28 dic. 2011

Folletos voladores


 Desde hace años, diversas organizaciones de derechos humanos surcoreanos han utilizado una estrategia bastante efectiva contra el hermetismo del régimen norcoreano mediante los folletos "pira" (flyers en inglés y en español). Consiste en pequeños trozos de papel que describe las acciones perversas del régimen norcoreano, los "caprichos personales" del ya desaparecido Kim Jong Il y la situación de los presos encarcelados en campos de concentración extendido por todo el territorio, desconocida hasta ahora en el entorno de la sociedad desinformada con el mundo exterior. En estos papeles, que fueron millones enviados a la otra parte, se insta el "despertar" de sus mentes y a protestar por sus derechos y necesidades más básicas. 

 Ya en la Guerra de Corea (1950-1953) se lanzó entre ambos bandos papeletas con fines propagandísticos y reivindicando la no permanencia en la zona "enemiga". Casi 2.500 millones de papeletas, mensajes e ilustraciones incluidos, inundaban la península coreana obligando a todos los residentes, exhaustos de recorrer hacia caminos forasteros, a decidir sus futuros de vida en un corto plazo. Estos folletos también servían como una "garantía" de supervivencia, por ejemplo, tener en la mano un trozo de flyer garantizaba la salvación o la condenación de sus destinos. 


Aquí pueden ver ejemplares de folletos repartidos en la posguerra por ambos bandos


 Cuando el Partido Democrático del Milenio (Sae Chun Nyun-dang en coreano), el partido gobernante desde 2002 hasta 2007, inició una serie de conversación con Corea del Norte a principios de este siglo para tratar de mejorar las relaciones deterioradas en décadas anteriores. Ambas partes han llegado a ponerse en acuerdo la detención de estas actividades, consideradas ilícitas y peligrosas para el régimen. Pero aún así, las organizaciones desoyeron del pacto y siguieron lanzando papeletas amarradas junto a un enorme globo de helio que posiblemente llegaba a Pyongyang y a sus alrededores. Por cada globo de helio, se podía adjuntar más de diez mil papeletas. Cada año que pasaba, las "novedades" para atravesar los folletos no tenían fin. En 2006, junto a las papeletas, adjuntaron un dólar americano. En 2007, un CD que contenía información sobre Corea del Sur y su capital. En 2008, radios portátiles de diminuta estructura y de simple manejo junto con billetes norcoreanos. En 2010, se instauró en cada globo de helio un chip localizador y que con un control remoto podían aterrizarla en un sitio delimitado. Y en 2011, se adjuntaron lápices USB junto con fotografías de la familia Kim. 


Aquí podemos ver las herramientas que se adjuntan con los folletos para enviar posteriormente a Corea del Norte: billetes, lápices USB y radios portátiles.

 Estos inofensivos folletos se han convertido en el peor delirio de los mandatarios norcoreanos y ha mandado constantemente señales de amenaza en caso de lanzar estos accesorios. El régimen ha conminado a sus habitantes con castigar con la pena capital en caso de leer estos folletos. En la provincia de Hwang he-do, ha habido una ejecución a dos personas por leer la entraña del folleto. Mientras en Corea del Sur, distintos partidos políticos y asociaciones "hermanadas" con Corea del Norte han mostrado su rechazo total hacia estos métodos efectivos de desestabilizar a régimen. 


 Pero este acto cuenta con el amparo de la amplia mayoría de los ciudadanos de Corea del sur y las estrategias para que estos folletos sean "bien" destinados se multiplican. 
Publicar un comentario