24 ene. 2011

Tus calamares no son tuyos


 Si eres pescador, tienes la obligación de tener una licencia especial para navegar y pescar en el mar. Una afición tan sencilla como pescar está totalmente restringida en Corea del Norte y no puedes tener un pescado en tu haber ya que ese acto está considerado como una función prohibida y supone un desorden hacia la "gran" nación. En cada rincones del mar, hay numerosos vigilantes observando cada movimiento de los pescadores y de la gente que intenta pescar.

 Si algún barco es descubierto sin la licencia especial, es sometida a un control férreo en el barco y se confiscan todos los pescados y calamares que capturaron después de tantas horas de trabajo en alta mar. Por ejemplo, si has capturado 100 unidades de calamares después de días de trabajo pero que no tienes licencia, tendrás que dar todas las unidades a los vigilantes para evitar problemas más graves. Protestar está contraindicado. No sólo te llevan tus calamares y tus pescados. Si ellos no encuentran pescados, te confiscarán incluso la gasolina del barco.

 Los calamares se concentran en la mayor parte de la frontera entre Corea del Norte y Rusia. Algunos intentan cruzar la frontera marítima rusa para intentar captar más calamares sin que los vigilantes de ambos países se den cuenta. Si no te han visto, eres un hombre de suerte. Si te han visto, es posible que te quedes sin barco para siempre. En casos peores, los pescadores pueden estar presos durante meses o incluso años, o simplemente no les dejarán trabajar de pescador, una profesión que habrán aprendido desde que era un niño y que seguramente, sus padres, sus abuelos y sus bisabuelos también fueron pescadores.

 En Corea del Norte, son muchos que ya no pueden trabajar de pescadores y que tienen que buscar otro trabajo. Algunos seguramente venderán pescados en los mercados de su pueblo o de su ciudad, otros simplemente se quedarán en casa pensando que hacer con sus vidas y otros mirarán de vez en cuando el mar y añorar aquellos maravillosos momentos.
Publicar un comentario