13 ene. 2011

Los soldados hambrientos


 Miles de soldados norcoreanos vigilan la frontera entre China y Corea del Norte. Sus rostros muestran debilidad, melancolía, tristeza y fragilidad. Son tan débiles que no tienen mejillas y sus ojos siempre parecen cansados y caminan muy lentamente ya que no tienen fuerzas ni para dar el paso. Cada año, la muerte de los soldados aumenta considerablemente debido a la sonada crisis alimentaria que parece no terminar por la mala gestión del régimen. En un batallón, mueren de hambre aproximadamente 70 a 80 soldados (de 270 aproximadamente) al año. 

 Ellos sufren el llamado "debilidad nivel 3". Significa que una persona es débil de manera tan preocupante que los huesos de las manos y de los brazos son ya bastante visibles. Además los músculos situados en las costillas y en la espalda casi no se dejan ver. Casi un tercio de los soldados de cada batallón de la frontera mueren por desnutrición crónica y el reparto alimentario de los soldados disminuye. 

 Por algunos medios de comunicación independientes, la gente es informada de que los soldados norcoreanos suelen asomar cerca de la frontera con China ya que ahí los turistas chinos suelen darle comida, pero de forma muy despectiva. En vez de tratarle como humanos, tiran las comidas a los soldados como si fueran unos animales o esclavos. Además, son comidas que ellos no habían acabado y para no tirar a la basura, dan a los soldados. Los soldados, para matar el hambre, esconden por un lado la humillación y la vergüenza y agradecen con una sonrisa a aquellos turistas por la comida. 

 Nota: Los soldados norcoreanos suelen tener de media una estatura baja por el efecto de la desnutrición severa. Cada soldado mide de media 1,55 metros o menos. 
Publicar un comentario