9 sept. 2011

La transfusión


 Antes de la remodelación económica del julio de 2002, el precio de cada transfusión de 100 gramos de cantidad rondaba los 300 wons y cinco kilogramos de arroz blanco. Después de la dicha remodelación, el precio subió a 2.000 wons por cada cantidad de sangre. Ante esta subida espectacular de los precios, muchos fueron quienes formaban largas colas enfrente de los centros de salud en todo el territorio norcoreano. Muchos eran ilusos y soñadores que con esa cantidad de dinero podían construir miles de posibilidades, miles de nuevas vías. 

 Pero estas transfusiones son realizadas de diversas formas en determinadas provincias. Por ejemplo, en la provincia de Hamkyung-Sur, sólo se seleccionan a ciertas personas según las necesidades de los hospitales. Si en determinado tiempo se necesitan a personas con el grupo sanguíneo tipo B, son convocados mediante los anuncios del tablón de la ciudad y al día siguiente, cientos de personas están listas para que sus sangres sean extraídas y así recibir el dinero que les corresponden. Algunos son nuevos en esto y tienen fobia a las enormes agujas, y otros lo han hecho más veces pero que siguen atemorizados por las agujas. Estos temores pasan desde jóvenes hasta adultos. 

 En la ciudad de Kaesong, suelen convocar a personas con todo tipo de grupos sanguíneos. Pero competitividad es tan grande que algunos por recibir aquella cantidad de dinero sobornan a los personales del hospital. También existen personas que en un mes han llegado a hacer la transfusión  diez veces aproximadamente en sitios diferentes ya que ser extraída sangre dos o más veces en el mismo sitio durante un determinado mes está totalmente prohibido. Muchos eligen esta opción para comprar alimentos para sus familias o para mantener una base económica mínima. 
Publicar un comentario