25 may. 2011

Montaña de cadáveres


 En estos últimos años, la mortalidad infantil ha aumentado de manera muy preocupante. No existen datos concretos de la mortalidad ya que el régimen no lo facilita para evitar la presión de la comunidad internacional por su lamentable gestión. Pero por diversos medios de comunicación se pudieron ver noticias del descubrimiento de cadáveres transfigurado en montañas, en los campos de cultivo o en rincones de cada ciudad norcoreana. La desnutrición crónica entre la población infantil se ha disparado en los últimos años. Hay jóvenes de 20 a 25 años que tienen el aspecto de quince y sus cuerpos están esqueléticos y presentan cierta dificultad a la hora de caminar. 

 Estos niños/as no tienen voz y al intentar expresar algo, una mano invisible lo impide mediante amenazas. No tienen fuerza al hablar, al caminar y al respirar. Son ignorados por la sociedad norcoreana y son tratados como animales. Hace unos meses, se hizo eco la noticia de una joven que vagabundeaba por los campos que intentaba tragar pastos para conejos. Su cuerpo estaba tan debilitado que no podía incluso respirar con normalidad. Pocos días después, murió. Cientos de miles de niños/as norcoreanos/as ven como la fantasma del hambre obstaculiza su dignidad llevándoles hacia el camino de la montaña de cadáveres. 
Publicar un comentario