11 abr. 2011

El mercado (Parte 7: Ropas usadas)


 En el puerto de Haeju, se ven miles de cajas iguales enrollados infinitamente con cinta de color marrón, de ropas usadas. Cada paquete, depende de su tamaño, se negocia con precios desde 5.000 wons hasta 10.000 wons. Son muchos los vendedores que asoman por este puerto desde las altas horas de la madrugada para tener el mejor paquete para luego vender en los mercados. Todos los vendedores saben que esos paquetes contienen ropas usadas; pantalones arrugados, camisetas descosidas, camisas con manchas imborrables o calcetines con varios grandes agujeros...nadie sabe que esos paquetes contienen ropas exclusivamente femeninas o masculinas. Esos paquetes son cajas llenas de sorpresa. 

 Si hoy es un día de suerte, te puede tocar ropas usadas con calidades similares a las nuevas. Lo vendes en el mercado y vienen clientes asombrados con la calidad de la ropa sin saber que son usadas. Miran una y otra vez, sonríen y compran. Otros quieren, pero no pueden. Miran con reojo varias veces aquel vestido de distintos colores. Y se van. Hoy has tenido un buen beneficio vendiendo estas ropas. Si hoy no ha sido tu día de suerte, te puede tocar ropas usadas extremadamente mal reparadas o de pésima calidad. Lo pones en el mercado, pero te lo compra. Unos ven pero ponen una mala cara y se van diciendo: ¿Pero como puede vender eso? Hoy no has tenido un buen día. Sólo has podido tener el 30% de dinero que los días buenos. Mañana estarás mucho más temprano que otros vendedores en el puerto. Esperas con ansia que vengan mejores vestidos mañana. 
Publicar un comentario