3 jul. 2011

El hambriento y el loco


 La infancia y la ancianidad son dos generaciones más discriminadas por la sociedad norcoreana actual y son los que más posibilidades tienen de morir por la inanición. Son tratados como la escoria de la clase social y son denominados por el propio régimen como inútiles. El respeto hacia las personas de avanzada edad se ha perdido hasta ver su pronta desaparición y la juventud norcoreana poco a poco se atreve a jugar con la crueldad más extrema con la generación que le ha dado la vida y la educación. Es imprescindible por parte de la comunidad internacional ver la grave situación de los niños y de los ancianos en Corea del Norte. 

 La incoherencia llega hasta su punto más elevado cuando vemos que los comerciantes ven a la gente que recibe la distribución de los alimentos (un acto que se está reduciendo por falta de "fondos") y contribución económica del régimen. Creen que no son capaces de levantarse por ellos mismos y enfrentar en casos extremos, y que son unos haraganes por naturaleza. Llaman a ellos como "paciente del código 49", es decir, un enfermo mental. La brecha de la discriminación se ha polarizado a lo más extremo que las personas ya no tienen esa confianza básica de todo ser humano. 
Publicar un comentario