4 feb. 2011

Medicinas falsas


 La falta de medicamentos ya era un tema para discutir en Corea del Norte antes o después de la crisis grave económica. La carencia es tan extrema que sin la ayuda de las Naciones Unidas o de la Organización Mundial de la Salud, la situación sería totalmente catastrófica. En los hospitales, no disponen de medicamentos y los pacientes se dirigen a los mercados para conseguir los remedios necesarios ya que las farmacias en Corea del Norte son lugares desocupados de pócimas necesarias. 

 En los mercados, la mayoría de los "medicamentos" tienen aquel precinto de "falsos". En las etiquetas ponen que es producto nacional pero en realidad, provienen de China. Los farmacéuticos no son capaces de producir grandes cantidades de fármacos ya que no tienen materiales y herramientas suficientes para hacerlos. Tener un embudo o una probeta es para ellos, sería una pretensión. 

 La penicilina, descubierta por el gran Fleming, es uno de los productos que se compra en los mercados sin saber el origen de su fabricación. Pero el precio de la penicilina es sumamente alto que mucha gente no puede permitírselo. En los hospitales disponen una cierta cantidad de penicilina pero no disponible para la totalidad de la población. Por ejemplo, si un pueblo alrededor de 5.000 habitantes, la cantidad de penicilina no suele llegar ni a 100 unidades. Esto significa que muchos tienen que ir a comprar en otro sitio por un precio mucho más elevado. El precio suele rondar los 500 wons, una cantidad que un trabajador normal podría ganar en 4 días aproximadamente. 

 Muchos son, quienes creen que la receta médica del doctor no es necesaria. Compran medicamentos, muchos de ellos falsos, en los mercados confiando sus propios conocimientos. Es decir, la práctica de la "automedicación" se ha incrementado. Con esto, las muertes por ingestión desacertada de los medicamentos aumentaron y se sigue produciendo en grandes cantidades. La pésima calidad y la ingenuidad de la gente ha aventajado la llamada "combinación perfecta" de la mortalidad vertiginosa de la población norcoreana. Esto sucede a diario y los profesionales de la sanidad norcoreana ya no saben que hacer con tantos incidentes como estos. 
Publicar un comentario