6 ene. 2011

Ciudades desiertas


 Imagínese que su ciudad fuera desierta. Sin vehículos circulando, viviendas vacías, comercios y zonas públicas cerradas, ventanas llenos de humedad amenazante, puertas siempre abiertas. Todo esto en Corea del Norte es una realidad. Casi en todos los sitios. Son ciudades grises, nostálgicas y tristes. Las estructuras de los edificios son idénticas y las formas de caminar de los habitantes también. Una policía dirige el tráfico en una calle donde apenas circulan un par de autobuses y varias bicicletas. Desde lejos se oyen niños/as cantando por la calle alabando al "Gran Líder" mientras van al colegio. 

 La ciudad de Pyongyang, Hamhung, Chongjin, Sinuiju y Kaesong son las ciudades principales de Corea del Norte. Tener un automóvil con cinco puertas para el uso privado no existe ya que la propiedad privada en una sociedad comunista es un concepto que no tiene relación. Los automóviles sólo son usados por los altos cargos para desplazar desde sus casas hasta sus lugares de trabajo. Los habitantes se desplazan en pie (la mayoría) o en autobuses. En la capital, existe un metro con andenes de diseño soviético (emulando al metro de Moscú) y seguramente es el medio más utilizado por la gente. En los vagones del metro está colgado las fotos del "Gran Líder" y de su hijo, el dirigente actual de todo el país. En los rostros de la gente que viaja cada día en el metro se refleja una mezcla se cansancio, melancolía e inocencia. 

 Los edificios de las ciudades principales son antiguos y grises. Son ciudades con vida y color monótono. El color de los hormigones es la que predomina la ciudad y el silencio y los ojos invisibles del "Gran Líder" son los protagonistas más absolutos en todo el territorio norcoreano. Aunque unos no quieren, deben hacer como que adoran al "Gran Líder". La negación a la adoración supone el envío a los temidos campos de concentración y hacer trabajos forzados de extrema dureza. 

 Nota: Tener una bicicleta en Corea del Norte está al alcance de pocos. Las mujeres desplazan al mercado cargando pesadas mercancías recorriendo decenas de kilómetros. 
Publicar un comentario