2 abr. 2011

El mercado (Parte 1: El surgimiento)


 Desde hace sólo ocho años, la interacción de productos en los mercados era una actividad imposible en Corea del Norte ya que la venta privada de los productos y la obtención de los beneficios, para ellos, eran una actividad digna sólo en territorios donde reinaba el "imperialismo". Los soldados vigilaban microscópicamente alguna actividad "errónea" de los ciudadanos norcoreanos. Sólo se podía intercambiar algunas verduras o alimentos de primera necesidad. Pero aquella vigilancia se flojeó poco a poco y aquella férrea ley fue olvidada con el tiempo. Estos días, en los mercados de todas las ciudades norcoreanas, se puede ver una fértil actividad del comercio: se venden desde vestimentas hasta medicamentos procedentes del mercado negro.

 Todo esto se debe a la mencionadísima crisis económica que fue la mayor preocupación de la gente común en Corea del Norte y el régimen no era capaz de bloquear el impulso de los mercados ya que su máximo control hacia ellos sólo debilitaría su poder "máximo". Los mercados fueron oficialmente abiertos al público en diciembre de 2002 y se podía comercializar abiertamente todo tipo de productos. Pero sigue existiendo un control importante en las mercancías y se puede ver a controladores paseando por los mercados. Ahora mismo, es el propio régimen quien apoya esta iniciativa al ver la ligera satisfacción de su población. En 2005, en la capital Pyongyang había más de 40 mercados y 300 en todo el territorio norcoreano.

 Nota: La expansión del mercado sigue en auge y muchas vidas depende de esta actividad. En caso de prohibirlo, la situación sería mucho más grave. 
Publicar un comentario