4 nov. 2014

Escondiendo Yodok


 Yodok es más conocido por su campo de concentración para presos políticos que por la ciudad que está situado a cinco metros de la barrera metálica. Cada vez que oyen los norcoreanos esa palabra tiemblan. Se ha convertido en un término horrendo y es una herramienta de represión perfecta para el régimen norcoreano. El número de encarcelados depende de las estimaciones. Pueden hablar de miles hasta decenas de miles. Aún no se sabe cuantas personas exactamente han muerto desde que se construyó aquel espacio. Es un lugar donde el pavor cumple su función de presionar duramente a aquellos inocentes que tuvieron el valor de criticar a la élite política norcoreana.

 El informe de la gravedad del cumplimiento de los derechos humanos que publicó la Comisión correspondiente de las Naciones Unidas hizo que el régimen se desesperara. Incluso se tomó una decisión que hasta ahora era impensable. Invitar al encargado indonesio Marzuki Darusman a visitar aquel campo como medida extrema para evitar que Kim Jong-Eun y sus militares se sentaran como acusados ante un tribunal internacional. Ahora parece que Yodok se convirtió en su peor pesadilla y que pone en apuros a unos estrategas que durante décadas consiguió esquivar de sus debilidades a la comunidad internacional.

 Dicen que van a mostrar el inmenso campo de concentración pero ellos han pensado en una alternativa. Hacer como que Yodok está cerrado y mover a sus encarcelados a sitios desconocidos del país. Un intento de engañar a Darusman. Y creen que la idea va a funcionar. Ja. El comisionario indonesio es mucho más inteligente que ellos y sabrá perfectamente como se mueven ellos. Cuando llegue ahí se encontrará un sitio vacío, seguramente con un cartel "cerrado temporalmente". Pero cuando se vaya otra vez entrarán los prisioneros y se abrirá una segunda parte de la penuria y agotamiento que padecen ellos desde hace muchísimo tiempo. Aunque esto da una noticia bastante buena para nosotros: que el régimen ya no tiene más estrategias a su favor. 
Publicar un comentario