31 dic. 2012

Cuando la pelota movió corazones


 Era por primera vez en la historia, después de la firma de armisticio, que la delegación de Corea del Norte y Corea del Sur se ponían de acuerdo para formar una selección unificada de Corea y así, participar en un torneo de máxima calidad como el campeonato del mundo de tenis de mesa en 1991 celebrado en Chiba, Japón. Tenían que sobreponer en los principios de aquella década la revelación de los jugadores alemanes, yugoslavos y suecos y la eterna atención hacia los intachables jugadores chinos enviando a los mejores jugadores de la península. Aunque las categorías de este deporte estaba dividido en siete (individual masculino, individual femenino, dobles masculinos, dobles femeninos, dobles mixtos, equipo femenino, equipo masculino), la selección de Corea quería enfocar en llevar el trofeo de campeón a la península en la categoría de equipos.


 El primer encuentro entre los jugadores de ambos países era gélido y atormentado. Incluso se murmuraban entre sus compañeros para someter al desprecio para subir sus egos. La coordinación entre los jugadores no se podía prosperar de forma adecuada debido a múltiples discrepancias de opiniones llegando incluso a las manos en algunas ocasiones. Desde el principio, los expertos en este deporte apostaban por el género masculino de llevar el título de campeón pero una derrota inesperada en los cuartos de final ante los eventuales campeones del mundo suecos formado por los geniales Karlsson, Waldner, Lindh, Appelgren y Persson hizo florecer las expectativas esperanzadores en las chicas que todas acababan de sobrepasar la edad de los veinte años. 


 Consiguieron estar en la final tras sufrir algunos partidos con serias dificultades. En la última barrera les esperaba las jugadoras de China que tenía a la todopoderosa Deng Yaping, considerada incluso en la actualidad como la mejor jugadora de este deporte de todos los tiempos. Pese a su baja estatura, su ataque y su defensa eran impecables y ninguna jugadora no-china han podido frenarla hasta entonces. Además de Deng, también estaba jugadores técnicamente buenos como Gao Jun, Chen Zihe y Qiao Hong. El primer encuentro estaba en Deng Yaping y Yu Sun Bok, una jugadora que se enfrentaba a su primer gran torneo internacional. Pero contra todos los pronósticos, Yu consiguió arrebatar a Deng con un considerable margen. El segundo punto estaba entre Hyun Jung Hwa y Gao Jun. Ambas usaban el agarre de raqueta tradicionalmente oriental (conocido como el "agarre del bolígrafo"). La victoria también se alistó en el lado coreano. El tercer punto era un partido de dobles. Deng y Gao contra Hyun y Li Bun Hi, que las dos últimas eran considerados rivales hasta ese encuentro. Las coreanas perdieron el partido y el cuarto punto también con la victoria de Deng contra Hyun. El decisivo punto ponía al televisor a millones de coreanos en vilo. Yu contra Gao luchando cada punto con una pelota de celulosa de color naranja (que se cambió a blanco por quejas de los jugadores porque, según ellos, distorsionaba la perspectiva visual). China no pudo revalidar su décimo titulo consecutivo y tuvo que entregar el trofeo de campeona del mundo a las coreanas como se puede ver en el siguiente vídeo:


 La parte más dolorosa de la convivencia de 46 días ha sido la despedida que supuso después del campeonato del mundo en Japón. Ya no se podía ver a los padres preparando la mesa y gritando la palabra "reunificación" o a las madres cosiendo en armonía amplias banderas de península azul con fondo blanco. Cuando la antipatía se progreso en una amistad profunda, los lamentos llegaban: "Haberla abrazado más, haberla cuidado más, haberla estado a su lado más...". Sus lágrimas de despedida inundaron la ciudad japonesa y salvo breves encuentros en otros campeonatos importantes como el asiático, el mundial o los Juegos Olímpicos, solo podían tener fotografías como recuerdo que conmocionó a millones de corazones. 


 Nota 1: Actualmente la jugadora norcoreana Li Bun Hi es la directora de un centro de atención de las personas que padecen minusvalía en el país mientras que Hyun Jung Hwa fue la técnico del equipo surcoreano femenino de tenis de mesa hasta el fin de los Juegos Olímpicos de Londres 2012. No se sabe noticia alguna de Yu Sun Bok y la otra integrante del grupo Hong Cha Ok reside actualmente en Corea del Sur con su cónyuge. 

 Nota 2: En noviembre de 2011, se celebró un torneo de tenis de mesa llamado Peace Cup que juntó a los jugadores relevantes de tenis de mesa de ambas Coreas ganando en dobles masculinos y quedando finalistas en dobles femeninos. 
 
 Nota 2: En mayo de 2012, se estrenó en Corea del Sur una película que narra aquel acontecimiento reviviendo la nostalgia entre los amantes de este deporte, cuyo trailers están en los siguientes vídeos:




Enhanced by Zemanta
Publicar un comentario