5 oct. 2011

Vía de escape (Parte 1: Mongolia)


 Una vez establecidos en tierras chinas, una parte de los desertores norcoreanos se dirigen hacia el inmenso territorio norteño del desierto del Gobi, una de las zonas más áridas del mundo y que para cualquier ser humano, seguramente, es el reto más importante atravesarlo. Cada año, miles de norcoreanos que escaparon de su país, utilizan automóviles para recorrer miles de kilómetros aguantando cada respiración para evitar las náuseas por no estar familiarizados con los viajes de carretera. Una vez llegada en la parte fronteriza con China, llevan un pequeño cartel escrito en mongol frases como: "Hemos venido de Corea del Norte, llévanos hasta Ulan Bator", "Ayuda! Queremos ir a la embajada de Corea del Sur!", etc. 

 Se agradece muy gratamente la benevolencia por parte del gobierno mongol hacia los desertores norcoreanos. Cerca de la capital mongol, existe un pequeño campo de refugiados para que puedan ser atendidos y posteriormente, ser enviados a Corea del Sur con el estatus de refugiado. Aseguró el gobierno mongol que no habrá repatriaciones forzosas por su parte y que no serán trasladados a China o a Corea del Norte. El papel de la embajada surcoreana y del gobierno mongol hace que los refugiados se sientan cada vez más aliviados una vez llegados a Mongolia, aunque con el aumento de los desertores norcoreanos por esta zona ha hecho que la vigilancia en la parte fronteriza se intensifique. 

 Mongolia tiene una relación amistosa con ambas Coreas. Tiene lazos con Corea del Sur y eso ha sido fundamental la ayuda de este país para que Mongolia tenga un crecimiento económico conveniente y los mongoles valoran positivamente los productos surcoreanos, especialmente en el ámbito de las tecnologías avanzadas. Pero también establece lazos con Corea del Norte al compartir las mismas ideologías socialistas. Cuando los desertores han decidido tomar su camino de la libertad en Mongolia, el régimen norcoreano ha decidido reabrir su embajada en Ulan Bator, que estaba cerrado unos cinco años por falta de fondos, para evitar que los norcoreanos puedan elegir esta vía de escape. 

 Nota 1: Ulan Bator es la capital de Mongolia y está situado en el centro del país. 
 Nota 2: Desde hace algunos años, se ha abierto la posibilidad de enviar a los desertores norcoreanos a Estados Unidos al firmar por parte del gobierno mongol el estatuto de los refugiado y de los apátridas formulado por la ONU.  
Publicar un comentario