pequeña hija.  

 Además de las historias personales, existe en Corea del Norte el desconocido pero expandido suceso de tráfico de mujeres que cruzan la frontera con la intención de dar mejor condición de vida a sus hijos. Tienen grave riesgo de ser maltratada, violada y obligada a ejercer la prostitución en las ciudades chinas cercanas en la frontera. Sus constantes denuncias son inservibles en una sociedad donde las mujeres de clase obrera son tratadas como ciudadanos de segunda clase y en el peor de los casos, en mercancías. Los pérfidos intentan escapar de sus determinaciones con la compañía del alcohol y de la mujer en cantinas clandestinas que existen en todo el territorio norcoreano. Sus miradas alevosas, fruto de doctrina propagandística del régimen norcoreano a lo largo de las décadas, no comprenden el término dignidad. Lastimosamente, sus almas enfermas tardarán en reaccionar y recapacitar de sus errores. 

4 ene. 2013

Cerdos, maíz frito y calefacción


 Se oyó que en la ciudad de Hyeryong, situado en la provincia de Hamkyung Norte, se abriría una nueva gran granja de cerdos con una capacidad de acoger aproximadamente diez mil unidades con el fin de suministrar quinientas toneladas de carne de cerdo al cuerpo militar y elaborar unidades incontables de pieles originarios de este animal. La construcción de esta granja fue encargada personalmente por el actual máximo dirigente del régimen norcoreano y su minuciosa atención no privó a estos voluptuosos animales grandes cantidades de máquinas de calefacción y toneladas de maíz frito, suministrando a cada cerdo unos 800 gramos al día, para que sus estructuras achaparradas se mantengan constantemente.

 La noticia se expandió rápidamente entre los vecinos de aquella ciudad y sus reacciones fueron acompañados con la ira: "¿Como es posible que los cerdos puedan vivir en "buenas" condiciones mientras nosotros tenemos que abrigar con telas finas y buscar por los montes durante días por la leña en invierno y rezar al cielo durante el verano para que no suceda una inundación?. Me siento un miserable y enojado viendo como esos animales tendrán mejor cuidado y atención que nosotros". "El régimen nos está humillado indirectamente con este plan de construcción de granjas. Siento que mi vida es mucho más "barata" que de estos animales. Todo esto es muy lamentable". 

 Entre las letras pequeñas del plan de construcción, también se ofertaba un puesto de trabajo. Un cuidador especialista de cerdos. Enseguida, cientos de estudiantes universitarios se empujaban para ser el/la elegido/a. La prioridad de estos esperanzados no era conseguir un ingreso extraordinario con este puesto fijo sino que era para aprovechar las bolsas de maíz frito y vender en el mercado negro o dar una parte de dicho alimento a sus familiares. La cólera silenciosa aún no se había calmado en Hyeryong pero sus quejas serían inútiles y prohibidas al ser considerado como un delito grave de traición al régimen. Sólo les toca contener sus frustraciones convertidas en lágrimas y esperar que en verano no haya tanta lluvia como en los años anteriores.