27 jul. 2012

No uses la cámara


 Una afición tan extendida en nuestro tiempo como la fotografía parece ser uno de los peores adversarios del régimen norcoreano. Sacar un instante para luego rememorar con los amigos o con los familiares es un pasatiempo vetado. El régimen anunció: "Todos los que lleven estos aparatos de fotografía serán interrogados por los guardias de seguridad porque hay una presunción de espionaje". Sucedió recientemente una noticia que un ciudadano que iba de paseo con la familia y al intentar sacar una foto de recuerdo, fue inmediatamente detenido y acusado, sin ninguna prueba, de espionaje sin saber hasta ahora de su existencia. Y su cámara digital fue confiscada de inmediato.

 Poseer una cámara de fotos o un apartado de radio es obstruir a la justicia y por consiguiente, deshonrar las palabras del líder. Sin embargo, los altos cargos y los pelotilleros más cercanos de los Kim han obtenido un "permiso" extraordinario para su uso. Son libres de comprar cámaras digitales japonesas de altísima calidad y posar sin ningún inconveniente en las plazas más notorias de la capital de Corea del Norte. El recreo de la imagen está prohibido por ley. Muchos preguntan: "Entonces, ¿como contamos nuestras historias a nuestros hijos y a nuestros nietos? ¿Mediante señas? Esta ley me parece absurda. ¿Ellos (los altos cargos) si que pueden tener cámaras y nosotros no?". 


 Pero han oído demasiadas veces las consecuencias que supone infringir las leyes. Les toca elegir: formar parte de la vida inamovible que habían vivido hasta ahora y obedecer al régimen o reaccionar ante las normas disparatadas que impone el régimen y acabar siendo desdichado en alguna prisión sin saber la fecha de salida de aquel sitio. 
Publicar un comentario