2 feb. 2011

Las fábricas


 En Corea del Norte se hizo numerosas reformas para fortalecer la industria en todo el territorio, pero llevar aquellas reformas a la práctica no eran tan fáciles como parecían. Fabricar productos tan simples era una labor no muy complicada pero las ventas no se realizaban correctamente ya que la población mayoritaria no se lo podía comprar ya que la "liberalización de los productos" no era cotidiana en la sociedad norcoreana. Además la calidad de los productos norcoreanos, comparando con los productos chinos, surcoreanos o japoneses, era pésima. Además el sistema industrial norcoreana se está siendo desestructurado poco a poco por la falta de implicación del régimen.

 Todo esto hace que la producción en este ámbito se pare sin poder hacer nada a cambio. Sólo existen grandes fábricas textiles o de alimentación en las periferias en las ciudades más importantes de Corea del Norte. En los pueblos, es casi imposible ver una fábrica y en buenas condiciones ya que muchos habitantes en estas zonas se dedica exclusivamente a la agricultura. Poco a poco, las fábricas se están cerrando sus puertas y eso dificulta el desarrollo económico en Corea del Norte ya que ellos están en contra del flujo masivo de capitales porque para ellos eso es otra forma de promover el "imperialismo".

 La tasa de desempleo aumentó con el tiempo y la mayoría, que venían a las ciudades con la ilusión de trabajar en algunas de numerosas fábricas de las zonas periféricas, están obligados a volver a sus lugares de origen y a empezar otra vez. Algunos, con mucha suerte y delicadeza, consiguen montar un negocio por cuenta propia en un rincón del mercado pagando unos 3.000 wons al mes. Hoy, un señor de 50 años ha abierto con mucha ilusión su pequeño rincón de torta de arroz junto a su mujer en el mercado de su ciudad. Todo dependerá de si la diosa de la suerte les sonría. 
Publicar un comentario