2 jun. 2013

Lo que se podía haber evitado


 La noticia de la deportación de nueve niños de la flor está aún conmocionando a los estudiosos de la temática y a toda la sociedad surcoreana. Acababan de encontrar la felicidad y prontamente habían preparado para volar hacia Corea del Sur o a Estados Unidos. Sólo les quedaba un paso más para pasar esa frontera. El escenario de todo este suceso se sitúa en un país que colabora de forma activa con ambas Coreas como Laos. Este país siempre había coincidido de forma política con el régimen norcoreano pero económicamente no tenía más opción que estrechar lazos con Corea del Sur para mejorar sus expectativas financieras. 

 Aunque eran 15 en principio, los primeros seis ya habían conseguido sus objetivos. De aquel grupo, los tres han volado a Corea del Sur y otros tres a Estados Unidos. Sólo quedaba el grupo de los nueve para que la misión del plan de escape culminara con agrado. Pero los nueve, cuando pisaron Laos, fueron inmediatamente detenidos por las fuerzas de la seguridad. Habrían sentido pánico hasta que en los interrogatorios, con la aparición de los funcionarios del régimen norcoreano, la desesperación había llegado a su límite. Las acciones de estos oficiales fueron rápidas. En pocos días, les habían deportado cogiendo varios vuelos a China (Kunming y a Beijing) y por último, probablemente, el vuelo de la muerte. De Beijing a Pyongyang. Y aquí aparece la reacción tardía de la embajada surcoreana en Vientiane.

 Con el fin de bloquear la gran cantidad de escape de los que sufren, el régimen había enviado a sus leales en países donde aún se establecen una cierta relación diplomática, entre ellos, Laos. Un niño de la flor que logró escapar se muestra pesimista: "Una vez que pisan la tierra norcoreana, es muy probable que les condenen a trabajos forzados o incluso la pena de muerte. Aunque sean niños menores de edad". El ministerio de Asuntos Exteriores de Corea del Sur tampoco se salva de las críticas. Sus acciones fueron demasiado lentas y por su pésima gestión nadie sabrá el destino sobre aquellas nueve personas. Esto supone una mala noticia para los 20.000 jóvenes (niños de la flor) que sigue esperando escondidos en China una oportunidad.

 Cronología del suceso:
1. Primeros días de mayo: Salen de Dandong, China. 
2. 9 de mayo: Cruzan la frontera entre Laos y China con la ayuda de unos misioneros evangélicos coreanos. 
3. 10 de mayo: Son detenidos por las autoridades de Laos en Oudomxay, Laos. 
4. 16 de mayo: Son enviados a la Oficina de Inmigración en la capital, Vientiane. 
5. 27 de mayo: Laos entrega a los desertores a los funcionarios norcoreanos para llevar posteriormente a China. Vuelan a Kunming y luego a Beijing. Laos informa a Seúl sobre la deportación. 
6. 28 de mayo: Los desertores vuelan con Air Koryo desde Beijing a Pyongyang a las 1:05 de la tarde. 
Publicar un comentario