14 dic. 2014

3 años y 12 meses


 Parece que fue ayer y ya pasó tres años desde que Kim Jong-eun llegó al poder después de la muerte de su padre. Durante estos años hemos oído cantidades de comentarios sobre él. Que el joven líder que ni siquiera había cumplido los treinta años cuando tomó el mando, tiene un carácter mucho más déspota que sus antecesores. Pero también hubo voces más tranquilizadoras que trataba de explicar que una persona que se educó una gran parte de su vida en Suiza, podía dar un cambio significativo a un país caracterizado por su dictadura desconocida para muchos y el hermetismo. Lo cierto es que durante estos tres años, Kim Jong-eun no tuvo un liderazgo propio por su escasa experiencia y juventud. Tratar de aparentar a Kim Il-Sung recurriendo a la cirugía estética tampoco ha sido la solución adecuada.

 Entonces parece que dentro de la élite política del país, el cónyuge de su tía parecía controlar todo lo que le rodeaba. Tenía carisma y su influencia en Corea del Norte era innegable. Todo el mundo conocía a Jang Song-Taek y los habitantes aún desconocían al mandatario joven. Eso hizo que Kim y sus "aliados" comenzaran con un plan para sacarle del poder y así, sentirse más "seguros". Y parece que lo consiguieron. Hace un año, la figura de Jang desapareció por completo en la escena pública del país siendo fusilado con un juicio rápido previo que alzaba la mano de Kim. Mientras que el actual líder estaba "ampliando" su autoridad dentro del país, también estaba pendiente de restringir el escape de los desertores imponiendo penas muy severas como la muerte.

 Los habitantes están hartos de pobreza que acecha el país y hacer comentarios negativos hacia él se ha convertido en algo muy común. "¿Que va a saber un joven como ese a manejar el país?" "Ese no sabe nada más que aparecer en público y dar discursos repetitivos". Mientras tanto, las luchas internas siguen en la élite para elegir quien adula más a Kim Jong-eun. Aunque queda muy poco para que aparezca los primeros días 2015, él seguirá siendo alguien que no es respaldado por su población. Pero no se puede realizar encuesta alguna sobre ello porque es una actividad prohibida. Ahí vale solamente el cien por ciento. 
Publicar un comentario