29 may. 2011

La ayuda utópica


 Parece ser que la solidaridad está condenada a ser humillada en tierras norcoreanas. Parece ser que las buenas personas están condenadas a ser unos delincuentes. Los niños de la flor, que cada día se levantan para buscar un trozo de pan, son considerados como los "inservibles para la sociedad perfecta" por parte del régimen. Intentar ayudar a estos niños puede ser una golosina mezclada de odio y humillación por los habituales soldados norcoreanos para hacer discursos de absoluta incoherencia. 

 Había recientemente un caso que una persona anónima que viajaba en el tren le sobraba la comida (fideos instantáneos y pan) y no sabía que hacer. Por la ventana, asomaban varios niños de aspectos frágiles aprovechando la presencia de numerosos pasajeros para ver si podían tener algo de comer. La persona anónima abrió la ventana y en un pequeño paquete dio toda la comida. Más tarde, unos soldados entraron en el vagón del tren y obligó al conductor que parase el tren. 
- Hasta que alguien diga quien ha sido el que ha dado la comida a estos "inservibles", este tren no despegará. 
 En medio de la incertidumbre, la persona anónima se levantó y dijo:
- He sido yo. Me ha sobrado la comida y sólo quería darles un poco a estos niños que parecían que tenían hambre. 
- ¿Crees que somos pobres? Estás hablando con el mejor país organizado que hay en la actualidad. Aquí nadie da limosna. Lo llevas a tu destino o lo tiras en un basurero. Como sigas haciendo este acto, te detendremos.
 Después de treinta minutos de discusión, el tren volvió a arrancarse. La persona anónima se ha quedado completamente anonadada con el comportamiento de los soldados. Y molesto de la crueldad de un país donde el término "ayuda" estaba en el mundo de la utopía.
Publicar un comentario