11 may. 2011

Clases particulares


 Los estudiantes de familias pudientes pueden permitirse clases personalizadas. Los profesores particulares van a las casas de los alumnos para enseñar distintas asignaturas como el coreano, las matemáticas o la física. Pero también existen profesores especializados en materias no facilitadas para la mayoría de la población como el inglés, la informática o la tecnología. En el caso de lengua extranjera, anteriormente se impartía clases particulares de ruso por la vinculación estrecha de Corea del Norte con la Unión Soviética antes del fin de la Guerra Fría. Pero con la crisis económica, la demanda del inglés ha aumentado vertiginosamente entre las minorías ricas. Cabe mencionar que el inglés, poco a poco, está también siendo accesible a la gente común. Los encargados de dar estas clases suelen ser profesores retirados en el mundo de la enseñanza. Para ellos, es la única vía de seguir manteniendo a sus familias.

 Los alumnos pagan a sus profesores particulares alrededor de 5.000 wons a 10.000 wons pero estos precios dependen de la calidad y del servicio de cada profesor. Pero estas cifras estrafalarias no son asequibles y permisibles para la mayoría de la población norcoreana. Las clases particulares, según las leyes norcoreanas, están prohibidos pero el control del régimen es mínimo en estos asuntos y se deja una cierta pero mínima libertad para ejercer estos cargos por la gran insostenibilidad de la economía del país. Estos servicios se realizan en la más absoluta intimidad. Aún así, estos maestros se disfrazan o disimulan ser vendedores del mercado para no levantar sospechas de los vigilantes y caminan donde haga falta en busca de una nueva oportunidad que les han dado. 
Publicar un comentario