30 oct. 2014

La inversión rusa y sus posibles consecuencias


 Un acuerdo pero a la vez una buena noticia parece haber alegrado al régimen norcoreano. La firma de contrato para reestructurar las vías de tren que con las décadas se quedaron totalmente obsoletas se ha culminado con éxito. A medio plazo, unos 3.500 kilómetros de vía donde el tren recorría a ratos por no haber suficiente electricidad, serán totalmente remodelados. ¿Esto garantiza un deja vú de una relación prospera entre Rusia y Corea del Norte o simplemente será algo pasajero? La respuesta no es la primera ni la otra. Concuerdo con los analistas que esto se mueve por el interés económico que está barajando Rusia.

 Durante estos se están discutiendo en Nueva York sobre demandar al régimen ante la Corte Penal Internacional. Antes de las presentaciones, queda un obstáculo que deberían atravesar para que dicha demanda sea una realidad. El no recibir ni un voto en contra de los países miembros del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. El voto a favor de Estados Unidos, Reino Unido y Francia está pero que muy garantizada. China podría presentar la abstención y por último, Rusia es quien puede retroceder el proceso votando en contra a todo esto. Y ustedes preguntaran: ¿Porque Rusia y no el país que más relaciones tuvo históricamente como China?

 Cuando ocurrió hace ya meses antes el conflicto entre Ucrania y Rusia, la Unión Europea levantó su voto de apoyo hacia los ucranianos. Eso perjudicó la economía de la eurozona ya que Rusia prohibió importar productos varios de la UE como motivo de protesta y ellos han pensado repentinamente en Asia. ¿Qué país se habrá llevado la mirada perspicaz rusa? Corea del Norte. Sabiendo que la conexión entre Vladivostok y la zona portuaria de Rajin tendrá un potencial económico enorme a muy corto plazo, han llamado a los miembros del régimen y después de primeras conversaciones parece que han llegado a un acuerdo. Mientras que China y Corea del Norte se desunían Rusia ha estado astuto y observando dicha situación. Todo es un juego. Y el resultado de ese juego será el mantenimiento del régimen para algunos años más.  
Publicar un comentario