20 mar. 2011

Aquellos buenos calzados


 La ciudad de Sinuiju (situado en la provincia de Pyong-an Norte, ciudad fronteriza con China) destaca principalmente por sus fábricas de calzados. Estas fábricas están situadas en los distritos industriales de la ciudad y los trabajadores son capaces de producir más de diez millones de calzados al año. El 75% de los calzados se exportan a China. Estos calzados se destacaban por su buena calidad y diseño y no tenían que codiciar a los calzados fabricados en Pyongyang. Las mujeres viajaban hasta Sinuiju sólo para ir a comprar aquellos reconocidísimos zapatos. Muchos habitantes de esta ciudad dependían de la fábrica y venta de los calzados. 

 La fabricación de estos calzados se ha mejorado bastante con la introducción de la tecnología adecuada. Pero a partir del año 2005, con la reducción de las materias primas de alta calidad, la utilización de estos calzados se ha reducido un 30%. Por no obtener cauchos naturales, la calidad de estos calzados se ha rebajado drásticamente. Por ejemplo, al llevar una zapatilla en un caluroso día de verano, las suelas se fundían con gran facilidad. Muchos habitantes de Sinuiju temen perder aquel reconocimiento que logró con mucho esfuerzo y temen perder su trabajo de toda la vida. 

 Los trabajadores que continúan trabajando reciben el salario dos veces al mes. Pero con el creciente desempleo, muchos están buscando otras alternativas. Algunos son convertidos en vendedores y cruzan la frontera para intentar vender zapatos de mala calidad y otros venden escobas de madera, trineos o boles de plástico. Muchos desean que las fábricas importe otra vez buenas materias primas y que genere puestos de trabajo. Muchos no dudan en volver a producir aquellos elegantes calzados. 

 Nota: En la ciudad de Sinuiju, existen más de 20 fábricas dedicadas en el sector de calzados. 
Publicar un comentario