22 jun. 2013

Detrás de las declaraciones


 Los rostros de nueve jóvenes norcoreanos que llamaron la atención de la comunidad internacional por ser deportados a Corea del Norte después de ser arrestados en Laos por los funcionarios del régimen han salido públicamente para declarar ante la televisión estatal del país con el fin de dar sus versiones de lo sucedido. La explicación se venía venir. Que los culpables del secuestro fueron los del sur y que gracias al líder norcoreano y sus trabajadores han sido salvados de una trampa. Todos, sentados en sillones que no estaban acostumbrados a estar cómodo ya que detrás de las cámaras había personas que les seguían vigilando de sus declaraciones.

 Parece ser que la estrategia del régimen norcoreano está cambiando para tratar de "limpiar" su imagen nefasta relacionada con las violaciones masivas de derechos humanos que hubo a lo largo de las décadas. Utilizar funcionarios o espías para coaccionar a los que siguen recorriendo para obtener la libertad o aquellos que ya se han establecido en un país democrático pero que utilizan a sus familias que aún siguen en Corea del Norte para traerlos de vuelta y que declaren por las cámaras que el país es una nación grande. Son obligados a decir bondades no demostradas del régimen. Muchos lamentan cuál sería el destino de los declarados dentro de varios años. Para algunos, la muerte y para otros, el sufrimiento eterno.

 Pero la buena noticia acaba de suceder en el mismo escenario donde ocurrió el secuestro de los jóvenes norcoreanos. A los desertores norcoreanos que consiguieron recorrer todo el territorio chino les siguieron la buena suerte llegaron a Corea del Sur después de estar durante un tiempo en la embajada surcoreana. Entre ellos había un enfermo de cáncer, niños y un minusválido que han conseguido saltar el primer gran obstáculo de sus vidas. La reacción del régimen norcoreano no tardó en llegar. Que el gobierno surcoreano está compuesto por unos delincuentes que se dedican a mantener de los traidores del socialismo.

 Nota 1: El embajador norcoreano en las Naciones Unidas ha declarado que en su país no hay problema de derechos humanos y que fueron "inventadas" por los países occidentales. No ha querido responder a la pregunta de los periodistas de forma coherente. 
Publicar un comentario