27 may. 2012

En aquel sitio no existe el afecto


 Muchos que nacen en los campos de concentración no entienden la palabra afecto. ¿Qué es eso? Eso es el sinónimo al amor y al cariño. ¿Amor? ¿Cariño? ¿Qué palabras son esas? ¿Qué significados tienen? No fueron sus madres quienes transmitieron la inhumanidad por el vientre sino sus guardianes fueron quienes les educaron con la mirada sádica imbuyendo el miedo a todos sus compañeros del campo. Aquel sistema instruido por el régimen hacia todos los "traidores" estaba siendo eficaz y el adiestramiento hacía que muchos quitaran de sus cabezas el escape de los campos. Palabras tan esenciales como la dignidad, la felicidad o la libertad no penetraban en sus cerebros y cuando intentaban estaban ahí los malvados utilizados métodos drásticos para impedirlo. Una simple equivocación en sus labores cotidianas podía llamar a la muerte en pocas horas. El destino de decenas de miles de personas es perpetuada al espanto más impensable en Corea del Norte y nosotros lo estamos ignorando. O lo vemos pero maniobran para que no podamos tomar acciones convincentes.

 A continuación, os muestro una serie de ilustraciones que dibujaron los refugiados norcoreanos que estuvieron en campos de concentración (estas imágenes pueden dañar la sensibilidad): 








Publicar un comentario