15 abr. 2011

El mercado (Parte 10: La venta silenciosa de los metales)


 Las piezas metálicas se consiguen en las acerías o en las herrerías situadas en la ciudad portuaria de Chongjin. Son algunos que vagan por estas zonas de la ciudad para conseguir las mejores piezas para venderlo a los comerciantes chinos. Se cuenta mucho la cantidad y la calidad de estos metales ya que su mayor cantidad de venta a mejor calidad supondría un gran beneficio económico para los norcoreanos. Estas piezas metálicas son reunidas por cinco o diez kilos. Por cada tonelada de metal, los vendedores reciben aproximadamente 160 dólares americanos. El precio se corta hasta 80-90 dólares con el mismo peso si la calidad de metal es baja.

 Estas piezas metálicas, como otros muchos productos, se venden en el mercado negro. Los "recogedores" y "vendedores" actúan principalmente por la noche para eludir la vigilancia del régimen. Ambas funciones son realizadas por una misma persona o por una misma familia. Adolescentes de catorce o quince años ayudan a sus padres para que tengan mayor cantidad de piezas posibles. Actúan como si fueran unos ladrones. Toda esta operación, desde la recogida de metales hasta su entrega, se realiza en el más absoluto silencio.

 Nota: Los comerciantes chinos, en vez de pagar en dinero en efectivo, pagan el esfuerzo de los vendedores con materiales alimenticios como el arroz o el maíz principalmente.  
Publicar un comentario