8 jun. 2011

Los desplazados (Parte 4: El dilema)


 En los años posteriores del siglo XXI, con el tremendo incremento de las muertes por enfermedades que son fácilmente evitables en otros países y por la hambruna que mató directamente a cientos de miles de personas en todo el territorio norcoreano, hizo que el ritmo del escape masivo de los norcoreanos a China y a Corea del Sur se redujera. También se debe al factor de la ayuda urgente por parte de la comunidad internacional a la gente norcoreana que redujera el número de personas que cruzaban ambas fronteras. Pero, ¿sólo eran estos motivos para que los futuros desplazadas retrocedan su marcha?

 Un desplazado norcoreano, una vez llegado a China y después, deambulando meses por las ciudades fronterizas y por aquellas montañas extensas, supo que para él no existía ningún derecho ya que no tenía a su disposición una documentación que le identifica como el pasaporte. La mayoría de los norcoreanos no disponen de pasaporte ya que el régimen no lo facilita a su población. Además no podía pedir asilo político al gobierno chino por la extrema rigidez de la burocracia del país. Entonces el desplazado norcoreano tiene dos opciones: regresar otra vez a Corea del Norte, recorrer el territorio e intentar cruzar la frontera entre las dos Coreas o seguir escondido por inmensas tierras chinas. Miles de desplazados cada día debaten que procedimiento tomar. El dilema está entre la muerte y la supervivencia. 
Publicar un comentario