15 dic. 2011

Sonrisas forzadas


 Decenas de miles de brazos y piernas de ambos géneros bien coordinados a la perfección, la música sonada en todas las esquinas del estadio principal de Pyongyang y panfletos pintados con colores infinitos dan resultado a las últimas preparatorias de diversas celebraciones en el país: el nacimiento del gran líder y de sus descendientes o la danza anual de "Arirang", un espectáculo cultural que mezcla la parte técnica y la parte artística compuesta por más de cien mil bailarines de todas las edades. Se ha visto varias veces a través de los medios de comunicación, aquellas sonrisas visualmente perfectas y brillantes en sus rostros recorriendo y saltando el amplio campo. Nadie había preguntado a estos/as sonrientes si lo habían hecho anteriormente por voluntad propia o por obligación. 


 Muchos son convocados por los regalos ofrecidos por parte del régimen. Las propuestas del régimen con la promesa de formar parte de estos espectáculos son bastantes sugerentes: un televisor, honores de escasa importancia o sacos de arroz disponible durante todo un año. Aquel capricho que nunca han tenido como un aparato de televisión hace que gente como Kim, Ri, Oh o Park empiecen a practicar durante todos los días de la semana hasta que llegue aquel gran día. Las horas de entrenamiento y las condiciones son fatigosas y en algunas ocasiones, ha habido fallecidos por golpes de calor o por cansancio extremo. El régimen pone en prioridad este tipo de exhibición socialista para intentar demostrar su poderío mientras que la petición de los habitantes a punto de cruzar el camino a la perdición es totalmente ignorada. Los asistentes que ven estos espectáculos en directo suelen ser de clases más pudientes ya que muchos de los norcoreanos no pueden asistir a estos eventos por los elevados precios. 


 Estos espectáculos suelen carecer de originalidad y los habitantes suelen estar bastante hartos de números repetidos, pero al no poder criticar no hay más remedio que obedecer y formar parte del elenco cultural de forma directa o indirectamente. Muchos comentan que son obligados a bailar y a cantar que suelen convertir en gritos desagradables que suele "engrandecer" el socialismo. La perfección y la sonrisa forzada son los puntos más importantes de los espectáculos y un pequeño error puede acabar en la más absoluta humillación del afectado/a. También muchos han sido testigos del grave maltrato hacia los niños/as de corta edad por la falta de coordinación. El incremento del maltrato está haciendo que muchas madres reorienten sus decisiones de enviar a sus hijos/as a formar parte del evento. La pequeña y primeriza protesta de un sector de la población está haciendo que estos tipos de espectáculos carezcan de valor cultural y ético que tantas veces ha querido suplantar el régimen. 

 Nota: La prolongación propuesta por el régimen hacia estos espectáculos hasta el año 2015 hace que la insatisfacción por parte de la población crezca. 
Publicar un comentario