24 dic. 2011

El paraíso de 500.000 y algunos más


 Edificios deslumbrantes de formas cuadradas y bien estructuradas al estilo soviético. Caracteres coreanos escritos en color rojo en principales vías de la ciudad reivindicando la importancia del socialismo. Habitantes abrigados y mujeres maquilladas presumiendo de sus zapatos recién comprado. Son algunos de los aspectos de la capital de Corea del Norte donde el sueño de un norcoreano residente en otras zonas del país esperanza con visitarla. Muchos habían oído mediante sus vecinos o sus amigos que Pyongyang era un lugar de otro "mundo". Que en ese sitio, la gente era muy distinguida y que la elegancia se imponía con su llegada. 

 Según los datos oficiales, más de 3 millones de norcoreanos viven en la capital. De ahí, unos 500.000 pueden ser considerados como los más privilegiados de la sociedad norcoreana. Los caprichos y sus deseos están a su entera disposición y la felicidad parece no tener fin. Los más pudientes aprovechan el tiempo libre para estar con su familia e ir al parque de atracciones decorada con impresionantes luces coloridas con los niños. Mientras unos cuantos sonríen, otros corren de un sitio a otro para intentar conseguir el pan de cada día. Caminan kilómetros cuando los conocidos les dicen: "Hay trabajo en la zona de Moranbong, vete por ahí". Cuando llega la noche, muestran cansancio. Si hoy ha sido un buen día, aunque estén cansados no paran de sonreír. Si no lo ha sido, intentan conseguir un breve descanso apoyado por la pared. 

 Cuando murió Kim Jong-il, los medios de comunicación (entre ellos, la Canal de Televisión Oficial de la República Democrática Popular de Corea) sólo pudieron transmitir la agonía que padecía los norcoreanos en la capital. AP, Reuters o la BBC tampoco han sido capaces de grabar los llantos sincronizados más allá de la capital ante la negativa del régimen. ¿Que ha sido de otras ciudades como Kaesong, Chongjin, Sinuiju o Haeju? ¿Como habrán reaccionado con la muerte de Kim? Ahí queda la pregunta sin saber la respuesta. Los seguidores habrán lloriqueado por él, pero otros habrán murmurado improperios en la más absoluta intimidad. 

 Nota 1: Muchos testimonios de los que escaparon de Corea del Norte habían expresado su ilusión de poder visitar Pyongyang, pero casi la totalidad de los entrevistados no pudieron cumplir sus sueños al tener que escapar para evitar la muerte. 
 Nota 2: Con la llegada del 2012 (cuando se cumple el centenario del nacimiento de Kim Il Sung), las obras del hotel Ryugyong (que fue conocida más por sus consecuentes aplazamientos de la finalización que por su fastuosidad o por su arquitectura particular) han concluido con el propósito de la construcción de una nación "rígida y poderosa". 


El hotel Ryugyong en 2011
Publicar un comentario