22 jul. 2011

La asistenta del hogar y el conductor


 La mayoría de los hombres ricos disponen de empleadas del hogar en sus casas. Si eres más rico, más asistentas del hogar pueden formar parte de tu vida diaria. Pero lo curioso es que estos hombres, que algún tiempo fueron los responsables principales de la economía familiar, han ido poco a poco separando de sus cónyuges y de sus descendientes por razones personales mediante la separación o el divorcio y pertenecen actualmente en aquella minoría de población "solitaria". Para ellos, la única parte de consolar sus heridas morales más profundas es contando con la presencia de las asistentas del hogar, y en ocasiones suelen tener largas conversaciones pero manteniendo siempre esa distancia de jefe-trabajadora, ya que para ellos sería el único medio para combatir la soledad. 

 Estos hombres, además de disponer de asistentas del hogar, también contratan a conductores para que se hagan cargo de sus vehículos privados. Los conductores, además de saber llevar el vehículo, también tienen que ser capaces de arreglarlo y vigilarlo para que el automóvil no sea robado. Estos hombres ricos norcoreanos, que durante muchos años han sido las víctimas más convenientes de la soledad, también establecen una conversación de temas como la familia o la naturaleza con sus conductores. Hablan excepto de la política, especialmente de la gestión del régimen. Aunque la relación entre los "jefes" y los "trabajadores" sean bondadosas, hay temas que no deben ser charladas para no poner en riesgo sus vidas. 
Publicar un comentario