17 dic. 2012

Los educados que sorprendieron al mundo


 Cuando se disputó el partido de octavos de final de la Copa Mundial de Fútbol entre Corea del Sur-Italia, a los medios les llamaba la atención varias pancartas entre los asistentes con idéntico mensaje: "AGAIN 1966". Aquellos presentes querían que la victoria del partido esté de parte de Corea del Sur para intentar repetir la hazaña de aquellos anónimos que lograron estar entre los mejores ocho selecciones de la Copa Mundial en 1966. Después de una victoria ajustada decidida con un gol de oro en los últimos minutos del partido, Corea del Sur pudo estar en la siguiente ronda.

 La selección de Corea del Norte consiguió lograr el pase a la fase final siendo el único representante del continente asiático en el Mundial de Inglaterra 1966 ganando en las previas a los australianos. Esta historia comenzó cuando el régimen empezó a buscar a treinta atletas solteros por todo el territorio norcoreano para que formaran parte de la selección. Su primer partido había sido ante Birmania. El resultado, una derrota contundente de 0-3. Sin embargo, a partir de ese momento casi treinta victorias consecutivas en sus palmares. Sus entrenamientos nunca fueron exhibidos públicamente aunque algunos cuentan que sus ejercicios de calentamiento empezaban a las seis de la mañana. Las salidas nocturnas a partir de las diez de la noche fueron prohibidas y fue la primera selección en llegar a Londres para disputar la fase de grupos.

 El país organizador no consideraba a Corea del Norte como un estado y quería prohibir su participación en la Copa Mundial pero finalmente tuvieron que aceptar a los atletas norcoreanos para evitar una sanción grave de la FIFA. La estatura media de los futbolistas de Corea del Norte eran bajas comparados con los de otros países participantes pero sus 162 centímetros de altura no dejaron de despertar la curiosidad de los anfitriones. El primer partido era frente a la Unión Soviética. Ante las faltas incontables e intencionadas de los jugadores soviéticos en el campo, la reacción del público inglés se inclinó favorablemente hacia el lado norcoreano aunque esto no evitó llevar la primera derrota.

 Después del empate ante Chile, la selección tenía la obligación de ganar a la poderosa Italia. Los pronósticos decían que los clasificados a los cuartos serían la URSS e Italia. No obstante, llegó una de las sorpresas más memorables en la historia del deporte. En el minuto 42 de la primera parte, el jugador apellidado Pak, marcaba el milagro. Cuando entre los 18.000 asistentes del estadio Ayresome Park se desataba la locura, los jugadores norcoreanos agradecieron el apoyo del público cantando unas canciones coreanas. Cuando llegaron a Liverpool para disputar la siguiente ronda contra Portugal, ellos, muy entusiasmados, habían engullido cantidades de comida que sintieron pesadez en sus cuerpos. Sus efectos se notaron cuando perdieron por 3-5 (con cuatro goles de un jugador excepcional como Eusebio) cuando durante la primera media hora del partido iban ganando por 3-0.

 La derrota no agradó al régimen norcoreano y a su llegada a Pyongyang, el grupo se desintegró diciendo el último adiós entre sus compañeros. Durante décadas, no se ha podido saber información alguna de las siguientes generaciones del fútbol norcoreano. Se dicen que algunos fueron llevados a diversos campos de reeducación o a las minas de carbón como castigo por dañar la imagen del régimen de Corea del Norte en un partido de fútbol de la Copa de Mundo. De aquellos treinta jugadores, la vida de aquella inmensa mayoría no se supo jamás. Los que más han destacado, sus respetabilidades han sido devueltas y actualmente llevan una vida corriente y tranquila reuniéndose de vez en cuando con sus antiguos compañeros. Aunque 44 años después, Corea del Norte consiguió participar en la Copa Mundial de Sudáfrica durante 2010, no pudieron igualar los mismos resultados que sus antecesores y fueron eliminados con tres derrotas en la fase de grupos.

Aquellos jugadores norcoreanos, homenajeados en Reino Unido en 2002

 Nota: El siguiente vídeo fue realizado por la BBC4 para recordar aquellos momentos de gloria del fútbol norcoreano (el documental completo está disponible en Youtube tecleando "The Game of their lives"). 


Enhanced by Zemanta
Publicar un comentario