6 nov. 2011

La disolución de las familias


 Las familias se están rompiendo por varios motivos en Corea del Norte. Por pelearse con alguien cuando intentaba traer el dinero a casa y su posterior discusión con la familia sobre el estado que se quedó el hombre: manchas de sangre por toda la cara y numerosas heridas en el cuerpo. O porque antes de ayer sus progenitores han fallecido por el hambre y que con aquella depresión algunos miembros de la familia han optado por el suicidio. O por despedir a algunos miembros de su familia en las orillas del río Tumen por la noche y sentir esa sensación de que jamás podrán verse. 

 Muchos intentan que algo tan importante como los lazos familiares no se rompa. Los esfuerzos diarios son tremendos pero las condiciones actuales castigan duramente a los habitantes en Corea del Norte y dificulta aquella unión. El "Ir y no volver" se ha convertido en algo tan cotidiano en la sociedad norcoreana. Una pequeña sonrisa de un hijo, una simple llamada de "¡Ya está la comida. Dile a tu hermano que venga a comer que tendrá mucha hambre!", un simple suspiro profundo de aire puro de las montañas verdosas, abrazar a los padres y sentir aquel único calor, establecer una conversación entre todo los miembros de la familia...todo aquello poco a poco se está diluyendo. Muchos aún rememoran esos pocos momentos especiales que tuvieron en el pasado pero que ahora no lo podrán recuperar. 
Publicar un comentario