2 jun. 2012

Escapar del campo 14


 El joven Shin nació en el campo 14, fruto de relación entre su madre y uno de los guardas de aquel lugar no quiere escuchar. El campo 14 es considerado junto al campo 15 (Yodok) como uno de los sitios donde solamente pueden salir de ahí siendo un exánime. El corresponsal de Asia-Pacífico del periódico Washington Post Blaine Harden recoge en su libro "Escape from Camp 14" como aquel chaval indefenso consiguió fugarse de aquel sitio. Fue ya del campo, no conocía a nadie. Él mismo era su compañero de viaje. Cada paso que daba, descubría un mundo de misterio. Personas, animales, plantas...cosas frecuentes eran fuentes de exploración.

 Shin nació gracias al macabro pero frecuente plan de los campos de concentración en todo Corea del Norte. Su madre era la elegida de ser llevada a un cuarto oscuro y un guarda, desnudo, le esperaba. Estos actos se realizan cinco veces al año. Shin nació en su mundo, en su hogar. Su padre le ignoraba y la pelea para tener más comida en su plato con su madre era diaria. Se alimentaban de la irracionalidad y la terneza lo aprendió cuando vio por primera vez una ciudad. Cuando su madre se iba al exterior por el cumplimiento obligatorio del trabajo forzado, él comía todo lo que veía, incluyendo la comida de su madre. Cuando volvía de trabajar y al ver que su bol estaba vacío, ella se ponía furiosa y le pegaba. "¡Esa era mi comida, bastardo!". Le gritaba y le pegaba.

 Nos cuenta el joven Shin que entre las normas se encontraba la octava: Todo aquel que mantengan relaciones sentimentales fuera de la planificada serán inmediatamente fusilados y en caso de embarazo de la mujer, el bebé y la madre serán castigados con la máxima pena. Aparte de esta norma, muchos querían escapar de aquel sitio. Demasiadas personas han muerto en su camino. Las mujeres eran ahorcadas y los hombres, perforados de balas hasta que su corazón paraba de latir. En los campos de concentración, no sólo los guardas eran los malos. Delatar a su conjunto afectivo para vivir...el joven Shin lo hizo y hasta que no descubrió la civilización pensó que lo aquello era correcto. La ley natural en los estos campos era: si dos personas son una familia, uno vive y otro morirá.

 Tiene demasiadas cosas que contar pero que no puede porque sobrepasa el límite de la crueldad del ser humano. Un día seguramente lo haría aunque necesitaría encontrar el momento adecuado para hacerlo. El joven Shin vive actualmente en California, Estados Unidos pero antes de estar en contacto con el mundo actual, tuvo que estar en China (dos años) y en Corea del Sur (dos años). 
Publicar un comentario