30 may. 2012

La desaparición del señor Kang


 El señor Kang representa a uno de tantos pastores evangélicos que predica el cristianismo por la zona noroeste de China, la región urgente donde numerosos desertores norcoreanos se establecen para luego intentar viajar a Corea del Sur o a terceros países. El señor Kang hacía su trabajo: ayudaba a los norcoreanos más necesitados y junto a su biblia transitaba por toda la extensa provincia de Jilin. Recorría con su vehículo a diversas iglesias cristinas para compartir la palabra de Dios. Sus movimientos eran intensos y apurados y sus acciones complacientes hacían despertar la sospecha a los partidarios del régimen norcoreano en China. Su extensa labor les inquietaba que hubo varios intentos de asesinar al señor Kang. En agosto de 2011, en un aparcamiento, un individuo clavó una jeringa venenosa en su espalda y tuvo que ser hospitalizado durante varios días. Tuvo suerte y apenas ha dejado secuelas en su cuerpo y tuvo que volver a Corea del Sur por petición de sus familiares pero poco tiempo después, volvió a Yenben para seguir con su labor.

 Hace cuatro días, el cuerpo del señor Kang fue encontrado en su automóvil mientras regresaba de su labor habitual. Su coche se empotró junto a un autobús y su muerte fue instantánea. Lo curioso de este suceso es que no se está llevando una investigación por parte del régimen chino alegando que el señor Kang estaba adormecido mientras conducía y que no era necesaria una averiguación representativa. Muchos sospechan la intención de los partidarios del régimen de matar a los considerados "enemigos" suyos que "daña" la imagen de Corea del Norte. La parte noroeste de China es una zona confrontada entre ambos bandos. Ángeles contra demonios. Buenos contra malos. Los buenos intentan auxiliar a los requeridos que acababan de librarse de la desesperación, mientras que a los malos intentan acabarlos. Por cualquier método posible. Hace cuatro días, un ángel ha desaparecido. Seguramente Dios estará llorando. Maldita sea.

 Nota 1: Un día antes de que el señor Kang fuera víctima del ataque repentino por un anónimo, otro misionero evangélico fue envenenado en la provincia de Liaoning cuando estaba esperando un taxi. 


 Nota 2: Los pastores evangélicos se han convertido en actores sociales imprescindibles en la sociedad coreano. Fueron los laboriosos principales en la oposición de la invasión japonesa en Corea  a principios del siglo XX y ahora siguen siendo los actores primordiales para dar asistencia a los refugiados norcoreanos en China y en Corea del Sur. 
Publicar un comentario