23 mar. 2012

Otra vez, las drogas


 Es inevitable mencionar la necesidad de cometer delitos como el narcotráfico para sobrevivir por parte de los obreros norcoreanos en amplias tierras forasteras. Se desconoce plenamente si fueron obligados a fabricar de forma casera estupefacientes por sus jefes o si se elaboraron por voluntad propia para generar ingresos. Aunque esta actividad no puede ser contada dentro del territorio norcoreano, aquella detención de varios traficantes que realizaban sus actividades ilegales en Rusia hizo disparar silenciosamente la noticia que los habitantes residentes por el norte del país habrán oído alguna vez.

 Cuando se escuchó la noticia, muchos (fabricantes caseros de drogas) no han dudado en ser destinados a Rusia para realizar ahí sus actividades. Al crecer la demanda repentinamente, muchos han utilizado el soborno para ser los primeros de la lista de destinados a los campamentos. Por cada gramo de droga, un traficante recibía 900 rublos (unos 30 dólares) y los clientes, en su mayoría, son adultos rusos que viven en Tynda y óblasts vecinas. Las drogas, además de ser vendidas a terceras personas, también se utilizan para el consumo propio. Muchos quienes estuvieron ahí dicen: "Consumir esto te hace olvidar del hambre, del frío y del cansancio. Te alucinas e imaginas tu mundo particular". 


 La nefasta parte de las drogas es que existen personas (obreras en su mayoría, pero también hubo casos de jefes) que con el consumo sucesivo pero exagerado de la droga hace que acumulen deudas que no pueden pagar y deciden quitarse la vida. Cuando el momento de la lamentación es demasiado tardío, sus mentes empiezan a avanzar al pesimismo más absoluto y sus cuerpos, ya descarnadas por sustancias placenteras equívocas, no le responden y como último deseo, piden al cielo que cuiden a sus familias y agonizan despaciosamente por voluntad personal.

 Nota: Una parte de estas drogas producidas es vendida por los grupos chinos y rusos que dedican al narcotráfico para luego vender a la población civil. 
Publicar un comentario