8 feb. 2011

El detergente


 El detergente es considerado como un producto de lujo en Corea del Norte. Sólo las grandes casas de las residentes con gran poder adquisitivo tienen la "extravagancia" de utilizar el detergente ya que disponen de máquinas lavadoras. Existen un grupo de vendedores que asoman a estas casas para intentar vender pequeñas cantidades de detergente, sean líquidas o en polvo. Estos detergentes, en su mayoría, son de origen chino. En Corea del Norte, existen pocas empresas que producen detergentes al no ser un producto asequible para toda la población.

 Cada bolsa de detergente genera un peso aproximado de 400 gramos. Su precio original suele rondar los 200 wons, siendo 170 wons del detergente y 30 wons de la bolsa de plástico que contiene el producto. Los vendedores perciben por cada detergente en polvo, unos 500 wons y así, obtienen beneficios bastante sugestivos. Eso da un poco de alivio para estos vendedores que consiguen el detergente, mayormente, por el mercado negro. 

 ¿Entonces como lavarán la ropa la mayoría de la población norcoreana? Al no haber visto una máquina de lavar, no saben que forma tiene, sus compuestos, y por supuesto, no sabe como se utiliza. Las mujeres, en grupos, se van a un río cercano para lavar la ropa, como pasó en Europa y en la mayor parte de Asia en los años de la posguerra. Como el jabón es incluso un producto excesivamente caro, frotan las manchas hasta que se desaparezcan o compran un jabón para diez personas y toman turno. Al menos, estos pequeños momentos de reunión en el río es cuando estas mujeres hablan de la familia y de los vecinos, y esos momentos les hacen suficientemente provechoso para sus oídos.  
Publicar un comentario