19 jun. 2011

Los desplazados (Parte 10: Esclavas)


 La parte más desconocida de la reciente historia de Corea del Norte es la existencia de las esclavas. Para muchos de nosotros, la esclavitud parecía un concepto remoto pero aquel esclavitud de aspecto  invisible sigue presente en la frontera entre Corea del Norte y China. Cada día las mujeres, todas casi jóvenes, caminan a un destino totalmente desconocido sin saber que puede pasar con ellas. Aunque la mayoría de las "esclavas" suelen ser de 18 a 30 años de edad, también se presenció por aquellas zonas numerosas menores de edad sin ser protegidas por su condición. 

 El intercambio de las esclavas es realizada por las noches. Por la noche no existen testigos, la vigilancia es mínima. La "compra" de las esclavas se realizan entre los "comerciantes" de personas y según la zona, los precios se varían. En la zona de Yang-Baek, una mujer puede ser comprada por 2,000 yuanes chinos, mientras en la zona de Yon-gil, el precio se eleva hasta 5,000 yuanes. Sus dignidades son ofendidas onerosamente y son desaparecidas como polvos de arena. Desde el momento de ser vendida, puede ser forzada a contraer matrimonio con un ciudadano chino o ser empleada de hogar a tiempo completo siendo marginada incluso por niños sólo por tener el estatus de norcoreana. E incluso hubo casos algunos que fueron asesinadas sin motivo alguno. 

 Nota: En Corea del Norte se surgen rumores de la más absoluta incoherencia que las esclavas venden sus cuerpos porque son ellas mismas quienes prefieren estos modos de vida. Las esclavas que vuelven al territorio norcoreano (en algunos casos) son mal vistas y discriminadas de por vida. 
Publicar un comentario