11 jun. 2011

Los desplazados (Parte 5: Niños separados)



 Cuando sus padres han tenido que huir de Corea del Norte en busca de una oportunidad, los niños tenían que estar a cargo de sus vecinos o de sus abuelos. Cada día, aquellas caras inocentes asomaban por la ventana y miraban si aparecían las sombras de sus ascendientes. Preguntaban constantemente a sus abuelos:
 - ¿A dónde se fue papá y mamá?
 - ¿Cuando volverán a casa?
 Los abuelos no han podido decir nada. Por más que quisieran contar, ellos jamás entenderían porqué sus padres se fueron a China.
 - Tus padres volverán mañana. Te lo prometo. Pero no digas esto a tus amigos. Ellos no deben saber. Esto es un secreto entre tú y yo. ¿Entendido? Y cuando vengan los señores de las escopetas, tú escóndete dentro de este armario.
 El nieto y los abuelos se comprometieron. Los abuelos observan constantemente la ventana a ver si hay algunos soldados que huelen el miedo de la gente. Nadie debe saber que los padres de estos niños han dejado las tierras norcoreanas. En caso de ser descubiertos, los niños serán llevados a un campo de concentración de menores y serían maltratados física y psicológicamente.

 Hoy hace un día muy soleado y los niños quieren salir a jugar pero los abuelos han detectado la presencia de varios soldados y esconden a los niños rápidamente en el armario. 
Publicar un comentario